Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA GRIPE AVIAR

Dos nuevos casos sospechosos de gripe aviar en España se suman a los tres que están en estudio

Espinosa subraya que son iguales a los 5.500 casos analizados en lo que va de año y que dieron negativo al virus

El Gobierno, representantes de otras administraciones públicas y expertos han pedido prudencia y tranquilidad ante la aparición de varias aves muertas en diferentes puntos de España. A los casos sospechosos conocidos el pasado fin de semana en La Rioja (dos garzas), Navarra (un pato) y la localidad madrileña de Móstoles (un pájaro carpintero), se han sumado en las últimas horas otros dos en varias localidades.

Así, se han localizado en la provincia de León tres cigüeñas y una veintena de palomas muertas, y en el Delta del Llobregat otras dos aves silvestres. Sus restos han sido trasladados a diferentes laboratorios para su análisis. La ministra de Agricultura, Elena Espinosa, ha recordado que en los dos meses que llevamos de año se han hecho casi 5.500 análisis de aves "exactamente iguales" a los que están ahora bajo sospecha y todos han dado negativo. Las autoridades y los científicos han vaticinado además que durante los próximos días se van a multiplicar las recogidas de aves muertas, ya que los ciudadanos pedirán que se recoja cualquier ave muerta que encuentre.

Desde Bruselas, donde ha asistido a una reunión de los ministros de Agricultura, Espinosa ha subrayado que por ahora no hay confirmación de brotes de gripe aviar en España, aunque ha anunciado que se van a incrementar los análisis diarios. "Estamos trabajando para intensificar las medidas de vigilancia y sobre todo las de bioseguridad", ha explicado la ministra. También ha anunciado que el Gobierno y las comunidades autónomas estudiarán esta semana la ampliación del número de humedales considerados zonas de riesgo de gripe aviar en España -un total de 25 a día de hoy- y el encierro obligatorio de las aves.

Badiola pide "más previsión"

Espinosa ha asegurado que el Gobierno actuará "con transparencia" cuando se confirme cualquier caso de gripe aviar y que éste será comunicado oficialmente a los medios, a las regiones y a los interesados. Sobre los casos sospechosos, la ministra ha informado de que las muestras del pato encontrado muerto en Navarra no llegarán hasta mañana al laboratorio nacional de referencia de Algete (Madrid). Tan sólo hoy, en estas instalaciones se han realizado 300 análisis de aves muertas y todos han dado resultados negativos. En cuanto a los otros casos, las aves se quedarán en las comunidades correspondientes y allí serán estudiadas. Preguntada una vez más por la posibilidad de que la gripe aviar llegue a España, la ministra ha manifestado: "No somos profetas".

Por su parte, el presidente del Consejo General del Colegio de Veterinarios, Juan José Badiola, ha pedido a las autoridades "más previsión" ante el aumento de la demanda de análisis de aves muertas que se está produciendo. Badiola ha augurado que el número de aves muertas detectadas se va a duplicar o a triplicar y ha advertido a las comunidades y al Gobierno de que "tienen el deber" de analizarlas todas para no sembrar alarma. Sobre la caída del consumo, ha reiterado que consumir estos productos no supone "ningún riesgo" y que se está entrando "en una cierta psicosis", pero ha insistido en pedir al Gobierno que decida el encierro de las aves de corral para evitar cualquier contacto con las aves silvestres ya que, si no, "la crisis alimentaria estaría servida".

El presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha restado importancia al hallazgo de las dos garzas muertas en las riberas de los ríos Oja y Tirón, y ha señalado que todos los días se mueren aves, por lo que no hay que generar alarma ni sacar este asunto de contexto. En Bruselas, el consejero de Agricultura de la Junta de Andalucía, Isaías Pérez, ha abogado por "confinar" en toda España las aves de granja y evitar que la carne, huevos y otros alimentos avícolas estén al aire libre. En cambio, la Sociedad Española de Ornitología (SEO-Birdlife) ha insistido en el papel "muy secundario" de las aves migratorias en la propagación de la enfermedad y en apuntar a la importación ilegal de aves de corral como causa más probable de la expansión del virus.