_
_
_
_
_

Famosos que mantienen relaciones abiertas: ¿realidad o leyenda urbana?

Reconocer que no se mantiene una relación monógama no es fácil: uno se expone a críticas severas, como les ha ocurrido a algunas estrellas que han tenido que retractarse, matizar sus palabras o moverse en el terreno de la ambigüedad.

relaciones abiertas

Elegir un modelo de pareja no significa que haya que ceñirse a él para siempre. Se puede cambiar de opinión. Este fue el caso de la cantante Carla Bruni, que cuando estaba unida al filósofo Raphaël Enthoven, padre de su hijo mayor Aurélien, se mostraba a favor de las relaciones abiertas o, lo que es lo mismo, de mantener encuentros sexuales con otras personas, además de con la que compartía su vida. Sin embargo, cuando se enamoró en 2007 del expresidente de Francia Nicolas Sarkozy, sus planteamientos pasaron a ser otros. La modelo ve ahora las cosas desde otra perspectiva: “Si me enterara de que mi marido me engaña me lo tomaría muy mal. Podría cometer alguna atrocidad como cortarle la garganta o las orejas mientras duerme. Hay que evitar serle infiel a tu pareja, es algo muy peligroso, uno de los caminos que acaba llevando a la separación. La fidelidad, desde mi punto de vista, es una condición esencial en un matrimonio”, manifestaba en la edición francesa de la revista Elle en 2016.

Hace casi dos años, cuando el periodista y escritor Juan del Val publicó el libro Parece mentira, su mujer Nuria Roca y él, revelaron que mantenían una pareja abierta. Las redes sociales hirvieron con descalificaciones, que le obligaron a pronunciarse a través de las redes sociales: “Respeto profundamente cualquier modelo de vida, que cada uno viva como le dé la gana, solo, en pareja o en grupo. Yo no veo ninguna opción como la única ni la mejor. No entiendo por qué alguien se enfada cuando otra persona expone su manera de vivir o de sentir”. Recientemente, la colaboradora de El Hormiguero 3.0. desvelaba en el programa que están yendo a terapia de pareja y que el resultado está siendo óptimo: “Teníamos que escribir en una hoja las cosas por las que estábamos juntos, las cosas que nos perderíamos si no estuviéramos en pareja y las que nos sobran en la relación. Tienen que pesar más las cosas buenas”.

Las relaciones abiertas están dejando de ser un tema tabú y también en Hollywood es una cuestión de plena actualidad. Aún así, no todas las estrellas se atreven a abordar esta cuestión y, cuando lo han hecho, como fue el caso de Jada Pinkett-Smith, han tenido que matizar mucho sus palabras. Otras, como Shirley MacLaine, de 84 años, han sido pioneras en dar la cara.

1. Will Smith y Jada Pinkett-Smith
Durante años se dio por hecho que eran uno de los más claros ejemplos de esta manera de vivir. Sin embargo, parece ser que no es así… Todo surgió cuando en 2013, la actriz y directora de cine hizo unas declaraciones en HuffPost Live que se prestaban a esa interpretación: “Siempre le he dicho a Will: ‘Haz todo lo que quieras siempre que te puedas mirar en el espejo y sentirte bien’. Porque, al final del día, Will es dueño de sí mismo. Tiene que decidir lo que quiere ser y no es algo que me corresponda a mí. O viceversa”. Ante el revuelo que se formó, Jada publicó un comunicado en Facebook para aclarar los malentendidos y dar un significado unívoco a sus palabras: “Will y yo hacemos lo que queremos, porque confiamos el uno en el otro. Esto no significa que tengamos una relación abierta… Significa que tenemos una relación adulta”.

2. Tilda Swinton
La vida de la actriz británica han sido tan poco convencional como las películas que protagoniza. Tilda estuvo casada con el dramaturgo John Byrne, padre de sus gemelos, Honor y Xavier, con quien sigue manteniendo una excelente relación, y se publicó en reiteradas ocasiones que compartía casa en Escocia con él y con su actual pareja Sandro Kopp, un visual artist alemán 18 años más joven que ella. Ganadora de un Oscar a mejor actriz de reparto por Michael Clayton en 2008, Tilda, consciente de la leyenda que arrastra, despejaba las dudas de una vez por todas en una reciente entrevista en Il Corriere: “Hay un divertido y difuso malentendido: no he vivido nunca con dos hombres. De John me separé amistosamente hace 14 años, se ha vuelto a casar y vive a muchas horas de distancia de mí. Con Sandro llevo once años. No es extraño en familias grandes como la nuestra quedar como buenos amigos”.

3. Dolly Parton
La emblemática cantante de country lleva más de 50 años casada con Carl Thomas Dean y, en 2007, hizo unas declaraciones que parecían indicar que la suya era una relación abierta: “Si nos somos infieles no lo sabemos, así que si así es, es bueno para los dos. Ni él ni yo querríamos saberlo”, publicaban en The Independent. Aunque cuando la presentadora Oprah Winfrey le preguntó si era cierto, se salió por la tangente y dijo que sus palabras se habían sacado de contesto: “Dejamos que cada uno sea lo que quiere ser, pero le mataría si supiera que está con alguien y él haría lo mismo conmigo”. El pasado mes de noviembre, dio una pista sobre el secreto del éxito de su matrimonio en la revista People: “Viajo un montón, pero también disfrutamos cuando estamos juntos y las pequeñas cosas que hacemos”.

4. Beyoncé y Jay-Z
En numerosas ocasiones se publicó que esta pareja, una de las más poderosas de la industria musical, podría tener una relación abierta, pero los acontecimientos demostraron que no era así. De todas formas, el rapero admitió haberle sido infiel a su mujer y por ese motivo buscaron ayuda profesional: “Quiero tener las herramientas emocionales para mantener mi familia unida. Hemos hecho el esfuerzo de ir a terapia y nos queremos. Creo que estamos en una situación mejor ahora. Todavía estamos trabajando en ello, comunicándonos y creciendo. Y estoy orgulloso del padre y marido que soy por todo el esfuerzo que se ha hecho”, confesaba el año pasado a David Letterman, mientras que Beyoncé, unos meses más tarde, en el número de septiembre de Vogue USA, se sinceraba sobre cómo habían superado la crisis: “Procedo de un linaje de mujeres que han sufrido rupturas sentimentales, abuso de poder y desconfianza. Solo cuando fui consciente de ello pude resolver los conflictos de mi relación».

5. Shirley MacLaine
La inolvidable protagonista de Irma la dulce y El apartamento fue toda una pionera en este sentido, al igual que su marido, el empresario Steve Parker, con quien se casó en 1954 y de quien se divorció en 1982: “Nadie lo entendía en ese momento, pero lo hicimos. Él vivía en Japón y yo estaba en América trabajando, y esto y lo otro… Nos encontrábamos de vez en cuando y éramos grandes amigos, además de viajar juntos algunas veces. Creo que esa es la base para que un matrimonio dure mucho. Yo era muy abierta para esas cosas y él también”, desvelaba a la revista People en 2016. Al mismo tiempo confesaba con gran ironía tener ahora otro tipo de relaciones: “Estoy aprendiendo con mis perros lo que es ser posesivo. Los adoro, pero tuve que contratar a una nanny para que se ocupara de ellos porque he estado trabajando mucho últimamente”, afirmaba la actriz, quien admitía que se habían encariñado con su cuidadora y la prestaban más atención que a ella. “Es duro, no estoy bromeando”, concluía la actriz de Downton Abbey.

6. Mila Kunis y Ashton Kutcher
Cuando comenzaron a salir, ambos decidieron que no querían ningún tipo de compromiso y que no se iban a casar nunca. Sin embargo, la actriz cambió de opinión bastante pronto: “Descubrimos que cada vez que intentábamos vernos con otra gente, al final nos llamábamos y acabábamos quedando porque queríamos más. Hasta que descubrí que me ponía nerviosa y acabé hablando con él para decirle que no quería vivir más esa situación”, afirmó en el programa The Howard Stern Show en 2016. Un relato que bien podría ser la versión real de la película Con derecho a roce que la propia actriz había protagonizado con Justin Timberlake cinco años antes.

Celebrities At The Los Angeles Lakers Game
Noel Vasquez (GC Images)

7. Ethan Hawke
La fidelidad no ha sido una de las características que definan al actor de Gattaca, en cuyo rodaje conoció a su primera mujer, Uma Thurman, de quien se se separó en 2003 y se divorció dos años más tarde. Una ruptura traumática en medio de especulaciones de que la causa había sido la relación de Ethan con la que hoy es su mujer, Ryan Shawhughes y que había sido niñera de sus hijos, aunque el protagonista de Boyhood mantuvo que su matrimonio se terminó por otras causas. En 2013, en una entrevista concedida a Mr Porter, se mostraba claramente partidario de las relaciones abiertas: “La fidelidad sexual no puede ser lo único en lo que se base tu relación. La gente tiene una visión muy infantil de la monogamia y la fidelidad… En lugar de reconocer que nuestra especie no es monógama”.

8. Mo’Nique
La ganadora de un Oscar como mejor actriz de reparto por Precious desveló en 2006 que ella y su marido, Sidney Hicks, mantenían relaciones sexuales con otras personas y que habían conseguido que su matrimonio funcionara. Una década más tarde, la actriz dejó claro que la idea había partido de ella e hizo algunas precisiones en un podcast para los que la criticaban: “La gente no lo entendía. Creía que se trataba de intercambios de parejas y orgías. Había individuos muy vehementes que metían a Dios en sus opiniones”. Su marido, a quien conoció en el instituto, antes de embarcarse en otro matrimonio que fracasó, comparte sus puntos de vista: “Nos metimos en esto porque sabíamos que íbamos a estar con alguien que te iba a permitir ser ser quien eres. Una de las cosas más románticas que puedes tener en una pareja es ser honesto el uno con el otro. Nosotros lo somos”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_