_
_
_
_

Entre el minimalismo multicolor y la manicura francesa: así son las uñas que triunfan este verano

La clave está en hacer trazos muy finos y mantener la geometría, pero valen todos los colores.

Manicura
@centros_miss_mejores_unas vía Instagram

Ni nail art exuberante ni el minimalismo de la manicura francesa. Este verano la manicura que triunfa es un cruce entre ambas: la Outline French Manicure (algo así como la manicura francesa de contornos). “Consiste el delineado de toda la parte destacada de la manicura francesa en algún color que no sea necesariamente blanco, al que se puede acompañar de otra línea con la misma curvatura o haciendo que se crucen. La clave es que sean trazos muy finos”, explica Ana Belén Martínez-Olivares, directora del Centro de Belleza Ana Olivares, recientemente inaugurado en el madrileño distrito de Salamanca.

Esta tendencia deja un aspecto muy limpio en las manos y no requiere un mantenimiento tan primoroso como el nail art. Lo que sí exige es pericia y mucho pulso. “Se hace con un punzón o con pincel o con muy fino de manicura. Es imposible hacerlo directamente con el pincel aplicador de la laca de uñas”, apunta Martínez-Olivares.

Pulso, paciencia y espíritu multicolor

Como con cualquier otra manicura, lo primero es dar forma a las uñas. Después de un paseo por Instagram queda claro que lo importante es el diseño y no el largo ni la forma. Puede trabajarse sobre uñas redondas, apuntadas o rectas, y de largo variable. Lo importante es el color. Tiene que haber una primera capa base clara y después, un trazo de color que destaque. A partir de ahí, imaginación al poder. Desde el equipo Essie dan tres opciones para esa primera capa: «Puede ser un rosa claro como Mademoiselle, un nude similar a Sand Tropez o, para ir un paso más allá y hacer la tendencia nuestra, un blanco como Blanc”.

Una vez seca esta capa, llega la de color. “Lo primero es marcar con el pincel la línea de manicura francesa sin olvidarnos de las puntas para que quede toda la zona visualmente coloreada. A partir de ahí, el resto de líneas queda a elección de la usuaria. Puede ser emarcando las puntas siguiendo el trazo natural de la uña o enmarcando los bordes de las uñas y realizando una línea central. Lo bueno de esta manicura es que te permite utilizar una gran versatilidad de tonos y que se adapta a distintas formas de uña”, apuntan desde Essie.

Lucero Hurtado, embajadora de Opi aporta también la opción contraria. “Podemos dejar una base de color intensa y trazar las líneas con tonos nude, para crear este contraste”. Para finalizar, imprescindible un top coat que proporcione color y brillo consiguiendo un efecto gel duradero.

¿Qué color favorece más?

Como normal general elegimos el color de la laca de uñas por motivos emocionales. Puede ser porque ese tono nos gusta, porque hace juego con la ropa o porque es tu color favorito y no lo cambias por nada. Los expertos de Essie aceptan todas esa razones y recuerdan que “los rojos, los rosas y los nudes nunca fallan. Aunque si queremos ir un paso más allá, podemos optar por gamas, como los azules o los lilas que actualmente son tendencia”.

Ana Martínez-Olivares anima atreverse con tonos inusuales. “Por ejemplo, acabados neón o eléctricos, ya sea verde, azul, naranja y o amarillo. Lo que sí es una tendencia indiscutible es combinar la manicura francesa de las manos con la pedicura en el tono destacado de las uñas de las manos”. Y una última regla de oro del bronceado: cuanto más realce el moreno el color de tu laca de uñas, mejor.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_