_
_
_
_

Lara Stone: «Me resulta muy extraño que me comparen con Brigitte Bardot»

La modelo, impresionantemente sexy en el tú a tú, se muestra serena durante esta entrevista en exclusiva para S Moda, mientras su rostro invade vallas publicitarias y anuncios de televisión como nueva imagen del perfume Euphoria de Calvin Klein.

Lara Stone
Andrea Aguilar

Se levanta del sofá para saludar. Vestida con un camisero rojo, una bufanda negra y unas botas de ante con tacón, la modelo Lara Stone resulta imponente. Larga melena rubia y rostro de muñeca, más de metro ochenta de estatura y unas curvas rotundas que dan cuenta de su aún temprano embarazo. Al sonreír asoma su característico hueco entre los dientes y toma un giro travieso. Ya decía Cathy Horyn, la crítica de The New York Times, que Stone no es la típica androide de pasarela. Carine Roitfeld, exeditora de Vogue París, también se encuentra entre sus fans. Voluptuosa, dulce y nada ñoña, personal, con un toque austero nórdico y una cierta ironía –que puede ser herencia de su padre inglés o del tiempo que lleva afincada en Londres–, a sus 29 años esta holandesa lleva más de cinco coronando la cima de su carrera como modelo.

Se casó en 2010 con el cómico, escritor y estrella de la serie Little Britain, David Walliams, y desde 2006 acumula portadas y reportajes en las revistas más prestigiosas, que a menudo han insistido en potenciar su lado más sexy, a lo Bardot. Esta tarde, Stone comparecerá en Nueva York para presentar la campaña del perfume Euphoria de Calvin Klein, marca con la que mantiene un estrecho vínculo desde que sustituyó a Kate Moss como la imagen de su línea CK Jeans a mediados de la década pasada. La agenda de la modelo incluye su presencia en la entrega de los Gotham Independent Film Awards en Cipriani, patrocinados por Euphoria. Allí, Stone, vestida también de rojo, aunque de largo, compartirá la velada, entre otros, con los actores Marion Cotillard, Ethan Hawke y Matt Damon, en una gala que supone el pistoletazo de salida de la temporada de premios cinematográficos que preceden a los Oscar. Pero antes de llegar a la fiesta cumple con las entrevistas bajo la supervisión de tres publicistas, sentadas en una mesa camilla al fondo de la habitación de un hotel en Tribeca. Stone parece atravesar un excelente momento, tan eufórico como el del perfume al que presta su rostro.  
 
¿Cuál es la mejor parte de su profesión?

La libertad con la que te permite vivir. No tienes jefe ni oficina. Además, tu horario es flexible, no has de montarte cada día en un tren, autobús y metro para ir al mismo sitio. No hay rutina.

¿Y la peor?

Bueno, aunque me encanta viajar, lo cierto es que esto puede llegar a ser un problema cuando formas una familia y quieres pasar tiempo en casa. Es complicado combinar y cumplir con toda una agenda llena de citas. Se puede convertir en una carga, pero tener un trabajo es siempre algo muy importante.

La modelo holandesa con un vestido de Calvin Klein Collection.

Robbie Fimmano

¿Cómo ha cambiado su actitud respecto a su carrera con el paso de los años?

Empecé hace 12 años y en aquel momento no sentía que fuera realmente un trabajo, era una excusa para salir y lanzarme a vivir sola. Realmente no sabía casi nada sobre moda o sobre los desfiles. Vogue, por ejemplo, era una revista que apenas me sonaba. Mi experiencia en aquellos años fue fantástica. Era muy joven y no me lo tomaba como algo excesivamente profesional, lo disfruté y aprendí muchísimo. No recibí una educación universitaria, así que enseguida comprendí que debía aprovechar al máximo la situación, sacarle partido. Desde muy pronto me pregunté qué debía hacer para aprender más y ser mejor.

¿Y qué hizo exactamente?

Yo creo que, simplemente, es un tema de actitud. Si tienes un día malo, la gente con la que trabajas pensará que eres difícil. Una debe hacer un esfuerzo, ser educada y estar pendiente de lo que le rodea.

A menudo la han comparado con Brigitte Bardot. ¿Qué opina?

Resulta un tanto extraño que te comparen con alguien tan icónico y bello. ¡Yo sé la pinta que tengo por las mañanas nada más levantarme! Es verdad que con el maquillaje, la peluquería y el estilismo adecuados el parecido puede darse; pero creo que sin eso no sería posible.

¿Ha pensado alguna vez en actuar, contempla la profesión de actriz como una alternativa?

No estoy cortada bajo ese patrón. Soy tímida y me pongo muy nerviosa, no podría hacerlo. Sin embargo, el cine me fascina.

¿Qué mujer ha sido su referente?

Realmente admiro a mi madre, una mujer muy fuerte. Pero todas las madres son especiales.

Lara lleva vestido de Calvin Klein Collection.

Robbie Fimmano

Creció en Mierlo, una pequeña ciudad al sur de Holanda. ¿Qué conserva de su infancia?

Me criaron para que tuviera los pies en la tierra y no se me subieran las cosas a la cabeza. Cuando crecía no soñaba con ser famosa ni con la moda. Nada de eso. Todo aquello escapaba a mi mundo. Yo no tenía ambición en ese sentido. Quería ser profesora o doctora. Luego pensé en ser piloto. Creo que todo aquello me ha ayudado mucho en mi vida.

¿Piensa que volverá a vivir en Holanda más adelante?

No, no creo. Siempre será mi casa, pero ya llevo 12 años fuera.

¿Qué es lo que más le gusta de su actual ciudad, Londres?

El estilo de vida, el toque más relajado que hay, el hecho de que la gente no esté solo enfocada en el trabajo y que también sepa pasarlo bien al salir de la oficina o al terminar con las ocupaciones laborales. Me gusta pasear por esos grandes parques tan silenciosos. A mi esposo y a mí nos encanta cenar fuera, salimos mucho.

Las campañas de Calvin Klein en los años 90 marcaron un punto de inflexión; ahora protagoniza la de Euphoria. ¿Recuerda la primera vez que vio los anuncios de esas fragancias? 

Sí, recuerdo el anuncio de Kate Moss para CK One. Era preadolescente y me intimidó. Mi padre viajaba a menudo por trabajo y yo, cada vez, le recordaba que me trajera el perfume del duty free. Todavía hoy es uno de mis favoritos.

Kate Moss decía en una revista recientemente que usted era la modelo más sexy. A usted, ¿qué rasgos le parecen sensuales? 

En realidad, no se trata de algo muy concreto o particular. Es difícil explicarlo. Tiene que ver también con lo que otros proyectan en ti. En esa misma entrevista, Moss decía que, sin embargo, su marido disiente de ella y no me encuentra sexy en absoluto. A mí una de las cosas que me parecen más atractivas es el sentido del humor.

Sobre la firma

Andrea Aguilar
Es periodista cultural. Licenciada en Historia y Políticas por la Universidad de Kent, fue becada por el Graduate School of Journalism de la Universidad de Columbia en Nueva York. Su trabajo, con un foco especial en el mundo literario, también ha aparecido en revistas como The Paris Review o The Reading Room Journal.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_