Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un estudio alerta de la venta en farmacias de 'productos milagro' para obesidad y calvicie

El informe de la revista 'Consumer', realizado en 192 farmacias, señala que el 96% de ellas despacha estos compuestos sin solicitar un diagnóstico médico

El mercado ofrece a los consumidores una enorme diversidad de productos relacionados con la obesidad y la caída del cabello, dos problemas para los que no existe una cura farmacológica rápida, saludable y duradera. Estos compuestos, que prometen mucho y consiguen poco y que en algunos casos pueden ser perjudiciales para la salud, se venden en farmacias sin informar a los consumidores ni solicitar un diagnóstico médico, según ha constatado en un estudio la revista Consumer del grupo Eroski.

Según explica la web de Consumer, técnicos de la revista visitaron el pasado mes de mayo, sin presentarse como tales y actuando como un cliente más, un total de 192 farmacias en 13 ciudades -Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao, Málaga, Zaragoza, San Sebastián, A Coruña, Murcia, Vitoria, Almería, Santander, Pamplona -, donde solicitaron productos que resolvieran estos dos problemas sin pedir uno en concreto y comprobaron que el 96% de ellas -nueve de cada diez- despachan productos antiobesidad y anticalvicie sin solicitar el diagnóstico médico previo.

Además, el 53% de los farmacéuticos los vendía sin ofrecer al cliente la información y los consejos necesarios para su uso correcto. Por último, en el 44% de las farmacias visitadas se comercializaban productos milagro, que ni son medicamentos ni aportan una eficacia científicamente demostrada para resolver el problema que dicen tratar y que basan su gancho en unas promesas publicitarias engañosas dado que no consiguen el efecto que el usuario espera al consumirlos.

Ranking por ciudades

Las ciudades en que una mayor proporción de farmacéuticos (aunque sólo fuera el 12%) mostró una actitud ejemplar (no vender el producto antiobesidad o anticalvicie, y recomendar la visita previa al especialista médico) fueron Almería y A Coruña. En segundo lugar, se encuentran las de Bilbao (10%), Málaga y Barcelona (8%, ambas). En las otras ocho ciudades, todas las farmacias vendieron directamente al menos uno de estos productos. Por otro lado, San Sebastián fue la ciudad en cuyas farmacias se ofrecieron en mayor proporción (el 75% de las visitadas) productos milagro. Le siguen las de Valencia, con un 59%, y con un 50% aparecen las de Pamplona, Vitoria, Madrid y Almería. Las ciudades en cuyas farmacias se ha anotado una menor oferta de estos productos fueron Santander y Murcia, donde sólo una de cada cuatro disponían de ellos. En Bilbao los tenían sólo en el 30% y en Málaga en un 34%.

Según este informe, el mercado ofrece unos 600 preparados contra los kilos de más, de los que sólo dos pueden presumir de resultados científicamente probados, Orlistat y Sibutramina y, en todo caso, presentan contraindicaciones y deben ser tomados bajo control médico. Los productos antiobesidad son diuréticos y laxantes -que pueden resolver problemas de retención de líquidos o estreñimiento, pero no eliminan kilos de materia grasa sino líquidos-, de disminución de la absorción de grasas -el único fármaco con efectos probados es Xenical, que se emplea bajo estricta prescripción médica en problemas de obesidad grave-, inhibidores del apetito -no se aconsejan en personas con el intestino delicado- y compuesto que prometen aumentar el gasto energético -no hay estudios científicos que los avalen-.

En cuanto a la alopecia, la revista indica que puede ser tratada -con resultados científicamente probados- con dos tipos de productos: los que contienen Minoxidil, efectivos en uno de cada tres casos pero con efectos secundarios como alergias o dependencia, y los que contienen Finasteride, que consiguen frenar la caída del cabello en el 70% de los casos. También se han observado efectos secundarios, entre otros disminución de la libido.

Consejos útiles

Ya que no existen soluciones milagrosas para estos problemas, la revista aconseja acudir al especialista. Ir directamente a la farmacia es un error por una triple razón, según Consumer: el farmacéutico ignora el diagnóstico e historial médico, así como los hábitos de vida, por lo que pueder dispensar productos inadecuados; dos, en las farmacias abundan los productos milagro que no contienen principios activos para resolverlo; y tres, algunas farmacias venden productos antiobesidad y anticalvicie sin informar suficientemente al usuario sobre sus indicaciones, contraindicaciones, y efectos secundarios.

Así, Consumer recuerda que la frase comercial "de venta en farmacias" no asegura la eficacia del producto. La legislación española establece un riguroso sistema de registro de medicamentos: deben llevar un número de seis cifras, conocido como Código Nacional de Medicamentos. El control previo sanitario queda patente por las siglas C.P.S. Si las lleva, la Administración garantiza la indicación del producto.

Más información