Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El CSIC asegura que los fragmentos de roca hallados en Zamora son "escoria terrestre"

Ciencia y Tecnología insiste en que las posibilidades de hallar fragmentos de los bólidos son muy remotas

La investigación realizada por expertos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) descarta toda posibilidad de que los dos fragmentos de roca encontrados hace unos días en la localidad zamorana de Fuentes de Ropel sean de origen extraterrestre. Según una nota de prensa del Ministerio de Ciencia y Tecnología, no son más que "escoria terrestre vacuolar", por lo que "no guardan relación con los avistamientos de bólidos" registrados el pasado domingo en distintos puntos de la península.

Un vecino de la localidad zamorana encontró un fragmento de roca ennegrecido de entre dos y tres centímetros, que se facilitó a la Guardia Civil y posteriormente al Centro de Astrobiología. La investigación realizada por el CSIC en el laboratorio de geología planetaria del Centro de Astrobiología, con la colaboración del Museo Nacional de Ciencias Naturales, ha permitido verificar que la roca no es un meteorito, sino que se trata de "escoria terrestre vacuolar", según una nota de prensa del Ministerio de Ciencia y Tecnología.

Los fragmentos fueron enviados al CSIC por el puesto de la Guardia Civil de Benavente (Zamora), donde permanecían custodiados. El estudio detallado de las texturas superficiales e internas de la muestra, junto con los resultados de los análisis mineralógicos y geoquímicos, indican que se trata de una escoria terrestre vacuolar, con una composición caracterizada por la presencia de silicio, aluminio y hierro, con cantidades variables de otros elementos, principalmente titanio.

Falsas huellas del meteorito

Ciencia y Tecnología afirma que la confusión entre escorias y meteoritos es la que se produce con mayor frecuencia en este tipo de hallazgos entre los no especialistas. Así, los análisis realizados desechan cualquier opción de que la roca encontrada en Zamora guarde relación con los avistamientos de bólidos registrados el pasado domingo, 4 de enero, en distintos lugares de la península Ibérica. El interés social despertado por los avistamientos ha provocado esta semana varios casos de personas que creyeron haber encontrado restos o huellas de presuntos meteoritos relacionados con el fenómeno.

En este sentido, expertos del CSIC se desplazaron la noche del lunes a Minglanilla (Cuenca) para examinar unos pequeños supuestos cráteres presuntamente relacionados con el impacto de un meteorito sin que hallasen ninguna relación entre los citados cráteres y un fenómeno cósmico. El Ministerio de Ciencia y Tecnología insistió en que las posibilidades de hallar en nuestro suelo fragmentos de los bólidos son muy remotas, pues se desintegran como consecuencia del choque que supone su entrada en la atmósfera terrestre. Por ello, el Gobierno reitera la importancia de concentrar la investigación exclusivamente sobre aquellas muestras cuyas circunstancias de caída se encuentren perfectamente verificadas.

El departamento dirigido por Juan Costa ha agradecido a los investigadores del CSIC, a los integrantes de los equipos de Protección Civil y a los efectivos de la Guardia Civil la colaboración que han prestado desde el mismo momento del avistamiento del fenómeno lumínico y acústico para aclarar la naturaleza y posibles consecuencias de los avistamientos y, de esta forma, garantizar la seguridad de los ciudadanos.