_
_
_
_

Uniqlo estrena en Madrid un servicio de reparación de ropa dañada

La compañía japonesa lanza en su tienda de Gran Vía Repair Studio, un taller de arreglos de prendas deterioradas en colaboración con artesanos locales.

UNIQLO_MADRID_GV_20221005_photo_MARTIN_MENDEZ_©_2022__0015_ERO1965 (1)
Cortesía de Uniqlo

A partir de enero de 2025, las empresas textiles dentro de la Unión Europea deberán responsabilizarse de los residuos que generen; así lo dicta la ley de responsabilidad ampliada del productor (RAP) que busca una alternativa circular a las millones de toneladas de residuos textiles que se generan al año. Las claves para paliar este desastre pasan por utilizar materias primeras reciclables y reducir el ingente volumen de producción de algunas compañías pero también por reeducar en la reparación de las prendas que ya se tienen en el armario, después de años en que la dinámica ha sido la de usar, tirar y volver a consumir.

El sector del lujo, cuyo discurso se basa en la longevidad y en la compra como inversión, lleva años ofreciendo servicio de reparación, sobre todo de bolsos y calzado, a sus clientes. Recientemente, Farfetch, la plataforma digital de prendas de alta gama, lanzaba Fix, un servicio en colaboración con The Restory (un taller de reparación de objetos de alta gama con sede en Londres); sus clientes pueden enviar las prendas o accesorios que necesitan reparación y la empresa se encarga de los envíos y la recogida. Sin embargo, en el mercado de la gama media no habían proliferado hasta ahora iniciativas similares a excepción, por supuesto, de la de Patagonia, cuyo dueño, Yvon Chouinard, anunció hace unas semanas que donaría los beneficios de esta enseña de ropa de montaña a asociaciones ambientalistas y que ya en 2017 lanzó la iniciativa Worn Again: reparan gratuitamente prendas, tanto suyas como de terceros, para fomentar el ciclo de vida de cada producto.

El pasado abril, Uniqlo abría en su flamante tienda de Regent Street (Londres) Repair Studio, un programa piloto que, posteriormente, se trasladó a su local del Soho neoyorquino y ahora acaba de inaugurarse en su nueva tienda de la Gran Vía madrileña. La misión de UNIQLO es fabricar ropa de alta calidad que mejore la vida de nuestros clientes. Nosotros promovemos un sistema de ropa circular y priorizamos las 4 R’s para lograrlo: reducir, reemplazar, reutilizar y reciclar», explican desde la marca japonesa. De ahí que se hayan aliado con Atelier Aletheia, una firma nacional de ropa artesanal confeccionada con tintes naturales que les proporcionará las materias primas para los parches y las reparaciones de las prendas. Además, ofrecen un servicio de customización y remendado de piezas según la técnica ancestral de bordado japonés Sashiko Boro. En su web, detallan el proceso de cuidado de cada prenda para alargar su ciclo de vida.

La demanda de reparación de prendas ha crecido por motivos obvios. El encarecimiento del coste de vida y la concienciación con respecto a la sostenibilidad ha hecho que crezca la demanda de productos de segunda mano o incluso del alquiler de prendas para eventos específicos. De ahí que la reparación, particular o para marcas, sea una consecuencia colateral. El pasado verano, Business of fashion se hacía eco de las nuevas start-ups encaminadas a este fin: nuevas empresas como Sojo, save your Wardobre o la citada The restory, que ponen en contacto a artesanos y sastres con compañías textiles.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_