Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tercer turista espacial vuela hacia la Estación Internacional

El científico y empresario estadounidense Gregory Olsen ha pagado 16 millones de euros por hacer realidad el sueño de su vida

El tercer turista espacial, el multimillonario estadounidense Gregory Olsen, ha despegado hoy a bordo de una nave rusa rumbo a la Estación Espacial Internacional (ISS) junto a un astronauta ruso y otro norteamericano. Olsen, de 60 años, científico y empresario, habría desembolsado hasta 20 millones de dólares (16 millones de euros) por hacer realidad "el principal sueño de mi vida", según ha declarado él mismo.

La nave Soyuz TMA-7, propulsada por un cohete Soyuz-FG, de 50 metros de largo y 300 toneladas de peso, ha despegado desde el cosmódromo de Baikonur, en Kazajistán (Asia Central), y nueve minutos después alcanzaba la órbita prevista, desde la cual se aproximará a la ISS para acoplarse a ella el próximo lunes. "Todos los sistemas (de la nave) funcionan normalmente", ha informado un portavoz del Centro de Control de Vuelos Espaciales, situado en las afueras de Moscú. El despegue del cohete fue presenciado por los jefes de la agencia espacial rusa Roskosmos, Anatoli Perminov, y de la NASA, Michael Griffin. A bordo de la nave, además del turista espacial, viajan dos cosmonautas, el ruso Valeri Tókarev y el estadounidense William McArthur.

El propio Olsen se opone rotundamente a que su vuelo sea considerado una diversión o viaje de placer. "No soy un turista, me he preparado muy seriamente para este viaje y soy un integrante más de la tripulación", dijo Olsen en una conferencia de prensa desde Baikonur. Según fuentes no oficiales, Olsen, de 60 años, ha desembolsado hasta 20 millones de dólares (16 millones de euros) por viajar a la ISS al margen de los programas espaciales financiados por los gobiernos y protagonizados por astronautas profesionales.

El primer turista espacial de la historia fue el multimillonario californiano Dennis Tito, en mayo de 2001, cuyo ejemplo siguió en 2002 el surafricano Marc Shuttleworth, quien realizó a bordo de la ISS algunas pruebas científicas relacionadas con el sida. Olsen intentó viajar a la ISS el año pasado, pero tras varios meses de entrenamientos en Rusia se lo prohibió una comisión médica. Sin embargo, no se desanimó, y este año se presentó de nuevo y logró convencer a otra comisión médica de que está en condiciones para emprender una aventura que considera "el principal sueño de su vida".

Experto en óptica y cristalografía, Olsen realizará experimentos con equipos creados por su propia empresa, Sensors Unlimited, que fabrica cámaras infrarrojas y fibras ópticas, durante los ocho días que permanecerá en la ISS. Tókarev y McArthur, que vivirán en el ingenio espacial los próximos seis meses como integrantes de la duodécima expedición ISS-12, relevarán al astronauta ruso Serguéi Krikaliov y al estadounidense John Phillips, quienes se encuentran en la estación desde el pasado mes de abril.

El programa de esta misión tiene previsto recibir tres naves automáticas rusas Progress y al menos un acoplamiento del transbordador norteamericano Discovery (en su primera misión tras el accidente del Columbia), y el cumplimiento de 46 investigaciones y experimentos médicos, biológicos, geofísicos, técnicos y otros.

Actualmente la ISS, con unas dimensiones de 73 por 44 metros, tiene un peso de más de 163 toneladas, un volumen de los compartimentos habitables de 425 metros cúbicos y una superficie de baterías solares de 892 metros cuadrados. Su apoyo logístico terrestre corre a cargo de más de 100.000 personas de 16 países. Desde su existencia (noviembre de 1998), han atracado en ella cincuenta naves tripuladas y automáticas de Rusia y Estados Unidos.