Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España es el tercer país europeo con mayor porcentaje de niños obesos

La tasa de obesidad infantil en Europa crece entre un 8% y 10% en una década por la mala alimentación y el sedentarismo

España es, con un 34% de niños de entre los 7 y los 10 años que sufren de obesidad, el tercer país europeo más afectado por este problema, según un informe sobre el deporte y la salud que ha sido publicado hoy por la Comisión Europea. Por delante de España, sólo se encuentran Italia y Malta.

El estudio, que analiza los hábitos de vida y el sedentarismo entre los jóvenes de la Unión Europea (UE), concluye que la tasa de obesidad infantil ha crecido entre un 8% y 10% en una década, mientras que la actividad física entre los menores se ha reducido entre un 10 y un 15% en los últimos 25 años. De 18 países estudiados, España figura en el tercer puesto por tasa de niños de entre 7 y 10 años que sufren de obesidad, tras Italia (36%) y Malta (35%), mientras que en el extremo opuesto se sitúan Eslovaquia y Holanda (12% ambos) y Dinamarca (15%).

Los últimos datos sobre este problema en España fueron ofrecidos el pasado mes de septiembre por la ministra de Sanidad, Elena Salgado, que afirmó que el 16% de los niños de entre 6 y 12 años padece de obesidad. Según la ministra, que anunció la pronta puesta en marcha de una Estrategia Nacional de Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad, la prevalencia de obesidad en niños que viven en España es la segunda de la UE, tras Reino Unido, y se acerca a la de Estados Unidos (el 18%). Basilio Moreno, presidente de la sociedad, añadió que al menos otro 30% de los niños padece sobrepeso.

La dimensión de una epidemia

El estudio alerta de que los porcentajes que se registran en algunos estados miembros "empiezan a adquirir la dimensión de una epidemia" y destaca que los niveles más altos de obesidad infantil se observan en los países del sur de Europa, donde las tasas rondan el 20-35%, frente al 10-20% de la zona central y norte. También dentro de algunos países, como en España, existe un mayor porcentaje de obesidad en las áreas del sur (con tasas de 15% en chicos y 12% en chicas), frente a las del norte (7,5% los niños y 4% las niñas).

Según el informe, las principales causas son las dietas pobres en nutrientes y altas en grasas y azúcares, así como la falta de ejercicio pues niños y adolescentes pasan frente al televisor, la pantalla de ordenador o los vídeo-juegos gran parte de su tiempo. Por otro lado, pone de relieve que la obesidad infantil es sobre todo un problema de las familias más pobres en las que hay una mayor incidencia de los citados problemas.

El fenómeno de la obesidad no sólo afecta a los niños de hoy, ya que su verdadero efecto se verá en la próxima generación de adultos, con el aumento de ciertas enfermedades y la necesidad de tratamientos que podrán convertirse en crónicos. Para afrontar la situación, el informe recomienda a todos los actores, desde las familias, a las escuelas y los clubes deportivos, que participen activamente para combatir los estilos de vida poco saludables. Además, el informe aconseja la puesta en marcha de campañas educativas que pongan énfasis en la relación que existe entre una dieta equilibrada, el ejercicio físico y un estilo de vida saludable.