_
_
_
_

Los bulos de la belleza que internet quiere que creas: aféitate la cara para tener una piel más suave

El acceso a cantidades ingentes de información no garantiza un mayor conocimiento. Hoy triunfan la confusión y mensajes ambiguos que llevan a pensar, por ejemplo, que lo que tu piel necesita es pasar por la cuchilla.

¿Afeitarse la cara para que el maquillaje funcione mejor? Internet dice SÍ, pero no valora los efectos a largo plazo.
¿Afeitarse la cara para que el maquillaje funcione mejor? Internet dice SÍ, pero no valora los efectos a largo plazo.getty images

“Es una locura. Son mensajes especialmente peligrosos para los más pequeños, que no tienen experiencia o madurez para valorarlos”, contaba hace unos meses a S Moda el célebre maquillador Tom Pecheux, director global de belleza de YSL Beauté. “La gente dice impunemente en Instagram o en Youtube que tienes que afeitarte la cara por no sé cuántas razones y hay quién lo copia sin estudiar las consecuencias. Es difícil ser maquillador hoy y ver todos esos vídeos. Y pensar en esas niñas de 16 años que a la larga, cuando cumplan 30, tendrán un problema importante de vello facial. Es arriesgado”.

Aunque la técnica no es nueva –ya la usaban las geishas–, la veda viral la abrió la youtuber (reconvertida en empresaria de éxito con su propia firma cosmética) Huda Kattan. En su vídeo ¡Por qué afeitarte la cara es fantástico!, una publicación que ya acumula 4,4 millones de reproducciones, animaba a probar la cuchilla facial: “Vale queridos, esto va a sonar raro pero sí, me rasuro la cara”. Con la excusa de que Marilyn Monroe o Elizabeth Taylor lo hacían, la influencer recomendaba probarlo especialmente en las zonas de la cara en la que el vello es más fino, como una pelusilla. ¿Las ventajas? Según Kattan, permite que el maquillaje se aplique con más eficiencia; además, exfolia, mejora el aspecto de las cicatrices e incluso tiene poder antiedad al fomentar la regeneración de cutánea. “La piel queda mucho mejor cuando lo haces”, dice. Y probablemente tenga razón, en apariencia tras una primera pasada el rostro presenta un acabado suave y sedoso. El problema, como anticipa Pecheux, viene después.

Huda Kattan es una firme defensora de esta práctica.
Huda Kattan es una firme defensora de esta práctica.

El vello no crece más fuerte tras afeitarse (ahí va un gran mito), pero sí lo hará de manera distinta: “No, no se ha demostrado que el rasurado influya en el crecimiento del pelo”, aclara el Dr. Alejandro Martín-Gorgojo, dermatólogo en Clínica Dermatológica Internacional. “La apariencia de un vello más oscuro y grueso es fruto de la morfología normal del pelo, que es más gruesa en la base y más estrecha en la punta. No se modifica ni su grosor ni su color por eliminar el vello de una forma u otra”.

La morfología del pelo no se modifica al rasurarlo, pero sí su apariencia: se verá más oscuro y grueso al cortarlo por la mitad.
La morfología del pelo no se modifica al rasurarlo, pero sí su apariencia: se verá más oscuro y grueso al cortarlo por la mitad.getty images

Esta eventualidad es una consecuencia a tener en cuenta, porque la suave pelusilla puede convertirse en pelo de apariencia más gruesa en pocas semanas. Lo sintetizaba así la dermatóloga Rachel Nazarian: “Si te afeitas una vez tienes que saber que te estás comprometiendo a largo plazo en una relación con la cuchilla”. Pero hay más aspectos a tener en cuenta: “En algunos casos el procedimiento puede ser contraproducente en pieles sensibles, con acné o con otras patologías de la piel del rostro”, advierte Martín-Gorgojo. Pelos que se enquistan, rojeces o piel que reacciona son frecuentes efectos secundarios. “Afeitarme la cara es una de las peores cosas que he hecho por la belleza”, escribía la redactora de Refinery29, Jacqueline Kilikita. “Cuando desapareció la irritación inicial amé el efecto aterciopelado de mi piel, libre de pelusa que impedía aplicarme correctamente la base de maquillaje. Pero, aunque es un absoluto mito que el pelo crezca más y más grueso cuando lo rasuras, mi vello se notaba distinto. Los extremos rasurados parecían más ásperos y espinosos. Tras meses de uso de una cuchilla Tinkle (probablemente las que has visto en Instagram) empecé a notar que se formaban zonas oscuras en la piel”. La youtuber Brye Ashley fue otra de las que experimentó secuelas indeseadas tras varios meses de práctica. Lo contaba en su vídeo ¡¡No os afeitéis la cara!!, en el que advertía de lo complicado que es parar una vez que se ha caído en esta dinámica:

Con toda la información en la mano y conociendo alternativas para una piel radiante como la exfoliación química con alfa hidroxiácidos, si finalmente se apuesta por el rasurado hay que tomar ciertas precauciones: “Usar productos específicos y adaptados a cada tipo de piel, evitar maniobras –como el rasurado en contra de la dirección del vello– o productos que puedan irritarla”, recomienda el dermatólogo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_