_
_
_
_

El misterioso ser multicapas que fascina a la moda

Si hay alguien que ha conseguido ganarse la admiración del gremio por la moda de vestir insanas y estrafalarias capas de ropa, es él (o ella).

instagram vanillajellaba
Instagram @vanillajellaba
Clara Ferrero

No es fácil reclutar más de 10.000 seguidores en Instagram con solo 72 publicaciones y sin dar la cara. Menos aún si algunos de esos fervientes discípulos son el diseñador de moda Virgil Abloh (director creativo de Off White), Wil Fry (firma experta en parodiar la moda), Patrik Erwell (marca neoyorquina para hombres) o A$AP Nast (miembro de la panda del rapero A$AP Rocky) así como un buen puñado de editores de medios tan reputados como el New York Times o Wall Street Journal. La cuenta merecedora de tan célebres followers se llama Vanillajellaba y se dedica a compartir fotos y vídeos de un personaje anónimo –ni siquiera se sabe si se trata de un hombre o una mujer– envuelto en un sinfín de capas de ropa y, de paso, en un halo de misterio de lo más hipnótico.

Probablemente sea ahí donde radique el éxito de este proyecto. En la era de los selfies y los egoblogueros, donde todo el mundo busca el reconocimiento y la fama, el anonimato se convierte en un ingrediente de lo más apetecible para los mandamases de la industria. Tal y como señalan en un artículo de Racked, el nombre de la cuenta podría rendir homenaje a la canción homónima de Muslimgauze, el proyecto de música electrónica inspirada en los conflictos del mundo árabe del británico Bryn Jone. Aunque también podría partir de ‘djellaba’, nombre con el que se conoce a las túnicas unisex usadas en el norte de África. O a cualquier otra cosa, porque ni su creador/creadora ha concedido ninguna entrevista hasta la fecha ni comparte más información que las siglas DP a modo de biografía, sus indescriptibles estilismos a base de capas y un gato que se cuela en alguna de las instantáneas.

http://instagr.am/p/BLO7NDPj7Fb/

Entre sus looks a base de tejido vaquero, sus mezclas de kimonos con chanclas de Adidas o sus improvisados uniformes con plásticos de colores (todo ello siempre con el rostro cubierto), llama la atención el repetido uso de ropa de Deanna Fanning, una joven diseñadora de estrafalarias prendas de punto. Por lo demás, aparte de posar con más capas que Lenny Kravitz en los días más fríos de Nueva York, el desconocido personaje sube vídeos en los que hace cosas tan desconcertantes como volcar el agua de una regadera, danzar alrededor de un bidón, arrancar hierba con su gato a hombros o comerse una galleta con la aspiradora como único testigo. Por incompresible que a muchos les pueda parecer esta performance digital, la mayoría de los comentarios elogian sus publicaciones.

http://instagr.am/p/BJ_Oy6ojr1x/

A pesar del misterio que rodea todo lo que hace este personaje, rastreando sus menciones en Instagram se encuentran algunas colaboraciones con el diseñador Kiko Kostadinov (algunos incluso apuntaron a que se trataba de él mismo pero parece poco probable) y una aparición en la cuenta de la firma Acronym en la que luce las zapatillas que lanzó la enseña en colaboración con Nike. También podría estar detrás de otra indescifrable cuenta llamada @chocolatejellaba. Además de compartir la palabra ‘Jellaba’ ambos perfiles cuentan con un par de letras como única descripción, un ojo como foto de presentación y una desmesurada pasión por crear estilismos a base de decenas de prendas y lucirlos con caretas, pasamontañas o bolsas tapando la cabeza. Esta segunda cuenta solo acumula 150 seguidores –por el momento– pero no sería extraño que captase la atención de miembros de la industria.

http://instagr.am/p/BIVo20Bj1I2/

Puede que la buena acogida de este inquietante perfil por parte de cierto sector de la moda tenga mucho que ver con que, despojado de identidad y artificios, lo único importante es la ropa. Algo que, probablemente, no evitará que Vanilla Jellaba se convierta en carne de meme. Sobre todo después de asistir a la enésima tendencia absurda propagada en internet: la de colocarse cien prendas de ropa al mismo tiempo. Un reto inspirado en la moda de ponerse cien capas de maquillaje o de laca de uñas (¿¿??), que acabó en lágrimas cuando la joven artífice de tan cuestionable hazaña no pudo quitarse las toneladas de ropa que cubrían su torso. Ya saben, no lo intenten en sus casas. Si hay alguien capaz de ataviarse con un exceso de prendas y lograr el aplaso de la crítica en lugar de la risa, la compasión o el rechazo, ese es @Vanillajellaba (y Joey, por supuesto).

http://instagr.am/p/BKysN1LDXl8/

http://instagr.am/p/BITITREjhz_/

http://instagr.am/p/BJJO7msjzP9/

http://instagr.am/p/BK_m8XSDXhv/

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Clara Ferrero
Es redactora en S Moda, revista en la que ha desarrollado la mayor parte de su carrera. También es cocreadora de 'Un Podcast de Moda', el primer podcast en castellano especializado en la temática. Es licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, y especialista en Comunicación de Moda por la Universidad Complutense.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_