Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía del Supremo estudiará si las palabras de Rocío Monasterio sobre menores extranjeros son delito de odio

La dirigente de Vox dijo que contituían una "incitación directa a la violenica" en un acto frente a un centro para jóvenes migrantes

La diputada de Vox, Rocío Monasterio, tras un acto electoral frente a un centro de menores extranjeros el 4 de noviembre en Sevilla. En vídeo, las declaraciones que hizo Rocío Monasterio.

La Fiscalía de Sevilla ha comunicado a la secretaría técnica de la Fiscalía General del Estado sus conclusiones sobre las declaraciones que la dirigente de Vox, Rocío Monasterio, realizó durante un acto electoral el pasado 4 de noviembre frente a un centro de menores no acompañados. El Ministerio Público abrió diligencias de investigación para determinar si las palabras de la diputada de la Asamblea de Madrid, -habló de “manada de menas [menores extranjeros no acompañados]” y dijo que constituían “una incitación directa a la violencia”- eran constitutivas de un delito de odio. Será la Fiscalía del Supremo quien estudiará si existe base penal suficiente para elevar denuncia ante el alto tribunal.

No ha trascendido si la Fiscalía de Sevilla considera que hubo delito al odio, pero fuentes del Ministerio Público han explicado a este diario que están pendientes de comprobar si la secretaría técnica comparte su criterio sobre el caso, informa Javier Martín-Arroyo. Los miembros de la Asamblea de Madrid, como Monasterio, están aforados ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Pero como los hechos que se investigan se produjeron fuera del esa comunidad le compete a la Fiscalía del Tribunal Supremo y al alto tribunal conocer del caso, en el supuesto de que se apreciaran indicios de un delito de odio, tal y como estipula el artículo 11.6 del Estatuto de Autonomía que recoge que "fuera de dicho territorio, la responsabilidad penal será exigible en los mismos términos ante la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo".

Fue una denuncia interpuesta por la líder de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, un día después de que Monasterio pronunciara sus palabras frente a un centro de menores de la capital andaluza, la que motivó el inicio de las actuaciones por parte de la fiscalía. Durante su investigación, el Minsterio Público reclamó a la dirigente de Podemos el vídeo completo de la intervención de Monasterio para poder tener más datos sobre la motivación de su denuncia, ya que la grabación presentada era corta, según han indicado fuentes de la formación morada. En su escrito, Rodríguez alegaba que “las frases pronunciadas por doña Rocío Monasterio San Martín tienen un claro contenido racista y xenófobo siendo el único motivo que los menores son extranjeros. Es decir, se trata de una cuestión racial”, y pedía que se adoptaran "las medidas necesarias para el cese de las acciones y de los delitos que violentan la seguridad de los menores referidos".

Rodríguez también presentó una queja ante el Defensor del Menor y del Pueblo de Andalucía en la que acusaba a la Junta de no haber desarrollado "ninguna actuación para evitar el acto y garantizar los derechos de dichos menores". Su petición fue archivada al estar abierta la investigación en sede fiscal. Hoy, la líder de Adelante Andalucía ha manifestado por Twitter su satisfacción por la elevación del caso ante la Fiscalía del Supremo. "Vamos a seguir luchando contra el odio y la ultraderecha desde todos los ámbitos", ha manifestado en su cuenta.

El centro de menores de Sevilla ha estado rodeado de polémica incluso desde antes de su inauguración. Varias asociaciones de vecinos del distrito de La Macarena, en el centro de la capital andaluza, se manifestaron en contra de su apertura antes del verano, vinculando la presencia de los menores con el incremento de la delincuencia en el barrio. En sus concentraciones estuvieron apoyados por parlamentarios de Vox. Estas mismas agrupaciones vecinales consiguieron paralizar un año antes —con el asesoramiento del presidente de la formación de extrema derecha en el Parlamento andaluz, Francisco Serrano, que reside en la zona—, la inauguración de un centro de acogimiento temporal de migrantes, esgrimiendo los mismos argumentos que vinculaban inmigración con el incremento de la delincuencia. Paralelamente, otras asociaciones de vecinos se han manifestado a favor de la presencia de estos jóvenes.

Algunos de sus integrantes plantaron cara a Monasterio el pasado 4 de noviembre. Ese día la diputada fue acompañada de varios dirigentes de Vox en Andalucía, entre ellos la diputada por Sevilla en el Congreso, Reyes Romero, la líder de la formación de extrema derecha en el Ayuntamiento de Sevilla, María Cristina Pelaez, o el que fuera su cabeza de lista a las elecciones autonómicas andaluzas, Francisco Serrano.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >