Crítica | Un amigo extraordinario
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

La bondad y el descreimiento

La estadounidense Marielle Heller está conformando una filmografía de interesantísimo calado gracias al tratamiento de temas de considerable gravedad

Tom Hanks, en 'Un amigo extraordinario'.
Tom Hanks, en 'Un amigo extraordinario'.

La bondad es una cualidad tan desgraciadamente pasada de moda en estas sociedades hipócritas y perversas, crueles e interesadas, que una película tan bonita —y la palabra elegida no es casual— como Un amigo extraordinario corre el peligro de pasar inadvertida en un tiempo turbulento en demasiados sentidos. De hecho, es la última en estrenarse de las producciones con alguna candidatura a premio gordo en los pasados Oscar (mejor secundario para Tom Hanks), perjudicada además por los meses de confinamiento.

Relato singular incluso en el género, que bien podría ser un drama con apuntes de comedia, un melodrama, un biopic o incluso una paradójica fábula basada en hechos y personajes reales e inspirada por un reportaje periodístico de la revista Esquire, Un amigo extraordinario aborda el choque entre la bondad —así, a secas— y el descreimiento en el ser humano. Por un lado, Fred Rogers, presentador y marionetista de un histórico programa infantil de la televisión estadounidense, con ademanes y discurso de curilla laico recién salido de un cuadro de Norman Rockwell, y sin una sola sombra vital en apariencia. Y por el otro, Tom Junod, rebautizado como Lloyd Vogel, cínico periodista de amplia reputación, encargado de escribir un perfil sobre él.

En apenas cinco años, la estadounidense Marielle Heller está conformando una filmografía de interesantísimo calado gracias al tratamiento de temas de considerable gravedad, como la ruptura de tabúes, la soledad, el rencor y el perdón, por medio de películas en apariencia modestas pero dotadas de un estilo muy particular. Tras The Diary of a Teenage Girl y ¿Podrás perdonarme algún día? lo demuestra con una conjunción complicada de resolver, donde suma apariencia y realidad, ficción y documental, cartón piedra y verdad de carne y hueso, cuento y vida.

El personaje de Rodgers le va que ni pintado, como le hubiera ido a James Stewart, al siempre perfecto Tom Hanks. Pero la gran revelación es el soberbio Matthew Rhys, actorazo de gesto sutil e imponente turbación.

UN AMIGO EXTRAORDINARIO

Dirección: Marielle Heller.

Intérpretes: Tom Hanks, Matthew Rhys, Chris Cooper, Susan Kelechi Watson.

Género: drama. EE UU, 2019.

Duración: 108 minutos.


Sobre la firma

Javier Ocaña

Crítico de cine de EL PAÍS desde 2003. Profesor de cine para la Junta de Colegios Mayores de Madrid. Colaborador de 'Hoy por hoy', en la SER y de 'Historia de nuestro cine', en La2 de TVE. Autor de 'De Blancanieves a Kurosawa: La aventura de ver cine con los hijos'. Una vida disfrutando de las películas; media vida intentando desentrañar su arte.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS