Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CIENCIA

El mal tiempo impide el rescate del barco alemán varado en el hielo de la Antártida

El buque 'Magdalena Oldendorff' se encuentra atrapado en el continente helado desde hace una semana con 107 personas a bordo, y sólo tiene comida para resistir hasta mediados de julio

Una temperatura de ocho grados bajo cero y vientos huracanados de más de 110 kilómetros por hora azotan estos días el mar que rodea la Antártida. Allí, un barco permanece varado en el hielo con 107 personas a bordo, mientras otro trata sin éxito de llegar hasta él, y un tercero se dispone a partir desde Buenos Aires para ayudar en el rescate.

El buque atrapado es el Magdalena Oldendorff, una embarcación alemana con 79 científicos rusos y 28 marineros de Alemania, India, Rusia, Moldavia y Filipinas. Tras una campaña de 12 meses en la Antártida repartiendo víveres y recogiendo basura de base en base científica, la embarcación se vio sorprendida por el hielo en la bahía de Muskegbukta cuando se dirigía a Ciudad del Cabo.

De allí precisamente partió el 16 de junio el barco surafricano Agulhas, que ha intentado llegar hasta el buque varado sin éxito, pues el temporal y las olas de más de ocho metros se lo han impedido, según ha informado la radio australiana ABC. En total son 4.050 kilómetros de travesía, que probablemente no podrá completar por culpa del hielo. Sin embargo, si se aproximara lo suficiente podría rescatar a los científicos con sus dos helicópteros, y trasladar víveres a la tripulación para aguantar hasta que se pueda liberar al barco atrapado.

Escasean los suministros

Para ayudar al Agulhas a llegar hasta el Magdalena Oldendorff parte hoy de Buenos Aires el rompehielos argentino Almirante Irízar, que puede navegar por campos de hielo de un metro de espesor y romper bloques de hasta 5,6 metros. Este barco debe escoltar al buque surafricano, que gracias a su doble casco puede navegar por el hielo pero no romperlo, para juntos tratar de llegar al Magdalena Oldendorff.

Entre tanto, en la cubierta del barco alemán se está empezando a formar una capa de hielo, y su capitán ha alertado de que empiezan a escasear los suministros. Según el primero de a bordo, los 107 hombres tienen la comida asegurada sólo hasta mediados de julio.