Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA REFORMA EDUCATIVA

Más de 6.000 estudiantes salen a la calle en Madrid y Barcelona contra la reforma educativa

Los manifestantes reclaman mayor apoyo a la escuela pública, la ausencia de religión en las aulas y un acceso menos duro a la Universidad

Seguimiento desigual en la primera jornada de movilizaciones en contra del proyecto de Ley Orgánica de Educación (LOE) que se debate en el Congreso. La huelga, convocada por el Sindicato de Estudiantes, ha tenido su máximo exponente en las manifestaciones que se han celebrado en numerosas ciudades españolas para protestar contra la reforma, que consideran beneficia a la escuela concertada en detrimento de la pública.

La siguiente protesta contra la reforma educativa tendrá lugar el próximo sábado en Madrid, pero los motivos de una y otra son diametralmente opuestos. Hoy los manifestantes han expresado su apoyo a la enseñanza pública y su enfado por el sistema de acceso a la Universidad que plantea la nueva ley. Y aunque no se incluía entre los motivos esgrimidos por los convocantes, muchos estudiantes han reivindicado también la "total ausencia de religión en las aulas". La manfiestación del sábado, que ha recibido el apoyo inequívoco del PP y los obispos, critica justo lo contrario: que la LOE perjudica a la educación concertada y no garantiza el derecho de los padres a elegir la educación que quieren para sus hijos.

En Madrid, entre 2.000 y 3.000 estudiantes de enseñanzas medias (10.000 según los convocantes) se han movilizado durante dos horas para denunciar que la reforma no destina los recursos suficientes a la escuela pública, concede un "batallón de privilegios" a la concertada y endurece el acceso a la Universidad. Tras la pancarta de la cabecera de la manifestación Ninguna concesión a la derecha: no a la LOE. Por una Educación pública y de calidad, alumnos de tercero y cuarto de la ESO, Bachillerato y ciclos formativos, convocados por el Sindicato de Estudiantes, han protestado en la calle, desde Atocha hasta la puerta del Ministerio de Educación y Ciencia en la calle Alcalá, para pedir al Gobierno que se siente con ellos a negociar los cambios que necesita el sistema educativo.

En los carteles se pedía 'Educación pública y trabajo digno para los hijos de los trabajadores' y 'Por una Escuela laica y libre: no a la LOE'. Pero las principales críticas al Ejecutivo por su reforma educativa se han canalizado a tráves de gritos y cánticos como estos: "¡Presidente Zapatero, no me lo puedo creer, dijiste no a la LOCE y la LOE es igual sin C!", "¡Esta ley, parece del PP", "ZP no nos puedes vender" y "con este talante, no vamos adelante!".

En su demanda por una escuela laica, estos alumnos también han dedicado abucheos y pitidos a los convocantes de la manifestación de este sábado (padres católicos y escuela concertada) y contra la Iglesia católica, calificándolos de "fachas" y "fascistas".

En contra de la religión en las aulas

En Barcelona, unos 3.000 estudiantes de Secundaria se han manifestado bajo el lema Por una escuela pública y laica y han reivindicado la "total ausencia de la religión en las aulas", así como un fortalecimiento de la escuela pública en detrimento de la concertada. Los jóvenes, convocados por la Asociación de Jóvenes Estudiantes de Cataluña (AJEC), han iniciado el acto de protesta a mediodía en la plaza Universitat, hasta llegar a la plaza Sant Jaume, donde han leído un manifiesto.

La AJEC reclama que la nueva ley no invada competencias de la Generalitat, que no haya una doble prueba de acceso a la Universidad y que la religión no tenga ninguna presencia en los centros escolares. Entre las pancartas de la manifestación se podían leer lemas como Ninguna concesión a la derecha o Menos religión, más educación.

El número de estudiantes que han salido a la calle en Valencia ha rondado también los 2.000. Los alumnos de institutos y universidades se han movilizado bajo el lema Por una enseñanza pública, tolerante y de calidad, para protestar contra la LOE y reivindicar "la retirada de la religión de las aulas, la derogación de los conciertos a institutos privados y concertados y la eliminación de la doble prueba de acceso a la universidad". En Valladolid han sido cerca de 300 las personas que han expresado su oposición a la LOE y, de paso, han denunciado la creciente violencia en las aulas por grupos neonazis.