Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El imán de Fuengirola deberá completar un curso sobre derechos humanos para evitar la cárcel

La Audiencia de Barcelona deja en suspenso la pena de dos años a la que fue condenado el religioso por incitar a la violencia de género en un libro sobre el islam

La Audiencia de Barcelona ha ordenado hoy la puesta en libertad del imán de Fuengirola, Mohamed Kamal Mostafa, condenado el pasado 29 de noviembre a un año y tres meses de cárcel por incitar a la violencia de género. De esta manera, el tribunal deja dos años en suspenso dicha condena a cambio de que el religioso cumpla obligatoriamente un curso sobre los derechos recogidos en la Constitución Española y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

El imán ha definido su estancia en prisión como "un retiro espiritual" tras ser recibido a la salida del recinto penitenciario, poco después de las nueve de la noche, por casi un centenar de familiares y amigos con cánticos árabes y aplausos.

Con esta decisión, la Audiencia de Barcelona estima el recurso de apelación presentado por la defensa del imán contra la encarcelación impuesta por un juzgado de Barcelona, que condenó al religioso islámico por publicar un libro, La mujer en el islam, en el que justificaba los malos tratos a las mujeres y daba instrucciones de cómo deben infligirse para no dejar huellas y mitigar su impacto.

En el auto se ordena a la dirección del centro penitenciario de Alhaurin de la Torre (Málaga) que "ponga en libertad inmediatamente" a Mokamed Kamal porque prolongar su estancia en prisión no beneficia en absoluto su reinserción "y las penas privativas de libertad están orientadas a la reeducación y reinserción sociales". Eso sí, como alternativa a la pena, la Audiencia obliga al imán a participar "en un programa formativo en el periodo máximo de seis meses y con un contenido en el que se destaquen fundamentalmente los contenidos establecidos en los artículos 10, 14 y 15 del texto constitucional, y con especial incidencia en la Declaración Universal de los Derechos Humanos".

Un daño que no tiene remedio

La resolución de la Audiencia rechaza los argumentos del fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña(TSJC), José María Mena, y del titular del Juzgado de lo Penal número 12 de Barcelona, que consideraban que el imán debe cumplir condena en prisión por su "peligrosidad social". Según el auto, la Audiencia entiende que la difusión del libro por cuya redacción fue condenado el imán, "ya no tiene remedio", por lo que la presunta "peligrosidad social" debía ser "actual y futura" y no por un hecho por el que ya ha sido condenado.

No obstante, el auto añade que "la condición de imán" no "excluye de la obligación de aceptar las reglas de convivencia" que rigen en España, ya que tiene la condición de "español" y "residente en el Estado español", al poseer un DNI.

Opiniones enfrentadas

La comunidad islámica de la Costa del Sol ha celebrado la liberación de Kamal como un "triunfo de la democracia". El portavoz del imán, Javier Isla, ha asegurado que la decisión anula la actuación "de un fiscal que estaba obsesionado con Kamal, y de un juez incompetente".

Una lectura bien distinta ha realizado el PSOE, al que nada ha gustado la liberación del imán. La secretaria de Igualdad de esta formación, María Isabel Montaño, ha calificado de "sorprendente" la decisión de la Audiencia, al tiempo que ha denunciado la "alarma social" que genera. "Crea en la ciudadanía la percepción de que los delitos contra las mujeres pueden quedar impunes", critica la responsable socialista en un comunicado; "sustituir la pena por un curso formativo demuestra la permisividad de ciertos estamentos judiciales en casos de violencia o agresión contra las mujeres", añade.