_
_
_
_

«Gracias por hacernos visibles»: por qué Naya Rivera cambió la vida de muchas lesbianas adolescentes

Las fans de ‘Glee’ rinden homenaje póstumo y agradecen a la intérprete fallecida que su personaje en la serie, la primera lesbiana latina adolescente en una serie de televisión, fuese un apoyo más para normalizar su salida del armario.

Las autoridades policiales del condado de Ventura, al norte de Los Ángeles (EE UU) confirmaron ayer que Naya Rivera, actriz de 33 años conocida por su papel de la animadora Santana en la serie de televisión musical Glee, fue encontrada sin vida en el lago Piru. Rivera desapareció el pasado miércoles 8 de julio mientras navegaba con su hijo Josey, de cuatro años. Tras varios de días de incertidumbre, ayer se puso fin a un episodio que se suma a la lista de eventos trágicos que han rodeado a la serie.

Al hilo de su muerte, se han multiplicado las muestras de reconocimiento, cariño y afecto de la crítica y fans, especialmente por el personaje que la catapultó al éxito, el de la animadora gay Santana López. Una interpretación que la elevó como referente lésbico y latino adolescente en un show de televisión de gran público.

«Naya Rivera hizo de un personaje básico de Glee una interpretación inolvidable», escribe la escritora y  crítica Caroline Framke en Variety, donde recuerda que aunque Rivera ya había despuntado como niña actriz en El Príncipe de Bel Air o Cosas de Casa, fue en Glee donde desarrolló todo su potencial en pantalla. «Con Santana López, Rivera tomó un personaje plano y lo insufló vitalidad con la fuerza de su indiscutible carisma» escribe, y añade que su transformación personal fue especialmente destacable. «Cuando nos la presentaron, Santana López era solo una animadora algo malvada: la contrapartida latina a la sexualizada Quinn (Dianna Agron), la heroína rubia del show que se tambalea sobre la pirámide con una delicada sonrisa. Para equilibrar y humanizar a Quinn, Santana tenía que ser más mala y, a veces, francamente cruel. Rivera logró eso, alimentando a Santana con una hábil sincronización cómica y una furia palpable que latía a través de cada insulto fulminante. Una vez que quedó claro que Rivera podía tomar una línea afilada y apuñalar a alguien entre las costillas antes de que se dieran cuenta, Santana pudo entregar algunas de las quemaduras más devastadoras del programa y arrasar el suelo donde una vez estuvieron sus compañeros despistados».

Dianna Agron y Naya Rivera en Glee (2009)
Dianna Agron y Naya Rivera en Glee (2009)Fox-Tv/Kobal/Shutterstock (Fox-Tv/Kobal/Shutterstock)

También la confirmación de su identidad sexual, un hito televisivo en la historia de la televisión. «Se unió al Glee Club de broma, solo para revelarse con mucho más alcance de lo que nadie esperaba. Se dio cuenta de la fuerza de sus sentimientos por su mejor amiga Brittany (Heather Morris) y salió del armario, convirtiéndose en una de las primeras lesbianas latinas, y ciertamente más visibles. Ella atravesó la angustia y la tragedia con una vulnerabilidad renuente y apretó la mandíbula que amenazaba con cortar a sus oponentes por la mitad. Ella hizo todo eso, porque Rivera quemó sus escenas con una ferocidad que hizo innegable a Santana».

Muchas lesbianas que eran adolescentes cuando Rivera interpretó a Santana han copado la red de agradecimientos por este hecho. «Gracias por esto Naya. Gracias por hacernos visibles, escuchadas y validadas. Te queremos. Gracias, para siempre», escribe una fan desde la cuenta de contenido lésbico @bestsapphics.

«Gracias Naya Rivera por ser la primera mujer no caucásica (poc en sus siglas en inglés) que lidió con su sexualidad de una forma que no había visto nunca en pantalla. Tengo el corazón roto por las noticias, ella cambió literalmente mi vida y me dio esperanza como joven poc lesbiana metida en el armario. Descansa en paz, ángel», escribió una usuaria de Twitter (@finelinelesbian), acompañándolo de varias instantáneas de la protagonista en el show.

«Esta escena cambió mi vida. Naya hacía que fuese real y genuino. Solía ver esta escena una y otra vez mientras fui joven y estaba encerrada en el armario del lesbianismo, y con ella me sentía menos sola. Sabía que si salía del armario, sería repudiada. Gracias Naya Rivera. Te quiero», viralizó la misma usuaria (@finelinelesbian) acompañándolo de una de las escenas  clave en torno a la identidad sexual del personaje en el show.

«Con lágrimas en los ojos leyendo los testimonios de las muchas chicas a las que Naya Rivera y Santana cambió, incluso salvó la vida. Se ha ido muy pronto, pero deja un legado importantísimo. La influencia de Glee en toda una generación me sigue dejando impactado», ha apuntado el crítico de televisión Pedro J. García (@fuertecito).

«Naya Rivera hizo mucho por para la comunidad latina y lgtbqa+ dando voz a Santana López como la primera latina lesbiana en televisión. La echaremos de menos cada día y no nos olvidaremos de ella», escribió @winodal.

Por otra parte, miembros del casting de Glee fueron vistos ayer en los alrededores del lago Piru cogidos de la mano para despedirse finalmente de su compañera de serie. El fallecimiento de Rivera coincide, siete años después, con la fatídica fecha del suicidio de Cory Monteith, otro de los protagonistas del show.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_