Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tribunal Supremo de EE UU declara ilegal el uso terapeútico de la marihuana

El alto tribunal considera que las leyes federales que prohíben su consumo prevalecen sobre las normas dictadas en 11 estados

Las autoridades federales de Estados Unidos podrán procesar a enfermos cuyos médicos les hayan recetado marihuana con fines terapéuticos, a pesar de que esté permitido en el Estado en el que residan, según un fallo del Tribunal Supremo emitido hoy. La sentencia concluye que las leyes estatales no amparan a los pacientes frente a la prohibición federal que pesa sobre esta droga.

El fallo, aprobado por seis votos a favor y tres en contra, representa un duro golpe para los partidarios del uso de la marihuana para combatir el dolor en enfermedades como el cáncer. El juez del Supremo John Paul Stevens, ponente del fallo, ha subrayado que sólo el Congreso puede cambiar la Ley que prohíbe la marihuana.

El dictamen judicial es el resultado de una petición del Gobierno de George W. Bush sobre el caso de dos mujeres de California gravemente enfermas que tomaron marihuana. Durante una apelación, se discutió si era constitucional o no procesar a personas que usan marihuana, según la llamada Ley de Sustancias Bajo Control.

En conflicto con las leyes estatales

La Constitución de EE UU señala que el Congreso puede aprobar leyes para regular la actividad económica del Estado en tanto que involucra un "comercio interestatal", si bien la marihuana usada en California en el caso de las dos pacientes gravemente enfermas había sido cultivada en la región, distribuida de forma gratutita y sin cruzar líneas estatales.

Stevens ha indicado que hay otras opciones legales para los pacientes, "pero tal vez inclusive más importantes que esas jurisdicciones legales es el proceso democrático, en el cual la voz de los votantes, aliada con esos demandantes, tal vez pueda escucharse algún día en los pasillos del Congreso".

No obstante, una ley aprobada en California en 1996 en un referéndum permite a las personas cultivar, fumar u obtener marihuana para fines médicos, siempre que se obtenga la recomendación y supervisión de un facultativo. Diez estados, entre ellos Alaska, Colorado, Hawai, Maine, Montana, Nevada, Oregón, Vermont y Washington, tienen leyes similares a las de California.