_
_
_
_
_

Valerie Steele, directora del museo del Fashion Institute of Technology de NY: «Mucha gente ha perdido su trabajo: la moda deja de ser necesaria cuando reduces tu poder adquisitivo»

La historiadora y directora del Museo del Fashion Institute of Technology (Nueva York) no tiene perspectivas demasiado esperanzadoras. En su opinión, la crisis economica hará que la industria pierda valor para el público

VALERIEOKWEB

Es una de las voces más autorizadas en materia de moda. Directora del museo del Fashion Institute of Technology de Nueva York e historiadora y socióloga de la moda, Valerie Steele puede mirar a la situación actual con perspectiva. Aunque su idea del futuro cercano no es demasiado halagüeña «Es una situación sin precedentes. Las fábricas y los negocios han permanecido cerrados mucho tiempo. Va a ser muy difícil recuperarse», opina.

El FIT, que actualemente está mostrando algunas de sus exposiciones vía digital, espera reabrir sus puertas en noviembre con una muestra sobre la evolución social de los accesorios femeninos. Mientras tanto, buscan nuevos formatos para acercar la moda al público. Es esta alternativa, la de la expermientación y la innovación a la hora de comunicar, la única salida que Steele ve factible. «Es el momento de tener nuevas ideas, quizá sea pronto, pero hay que cambiar forzosamente», sugiere. La transformación digital es, en este sentido, necesaria, pero no suficiente: «El comercio digital está funcionando como una especie de trampa. Muchas marcas pequeñas o medianas han perdido mucho dinero durante el confinamiento; dinero que ahora no tienen para invertir en buenas ideas de negocio online», relata. «Al final sucede como en todo: son los grandes los que ganan en cualquier sector, sea moda o sea otro. Y con el consumo ha pasado como ya ocurrió con el punto de venta físico: se crean monopolios, como es el caso ahora de Amazon Fashion, contra el que muy pocos pueden competir, y que desde luego no es un ejemplo a seguir para los demás», confiesa.

Steele es realista con el panorama: «En una crisis, como esta o como cualquier otra, los ricos se hacen más ricos y los pobres más pobres. La gente ha perdido su trabajo, y la moda no es un objeto de consumo predilecto para los que han perdido poder adquisitivo», dice. «Es verdad que ahora estamos dando más valor a la moda de autor o independiente, pero no es el tipo de moda que se acaba comprando en estas situaciones».

La única solución para ella es «el ingenio. Y ahí no hace falta contar con grandes presupuestos. Esto nos ha pillado desprevenidos, y la falta de ideas se ha notado hasta en las grandes marcas,  que no han sabido comunicar durante los meses de encierro o hacer presentaciones digitales atrayentes;  por muchos recursos que tengan, se necesita tiempo, y algo más que dinero», apunta. «Habrá muchos cambios, pero la inventiva conlleva un tiempo de investigación y experimentación. Aún no pueden predecirse».

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_