_
_
_
_

7 pruebas de que 2007 fue el año que cambió la televisión para siempre

Hoy se cumple una década del estreno de ‘Mad Men’. Con motivo de su aniversario, repasamos otros momentos clave de los doce meses que cambiaron nuestra forma de mirar la pequeña pantalla.

No solo el estreno de la celebrada 'Mad Men' cambió para siempre la industria televisiva en 2007.
No solo el estreno de la celebrada 'Mad Men' cambió para siempre la industria televisiva en 2007.AMC

Una década da para mucho. Que se lo digan a Donald Trump, que por aquel entonces era el bufón millonario favorito de Estados Unidos participando en combates de pressing catch en Wrestlemania 23. Ahora también es presidente. En 2007 el mundo se familiarizaba con el término ‘crisis’, Umbrella de Rihanna monopolizaba la radio, los fanáticos de la saga despedían a Harry Potter pensando que la fábrica de hacer dinero acababa con el último libro (pobres ilusos) y Lindsay Lohan y Britney Spears competían por ver quién protagonizaba el mayor escándalo (lo de raparse la cabeza decantó el duelo). En los cines aterrizaba una excelente cosecha de películas del calibre de Pozos de ambición, No es país para viejos, Persépolis o Hacia rutas salvajes. En televisión, como el dinosaurio, Anatomía de Grey todavía estaba allí, pero en la industria se fraguaba una transformación radical que llega hasta nuestros días. Con motivo del aniversario de uno de estos hitos, el estreno de la influyente Mad Men, repasamos la cronología de los otros momentos clave sucedidos en esos 365 días y que cambiaron la televisión para siempre. Menos a Meredith Grey, claro.

9 de enero – Steve Jobs presenta el iPhone

“Gracias a todos por venir. Hoy vamos a hacer historia juntos”. Esa fue la sentencia con la que Steve Jobs agradecía la presencia de los invitados a la Macworld de San Francisco. Al excéntrico genio de la tecnología no le faltaba razón. El smartphone presentado aquella mañana ha influido como ningún otro en todas las industrias relacionadas con el entretenimiento. Gracias al iPhone, y después al iPad, se ha democratizado el visionado televisivo, que ya no se restringe al aparato de grandes dimensiones situado en el salón de casa. En aquel año, la revolución tecnológica también nos dejaría otros momentos clave para la industria como la compra de Youtube por parte de Google o la internacionalización de Facebook y Twitter, herramientas indispensables hoy para el espectador.

Steve Jobs presentando al mundo su primer teléfono inteligente, el iPhone.
Steve Jobs presentando al mundo su primer teléfono inteligente, el iPhone.Cordon Press (REUTERS / Cordon Press)

16 de enero – HBO adquiere los derechos de Juego de Tronos

“Intentaron durante 50 años hacer una película de El señor de los anillos antes de que Peter Jackson tuviera éxito convirtiéndolo en tres. Mis libros son más largos y complicados, requerirían 18 películas”, decía receloso George R.R. Martin, un escritor que acababa de vender los derechos de la saga fantástica Canción de Hielo y Fuego. Variety se hacía eco de sus palabras en un artículo en el que intentaba contagiar en el lector el espíritu de la desconocida franquicia, trazando comparaciones con Roma, Deadwood y otra serie bandera de HBO que estaba a punto de finalizar. Los Soprano en la Edad Media”, según uno de los responsables de la serie, David Benioff. Cuatro años de extenuante producción después, los Stark y el resto de familias debutaban en la televisión para hacer de Juego de Tronos el fenómeno televisivo más internacional desde Lost.

Aunque se estrenara en 2011, la aventura de ‘Juego de Tronos’ comenzó en enero de 2007.
Aunque se estrenara en 2011, la aventura de ‘Juego de Tronos’ comenzó en enero de 2007.HBO

16 de enero – Netflix comienza a emitir por streaming

El Día Mundial de la Televisión se celebra cada 21 de noviembre, pero quizá haya llegado el momento de cambiar de fecha. El mismo día que HBO anunciaba la compra de los derechos de Juego de Tronos, el hasta entonces servicio de videoclub por suscripción Netflix iniciaba su streaming. Una empresa en pérdidas los últimos años empezaba así “el segundo acto” de su vida útil y The New York Times sentenciaba que su apuesta por ofertar unas mil películas y series traería más pérdidas a la compañía. Las predicciones se equivocaban. Hoy su catálogo se ha multiplicado por seis, está presente en 190 países, cuenta con un número creciente de usuarios que ya supera los 100 millones y unos ingresos trimestrales de más de dos mil millones y medio de euros. El tercer acto de Netflix ha empezado con la producción en exclusiva de largometrajes que han puesto en jaque a distribuidores, exhibidores y varias voces claves de la meca del cine como Pedro Almodóvar o Christopher Nolan. Veremos si resulta tan prolífica como la anterior.

Más de 90 millones de suscriptores en todo el mundo demuestran que la apuesta de Netflix es todo un éxito.
Más de 90 millones de suscriptores en todo el mundo demuestran que la apuesta de Netflix es todo un éxito.Cordon Press (picture alliance / dpa / Cordon )

10 de junio – Final de Los Soprano

El destino quiso que Mad Men, escrita por Matthew Weiner, llenara parte del hueco seriéfilo dejado nueve días antes por la familia de mafiosos en cuya sala de guionistas también había trabajado este. Pero el sentimiento de pérdida nunca se fue del todo. El fundido en negro con el que acabó Los Soprano no solo dejó atónitos a 12 millones de espectadores en Estados Unidos, también los dejó huérfanos de la serie que hizo cambiar al público más cinéfilo la butaca por el sofá de su casa. Pudiendo discutirse si es la mejor de la historia o no, lo que admite poco debate es la brillantez del personaje de Tony Soprano, un antihéroe que redefinió para siempre el concepto de ambigüedad moral sin el que no se entenderían Walter White, Don Draper o Jack Bauer. Cuando cualquier elogio se queda corto, ese es el nivel de Los Soprano.

19 de julio – Estreno de Mad Men

El humo ciega tus ojos. Así se titulaba el primer capítulo de ficción que seguía el día a día de los miembros de una agencia de publicidad en el Nueva York de los años 60, con especial atención al director creativo de esta, Don Draper. Siete temporadas, 92 episodios, 16 Emmy y 5 Globos de Oro después, nadie duda del derecho de Mad Men a ocupar un lugar privilegiado en el olimpo de las mejores series jamás rodadas. Su influencia sobrepasó el terreno televisivo para influenciar como ninguna otra industrias como la de la moda, cuya impronta en el ámbito masculino marcó un antes y un después. El éxito de la apuesta también sirvió para que la cadena AMC se animara a producir otras dos ficciones cuanto menos tan conocidas como esta: Breaking Bad y The Walking Dead.

Ninguna serie ha dejado mayor impronta de estilo que ‘Mad Men’.
Ninguna serie ha dejado mayor impronta de estilo que ‘Mad Men’.AMC (Image supplied by Capital Pictur)

19 de septiembre – La ficción juvenil se transforma

Aquel día, Gossip Girl, la serie protagonizada por Blake Lively y Leighton Meester, comenzaba una exitosa andadura en el canal The CW. Unos meses antes, el británico E4 había estrenado otra ficción juvenil de enorme repercusión titulada Skins. Decimos que 2007 fue un momento simbólico porque Gossip Girl y Skins fueron el relevo generacional de las dos banderas del género que finalizaron su camino ese mismo año: Las Chicas Gilmore y The O.C. El reemplazo acabó para siempre con el espíritu naíf que respiraban estas series para tocar temas más escabrosos como el abuso de las drogas, los trastornos alimenticios o la promiscuidad sexual. Fenómenos actuales como Por 13 Razones no se entienden sin la arriesgada apuesta de 2007.

El reparto protagonista de la exitosa ‘Gossip Girl’.
El reparto protagonista de la exitosa ‘Gossip Girl’.The CW (©CW Network/Courtesy Everett Co)

14 de octubre – Las Kardashian debuta en la parrilla

Dejando a un lado la calidad del producto (los usuarios de IMDB le dan un maravilloso 2.8 de puntuación media), es imposible discutir la influencia que las 13 temporadas de la serie protagonizada por la familia del que fuera uno de los abogados más conocidos del país ha tenido en la cultura del show business. Kim, Kourtney y Khloé primero, Kendall y Kylie después, se han convertido en la máquina perfecta de crear titulares y sus tentáculos llegan hasta el terreno de la música (hola, Kanye), el deporte (la maldición de novios deportistas sigue vigente) y por supuesto, la moda. Y lo que nos queda por ver de estas folclóricas del siglo XXI.

Así presentaban las hermanas Kardashian su nueva serie documental a la prensa en 2007.
Así presentaban las hermanas Kardashian su nueva serie documental a la prensa en 2007.Getty (WireImage)

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_