Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno niega el asilo a una nigeriana que huyó de su país tras una ablación genital

La solicitud de acogida fue rechazada porque la historia "no es creíble"

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) ha denunciado hoy que España ha rechazado la solicitud de asilo de una nigeriana que huyó de su país evitando un matrimonio forzoso para el cual ya había sido mutilada genitalmente.

En una nota de prensa, CEAR explica que Tulia Omang, de 28 años, llegó como polizón a Sagunto (Valencia) en un buque procedente de Ghana, a donde llegó en furgoneta tras atravesar Nigeria y Togo. Tulia huía de un matrimonio que su padre quería imponerle por la fuerza y para el cual había sido sometida a una mutilación genital parcial.

En su solicitud de asilo, Tulia manifestaba su deseo de que sus futuras hijas no tuvieran que soportar la mutilación genital femenina y añadía que tenía miedo de volver a su país porque no quería casarse con el marido elegido por su padre, un hombre de 40 años que profesa la religión musulmana y que tiene ya dos esposas.

Según CEAER, su servicio jurídico aportó a esta solicitud un informe médico que certifica que a la solicitante se le practicó una ablación parcial del clítoris, además de una amplia documentación sobre la situación de los derechos humanos en Nigeria.

Sin embargo, la solicitud fue rechazada por las autoridades españolas con el argumento de que la historia no es verosímil, ya que en Nigeria está prohibida la mutilación genital y, en todo caso, una vez practicada no tiene sentido que la víctima tenga temores de persecución por tal motivo.

La CEAR pide al Gobierno español que incluya la persecución de género en los criterios de concesión de asilo y lo considera "inaplazable" en cumplimiento de las disposiciones de Naciones Unidas y del propio Parlamento español, que en junio del 2001 llegó a un acuerdo unánime para garantizar la protección a las mujeres ante prácticas de violencia sexual como la mutilación.