Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otro bandazo y marcha atrás del PP vasco en busca del récord de 2001

El partido suma con sus siglas desde 1989 siete presidentes y cinco candidatos para ocho elecciones en Euskadi

El presidente del PP, Pablo Casado, y el líder de los populares vascos, Alfonso Alonso, durante la convención del PP de Euskadi del pasado septiembre.
El presidente del PP, Pablo Casado, y el líder de los populares vascos, Alfonso Alonso, durante la convención del PP de Euskadi del pasado septiembre. EFE

El actual PP de Pablo Casado parece querer revivir con este remakede la Operación Iturgaiz la ensoñación nostálgica de aquella tarde histórica en la que aún sigue instalado José María Aznar y su entorno, ahora tan en boga de nuevo en la sede de Génova 13. Fue un 29 de abril de 2001, el auditorio donostiarra del Kursaal rebosaba con 2.000 entusiastas, convocados por la plataforma cívica Basta ya¡, y sobre el escenario se abrazaron impulsados por intelectuales y personajes mediáticos del ámbito constitucionalista los candidatos teóricamente rivales del PP y del PSE, Jaime Mayor Oreja y Nicolás Redondo. Nunca había sucedido algo así. Se atacó duramente al nacionalismo del PNV y se les identificó con el fascismo. Era el segundo día de una campaña autonómica que parecía germinal de un nuevo tiempo, en la que Aznar tuvo un protagonismo excesivo propulsado por su éxito en las generales de 2000. Redondo y Mayor tenían su gobierno y sus consejeros casi cerrados en el pacto de la discoteca del hotel Ercilla.

El PP, efectivamente, se alzó con su mejor resultado en unas autonómicas en Euskadi (326.933 votos, 23,12%, 19 escaños), el PSE, sin embargo, perdió un diputado y se quedó con 13 y entre ambas formaciones llegaron a 32 actas. Por los pelos. El PNV, criticado con una virulencia extrema, concentró casi todo el voto nacionalista acechado por el miedo a la invasión de los partidos estatales y cosechó su récord con 33 parlamentarios. Aquello fue un gran chasco, no superado desde luego por el PP.

Desde entonces el PP ha experimentado con carteles electorales herederos de Mayor Oreja, como el de María San Gil en 2005, o similares a la moderación de Alfonso Alonso, como los intentos de Antonio Basagoiti en 2009 y 2012. Cada prueba era para peor. En los últimos 15 años, tras cinco elecciones, el PP ha perdido en Euskadi 219.162 apoyos en las urnas.

El voto del PP en el País Vasco

En % en elecciones generales y autonómicas

30%

28,3

20

20,1

14,7

17,4

14,2

14,1

10

8,9

11,8

10,2

8,2

0

Aut.

1990

A

94

A

98

A

01

A

05

A

09

A

12

A

16

G

19

Fuente: Ministerio del Interior y Gobierno vasco.

EL PAÍS

El voto del PP en el País Vasco

En % en elecciones generales y autonómicas

30%

28,3

20

20,1

14,7

17,4

14,2

14,1

10

8,9

11,8

10,2

8,2

0

Aut.

1990

A

94

A

98

A

01

A

05

A

09

A

12

A

16

G

19

Fuente: Ministerio del Interior y Gobierno vasco.

EL PAÍS

Evolución del voto del PP en el País Vasco

En % en elecciones generales y autonómicas

30%

28,3

20,1

23,1

20

18,9

18,6

18,3

17,8

14,7

17,4

12,8

11,6

14,2

14,1

10

8,9

11,8

10,2

8,2

7,5

0

Aut.

1990

Gen.

93

A

94

G

96

A

98

G

00

A

01

G

04

A

05

G

08

A

09

G

11

A

12

G

15

G

16

A

16

G

19

G

19

Candidato

J. M. Oreja

J. M. Oreja

C. Iturgaiz

J. M. Oreja

Mª San Gil

A. Basagoiti

A. Basagoiti

A. Alonso

Fuente: Ministerio del Interior y Gobierno vasco.

EL PAÍS

Otro bandazo y marcha atrás del PP vasco en busca del récord de 2001

En los comicios vascos del 25 de octubre de 1998, el candidato popular fue Carlos Iturgaiz. Fue hace 22 años, Iturgaiz tenía 32 y poca experiencia como concejal en Bilbao. Sumó 251.743 papeletas (20,13%) y 16 parlamentarios Ahora una quimera con los nueve escaños y 107.771 votos con que se quedó Alonso en 2016. Iturgaiz fue presidente del PP vasco entre 1996 y 2004, el que más ha durado en Euskadi desde la fundación del partido en 1989 a partir de AP.

Fueron los años de plomo, con los peores ataques y asesinatos de ETA a los ediles populares y del PSE. El comportamiento y el rictus de Iturgaiz en aquellos tiempos de funerales, soledad y escoltas se valoró por heroico.

En aquella primavera de 1998, el líder del PNV, Xabier Arzalluz frecuentaba La Moncloa donde gobernaba Aznar. En octubre de aquel año el Gobierno Aznar ejecutó un amplio acercamiento de presos etarras al País Vasco y ese otoño de tregua con la banda, el 3 de noviembre de 1998, el propio presidente nacional del PP “autorizó personalmente los contactos con el MLNV” o Movimiento de Liberación Nacional Vasco. Iturgaiz, que se había significado por su vehemencia contra ETA y el nacionalismo, alabó entonces la generosidad de Aznar.

El pasado jueves Aznar pasó de nuevo por Bilbao, invitado por la asociación Esteban de Garibay, para disertar sobre “¿Cómo fortalecer la idea de España en el País Vasco?”. Desparramó contra todos los males del nacionalismo y las cesiones del PSOE y fue muy aplaudido en primera fila por Iturgaiz y sus huestes, el sector más duro del PP: María San Gil, Carlos Urquijo o Bea Fanjul. Alonso no fue porque estaba en Vitoria en el homenaje al socialista Fernando Buesa y su escolta Jorge Díez, asesinados por ETA 20 años atrás, en el inicio de la campaña que llevó a Aznar a La Moncloa esta vez con mayoría absoluta. Fue en la noche de ese jueves cuando le llegó a Alonso el whatsapp de la responsable de Organización del PP, Ana Beltran, para que se presentase en Génova a la mañana siguiente para asumir el pacto con Ciudadanos. Alonso, que ayer en su despedida de la política recordó que él y su partido en Euskadi se ganaron la mayoría de edad hace tiempo, no acudió a Madrid.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información