_
_
_
_
_

La Real Academia del lenguaje ‘emoji’ conquista el mundo

Los emoticonos más famosos del mundo amplían la familia. Unicode ha aprobado 37 nuevos iconos para este lenguaje de símbolos que ya constituye un idioma universal.

cover
Photographer: Mirta Rojo

Enfrentarse a un aula llena de alumnos con los que no se comparte ni una sola palabra de su idioma, y tener que impartir una exitosa clase, podría tratarse de la pesadilla recurrente de muchos docentes. Hasta ahora. Giorgio Mininno, director de arte de Gummy Industries (estudio que realiza la creatividad para la Rai o Sony Italia) fue contratado por LABA International Academy of Arts de Ningbo, China, para dar un curso sobre diseño gráfico. Allí se encontró con este «infierno» personal. «Unos utilizaban la hora para dormir la siesta, la mayoría para chatear, aunque estuviese prohibido. La solución que se me ocurrió para que me atendiesen fue convertir sus dispositivos en una herramienta de la asignatura», recuerda.

Así nació Medium, un programa educativo que demuestra que existe, además del amor, otro lenguaje universal: el emoji. Este método, de momento, solo se utiliza en esta universidad, y entre sus ejercicios creativos está el de contar una historia sin utilizar palabras, solo con iconos. «Permite a los estudiantes la producción de obras listas para ser compartidas y discutidas en las redes con el hashtag #labaemoji», comenta.

«Emoji se está convirtiendo en un método válido de expresión en todos los idiomas. Es un privilegio poder observar el surgimiento de un nuevo lenguaje», nos explica Thomas Dimson, encargado del software de Instagram. En esta red social, el 40% de los textos publicados incluye uno de estos símbolos», explica con orgullo. De ahí la expectación que han despertado los 37 nuevos que se comenzarán a utilizar en 2016, como comunicó Unicode (la organización encargada de habilitar tipografías e iconos que son descifrables por todo tipo de sistema operativo informático).

The 7th Annual Shorty Awards - Ceremony
Noam Galai

Un ‘hombre-emoji’ hace acto de presencia en la gala 7th Annual Shorty Awards del pasado abril en Nueva York.

Getty Images

Ésta es la actualización 9.0 de un alfabeto que dispone de 1.281 símbolos. Un número que se reduce a 700 en España, donde 256 son banderas. El resto corresponde a diseños para Asia, Rusia o países árabes, donde el abecedario es distinto. Entre las novedades figuran el unicornio, el corazón negro, el príncipe (hasta ahora solo había una princesa), la moto, el selfie o un Tony Manero, la versión masculina de la popular flamenca. Precisamente la bailaora con traje rojo es uno de los diseños más utilizados en España, un 72% más que en el resto del mundo, junto con la piñata y el lanzador de confeti, según muestra la aplicación Swift Key, que contabiliza los más utilizados en cada país. En Francia, el 55% de los que se envían son corazones. Un 13% de los que se usan en EE UU son los de las parejas homosexuales. Mientras que en Rusia el 7% corresponden al del labial y la manicura.

Con el pulgar levantado

«Estamos ante el lenguaje de mayor crecimiento en la historia debido a su increíble nivel de adopción y velocidad de evolución. Como idioma visual ha eclipsado, de lejos, a los jeroglíficos, su precursor egipcio, que necesitó siglos para desarrollarse», asegura el profesor de Lingüística Vyv Evans, de la Universidad de Gales, quien ha realizado un estudio sobre su uso del que extrae que 4 de cada 10 personas han enviado al menos un mensaje compuesto únicamente por un icono. También, su éxito entre los jóvenes de entre 18 a 25 años, de los que el  72% considera que es más fácil expresarse con emojis que con palabras. Por el contrario, el periodista Mario Tascón, especialista en medios y lenguaje y director de la consultora Prodigioso Volcán (que trabaja para la agencia Efe o el banco BBVA), se opone a la opinión de Evans. «No es sencillo construir una lengua solo con imágenes. Un corazón, ¿qué significa? Si lo veo en el interior de un hospital puede ser el servicio de cardiología. Dependen del contexto y son ambiguos. Un lenguaje requiere una precisión mayor que solo las imágenes no aportan», justifica.
 

Con Emoji Nation, Nastya Nudnik homenajeó a Edward Hopper (www.nasty-aptichek.tumblr.com).

Nastya Nudnik

Para sorpresa de aquellos que aseguran que empobrecen el idioma, los emojis cuentan con el beneplácito de importantes instituciones, como la Real Academia Española. Su vicedirector, José Antonio Pascual, considera que «no lo daña, simplemente es un formato distinto». O Mercedes Sánchez, coordinadora de Corpes XXI (el organismo que estudia las características globales del español en una época) y autora, junto con el académico Guillermo Rojo, del libro El español en la Red (Ed. Planeta), quien explica que «los emoticonos nacieron en 1982 precisamente como apoyo al lenguaje escrito, como ayuda para interpretar algo que la lengua escrita no podía representar, sustituyendo de este modo al gesto de la lengua oral: alegría, tristeza, sorpresa… Así que su influencia, de serlo, es positiva».

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_