Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidos soberanistas abren la XIV Legislatura con un plante: “No tenemos Rey”

Un total de 49 diputados de ERC, Junts per Catalunya, Bildu, CUP y BNG se ausentan de la sesión de apertura solemne de las Cortes

Desde la izquierda, Vehí, Matute, Borrás, Rego y Rufián, a su llegada al Congreso.

Los partidos soberanistas y separatistas han protagonizado en la sesión de apertura de la XIV Legislatura un plante al Rey. Los portavoces de esas formaciones, que están más representadas que nunca en las Cortes tras las elecciones del 10 de noviembre, han comparecido en el Congreso de los Diputados una hora antes del comienzo del pleno más institucional de la legislatura para expresar su malestar con la Corona y para reafirmar sus posiciones republicanas: “No tenemos Rey”. La anterior participación de Felipe VI en una sesión de este tipo fue en noviembre de 2016, entonces aún con un Gobierno del popular Mariano Rajoy. En este caso presidirá un pleno por primera vez con un Ejecutivo de coalición en España.

Gabriel Rufián, portavoz de ERC, Laura Borràs, de JuntsxCat, Oskar Matute, de EH-Bildu, Néstor Rego, del BNG, y Mireia Vehí, de la CUP, aparecieron en la sala de prensa del Congreso y fueron leyendo, en los distintos idiomas oficiales del Estado, castellano, catalán, vasco y gallego, un manifiesto titulado ya muy indicativamente “No tenemos Rey. Democracia, libertad, repúblicas”.

“La Monarquía española y su máximo exponente, el rey de España, no nos representan. La sociedad catalana, vasca y gallega rechazan mayoritariamente la figura de una institución anacrónica heredera del franquismo que se sustenta en el objetivo de mantener e imponer la unidad de España y sus leyes, negando así los derechos civiles, políticos y nacionales que asisten a nuestras ciudadanías y nuestros pueblos”, leyó Rufián en primer lugar, antes en castellano y luego en catalán.

La portavoz de JuntsxCat, Laura Borràs, fue la segunda en abordar el manifiesto en este caso para indicar que en ese camino hacia la independencia de Cataluña “el Rey no es un interlocutor válido” y también que no tiene “legitimidad” de esos pueblos ni se le reconoce ninguna función política. Y esos partidos mantienen que esa posición aún quedó más tocada tras el discurso del Monarca el 3 de octubre de 2017 contra el proceso independentista catalán, que califican de “autoritario”.

Esos partidos secesionistas cuestionaron abiertamente la Monarquía y concluyeron que “una democracia real solo será posible desde la ruptura con la herencia, las bases y los valores que representa el Rey” y abogan por que su figura deje de ejercer “tutela sobre la ciudadanía y sobre los gobiernos y los parlamentos”.

Las muestras de rechazo para el jefe del Estado sumarán así un total de 49 parlamentarios, entre diputados y senadores. Ninguno de los diputados de ERC, Junts per Catalunya, Bildu, CUP y BNG han entrado en el hemiciclo. Nunca antes había habido un número tan alto de ausencias para mostrar la discrepancia con la Monarquía que rige en España por la aprobación de la Constitución de 1978, aunque sí ha sido esa una postura habitual entre ERC pero no por ejemplo de los miembros del PNV.

En la anterior sesión de apertura de legislatura, que se remonta a noviembre de 2016, los diputados de Unidas Podemos sí asistieron a la sesión y su gesto diferencial con respecto a la mayoría que sí apoya a la jefatura del Estado en la persona del Rey, fue no aplaudir el discurso del Monarca. Ahora ese grupo se sienta en el banco azul y han prometido ante el Rey cumplir y hacer cumplir la Constitución.

Una hora antes de que todos los demás parlamentarios entren en el hemiciclo a las doce menos cuarto del mediodía, los políticos que no participarán en ese pleno leerán un manifiesto en la sala de prensa del Congreso en el que explican el porqué de su ausencia en esta sesión. Gabriel Rufián, de ERC; Laura Borràs, de Junts; Oskar Matute, de EH Bildu; Mireia Vehí, de la CUP y Néstor Rego, del BNG expondrán sus razones contra la Monarquía.

La novedad este año está en el grupo de JuntsxCat. El proceso secesionista ha conducido a la antigua Convergencia Democrática de Cataluña a situarse junto a partidos republicanos, algo impensable en sus antecesores cuando el grupo convergente estaba representado en el Congreso por Miquel Roca, Joaquim Molins o incluso Xavier Trias. El discurso sin contemplaciones contra el referéndum ilegal del Monarca del 3 de octubre de 2017 abrió una brecha entre la Corona y los partidos secesionistas que no se ha cerrado.

En cualquier caso, la actual portavoz parlamentaria, Laura Borràs, sí ha acudido a Zarzuela para las rondas de contactos de Felipe VI con los partidos tras las dos últimas elecciones generales sobre las distintas opciones para elegir un presidente del Gobierno. Borràs defiende que fue a La Zarzuela en esos casos para contar al Monarca de viva voz cuáles son los anhelos independentistas, además de criticar “la represión del Estado”. Las otras formaciones secesionistas, sin embargo, no acudieron a la ronda del Monarca en el proceso para la investidura de Pedro Sánchez.

Los gestos de Podemos

El rastro de los ausentes quedará fuera del hemiciclo. Los portavoces contrarios al Rey abandonarán las zonas visibles del Congreso una vez leído su manifiesto y antes de que llegue la familia real.

La expectación ya en el pleno estará en los gestos y en la actitud de los parlamentarios de Unidas Podemos, de Izquierda Unida y de los miembros del Gobierno que pertenecen a esa formación: un vicepresidente, Pablo Iglesias, y cuatros ministros. Todos tienen previsto acudir a la sesión y ocuparán el banco azul como sus compañeros de Consejo de Ministros. En la anterior sesión de apertura un senador de Izquierda Unida, Ignacio Bernal, desplegó una bandera republicana mientras hablaba el Rey. La segunda actitud de rechazo ostensible la protagonizó Diego Cañamero —exsindicalista y representante de Unidos Podemos— al llevar una camiseta con un texto contra la monarquía. Además, Cañamero permaneció sentado cuando entraron los Reyes y sus hijas al hemiciclo.

Todo ha cambiado desde entonces en Unidas Podemos. No se espera ningún desaire ostentoso de este grupo y de los ministros del Gobierno, aunque está aún por ver si hay o no aplausos tras el discurso del Rey. En los acuerdos entre el PSOE y Unidas Podemos para formar el Gobierno de coalición no se incluye la renuncia a las ideas e ideales propios.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >