La menor del clan Le Pen desembarca en España de la mano de Vox

Maréchal se asocia con los fontaneros de Abascal para abrir un centro de estudios en Madrid

Marion Maréchal-Le Pen, el pasado septiembre en París.
Marion Maréchal-Le Pen, el pasado septiembre en París. reuters

Marion Maréchal-Le Pen, nieta y sobrina de las dos principales figuras de la ultraderecha francesa, desembarcará en España de la mano de Vox. La más joven del clan Le Pen ha negociado con Kiko Méndez-Monasterio y Gabriel Ariza, dos de los más estrechos colaboradores de Santiago Abascal, la apertura en Madrid de una sucursal de su centro de estudios. Maréchal, gran esperanza de su campo ideológico en Francia, anunció esta semana la apertura en septiembre de una filial en Madrid del Instituto de Ciencias Sociales, Económicas y Políticas (ISSEP, por sus siglas en francés), la institución que ella fundó en Lyon en 2018. La ISSEP, que se postula como una alternativa a las universidades tradicionales, quiere formar a las futuras élites del conservadurismo más duro.

Más información
Vox rechaza en Valencia una declaración sobre el Holocausto porque condena la LGTBIfobia
Vox se deshace en Ceuta y Melilla
El exilio iraní pagó ocho meses los sueldos de Abascal y Espinosa

“Hoy terminamos los trámites administrativos con el equipo español para crear ISSEP Madrid. Esta filial del ISSEP Lyon abrirá sus puertas dentro de muy poco para recibir a sus estudiantes”, anunció el 29 de enero Maréchal en un mensaje en la red social Twitter.

La exdiputada del Frente Nacional francés (hoy rebautizado como Reagrupamiento Nacional), nieta del fundador del partido, Jean Marie Le Pen, y sobrina de su actual líder, Marine Le Pen, no ha querido revelar quiénes son sus socios españoles y se ha limitado a señalar que se trata de “un equipo de empresarios españoles de entre 30 y 45 años procedentes de sectores variados y pertenecientes a la sociedad civil”.

“Le preciso que ninguno tiene un mandato electivo”, ha insistido Maréchal en declaraciones a EL PAÍS. “Son ellos quienes se pusieron en contacto con nosotros para duplicar el modelo del ISSEP en España”, ha añadido, sin precisar su identidad.

No obstante, en la fotografía que difundió Maréchal en el tuit en el que anunció el proyecto se identifican, además de a ella misma presidiendo la reunión, a los dos principales fontaneros de Vox: Kiko Méndez-Monasterio y Gabriel Ariza.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Méndez-Monasterio es la mano derecha de Abascal, como él mismo ha reconocido, y su asesor áulico en comunicación. Columnista y tertuliano, coautor de varios libros con el líder de Vox, fue director de La Gaceta entre 2015 y 2017, cuando pertenecía al grupo Intereconomía. En 1999, fue condenado por agredir a tres estudiantes universitarios entre los que se encontraba el ahora vicepresidente Pablo Iglesias.

Gabriel Ariza es hijo de Julio Ariza, dueño del Grupo Intereconomía, hoy en liquidación, que sirvió como laboratorio y altavoz mediático de Vox. Hasta diciembre, dirigió la web Infovaticana, enfrentada a la línea del actual Papa. En septiembre pasado sirvió como introductor de Abascal en Roma, donde le recibió el cardenal Robert Sarah, representante del ala más ultra de la jerarquía eclesiástica, y se reunió con el líder de la Liga, Matteo Salvini. Además, Gabriel Ariza es propietario de Tizona, la empresa que elabora los argumentarios para los cargos de Vox y organizó sus dos grandes mítines en la plaza madrileña de Vistalegre, en 2018 y 2019.

Maréchal, de 30 años, que ha dejado de usar en público su segundo apellido, asegura que no será candidata al Elíseo en 2022, pero sus seguidores la ven como la mujer providencial que puede unir a la franja más dura de la derecha francesa con la ultraderecha, y romper así el cordón sanitario que le impide llegar al poder.

Dar la guerra cultural a la izquierda

Maréchal anuncia que las clases del ISSEP en España comenzarán en septiembre. La contratación de profesores “está en curso”, asegura. “Nos encontramos en el estadio de las gestiones administrativas. Los locales deberían abrir en Madrid dentro de unas semanas”, añade.

En septiembre pasado defendió que el combate político debe librarse desde la sociedad civil. “Es el famoso combate cultural”, dijo, citando al filósofo comunista italiano Antonio Gramsci. “La izquierda no se ha equivocado al controlar las palancas del pensamiento: la educación, la cultura, los medios. Así asienta su dominio político y aterroriza a la derecha, que pasa el tiempo excusándose por ser de derechas”.

El ISSEP es su instrumento para librar esa batalla. "Esperamos contribuir a la emergencia de una nueva generación de dirigentes al servicio de su país", proclama. El diario Le Parisien reveló en diciembre que el ISSEP ha firmado acuerdos con la universidad Usek —una escuela privada cristiana en Beirut— y la universidad de Estado de San Petersburgo, en Rusia.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS