'El niño de El Royo' regresa a vivir con su madre biológica

Diego, de cuatro años, llevaba varios meses con su familia preadoptiva después de que fuera encontrado mendigando en Madrid

Margarita Bernal, la madre de Diego, el niño de cuatro años cuya retirada de su familia preadoptiva de El Royo (Soria) desató la polémica, recuperó anoche la custodia de su hijo tras sacarlo del centro de acogida de Salamanca en el que estaba internado, según informa la cadena SER. La entrega estaba prevista para hoy, después de que ayer el juez reconociera a la mujer ese derecho. Pero la madre acudió anoche a por su hijo para evitar que los medios de comunicación captaran el reencuentro. Tras conocer la forma en la que se ha producido la entrega, el presidente de la asociación "Amigos de Diego" cree que el titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Salamanca, Luciano Salvador Ullán, debe de ser apartado del caso.

Más información
Un juez ordena que 'el niño de El Royo' regrese a vivir de nuevo con su madre

El juez devolvió ayer la custodia de Diego a Margarita Bernal, sólo tres meses después de quitársela. En octubre, el juez decretó el ingreso del menor en un centro de acogida al encontrar al menor "en situación de desamparo", en otras palabras, mendigando junto a su madre en el metro de Madrid. La Junta de Castilla y León, a favor de que el menor continuara con su familia preadoptiva, estudia ahora recurrir la medida judicial.

Cuando fue a recoger a su hijo, Margarita Bernal no tenía en su poder al auto del juez que autoriza la "permanencia continuada" de Diego con su madre, pero los responsables del centro de acogida han aclarado que en ese momento disponían de una copia del auto que les había hecho llegar la Junta de Castilla y León. Según fuentes judiciales, ayer mismo el juez remitió una copia del auto a la Junta de Castilla y León y esta a su vez mandó otra copia a los responsables del centro de acogida, que dejaron sacar al niño porque ya tenían constancia de los hechos.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS