Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia autoriza la extradición de Josu Ternera a España

El juez permite que se le pueda juzgar por el atentado en la casa cuartel de Zaragoza de 1987

Josu Ternera
Josu Ternera, momentos antes de su detención en Sallanches, el 16 de mayo Atlas

El Tribunal de Apelación de París ha dado su visto bueno este miércoles a la extradición de José Antonio Urrutikoetxea, Josu Ternera, por el atentado contra la casa cuartel de la Guardia Civil en Zaragoza en 1987 que causó 11 muertos, entre ellos seis niños, y decenas de heridos. La decisión sin embargo será recurrida ante el Tribunal Supremo francés por la defensa del etarra, que tiene aún pendientes otra demanda de extradición y dos euroórdenes. El tribunal francés ha aplazado su decisión sobre estas hasta el 4 de marzo, alegando que necesita más información sobre las mismas de España.

En total, la nueva vista en París duró solo 11 minutos. Suficientes sin embargo para que la sala de instrucción encargada de los expedientes de extradición en el tribunal de apelación de París diera una de cal y una de arena: si bien abrió la vía a que Ternera responda en España por uno de los atentados que más marcaron a la sociedad española en los años más duros de ETA, dejó claro que sigue teniendo dudas sobre los otros casos por los que se le quiere juzgar en territorio español. Y eso que ya en una vista previa, en diciembre, había aplazado hasta hoy la audiencia sobre las dos euroórdenes también pendientes —por delitos de lesa humanidad y financiación de ETA a través de herriko tabernas precisamente para pedir más datos. Antes de decidir si aprueba también la demanda de extradición emitida contra Urrutikoetxea por el asesinato en 1980 de Luis María Hergueta Guinea, directivo de Michelin, y las dos euroórdenes, la presidenta de la cámara indicó este miércoles que necesitaba más información sobre la fecha exacta de los hechos que se le imputan, la legislación aplicable, especialmente las “penas máximas” que se le podrían imponer, así como sobre la fecha de prescripción de los hechos. La próxima vista ha sido fijada para el 4 de marzo.

Para una de los abogados de Urrutikoetxea, Laure Heinich, este hecho refuerza la tesis de la defensa de que hay una “opacidad” de parte de las autoridades españolas que quieren politizar un caso contra un “símbolo” como es Josu Ternera, a quien describió como “un facilitador, el principal artesano por la paz”. En el mismo sentido se manifestó el hijo del histórico dirigente etarra, Egoitz Urrutikoetxea, para quien en España “existe una voluntad de encerrar el problema vasco en el pasado”.

Heinich indicó que la defensa recurrirá la extradición aprobada este miércoles ante el Tribunal Supremo, aunque no dio pistas sobre los tiempos. Josu Ternera, que permanece en prisión provisional desde su detención el 16 de mayo pasado en la localidad de Sallanches, en los Alpes franceses, no hizo declaraciones ante el tribunal y se limitó a firmar las actas. Operado a principios de septiembre de próstata —sufre un cáncer diagnosticado hace años y por el que fue finalmente atrapado tras casi 17 años en la clandestinidad, en el momento en que iba a entrar en una clínica alpina a someterse a una cirugía— el exjefe etarra, pese a su extremada delgadez, se mantiene “combativo”, según su abogada.

Ternera fue detenido el pasado 16 de mayo a las siete de la mañana en el aparcamiento de un hospital de la localidad de Sallanches, en los Alpes franceses, en una operación conjunta de la Guardia Civil y la DGSI (el servicio de inteligencia francés).

Los investigadores creen que pasaba buena parte del día escondido en el bosque. El que fue jefe político de ETA, de 69 años, llevaba fugado 17. Francia tenía dictada una orden de detención contra él para que cumpla una condena de ocho años que le impuso en rebeldía en junio de 2017. En España lo reclaman cuatro juzgados de la Audiencia Nacional. El seguimiento a un antiguo colaborador del dirigente etarra dio la pista que llevó a su arresto.

El histórico dirigente de la banda terrorista militó en ETA medio siglo y desempeñó prácticamente todas las funciones orgánicas. Estaba en paradero desconocido desde 2002. El Tribunal Supremo le citó hace ya 17 años para tomarle declaración por su participación en el atentado de la casa cuartel de Zaragoza. Ternera, que entonces era diputado de Euskal Herritarrok y formaba parte de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara vasca, se dio a la fuga y recuperó su vida en la clandestinidad.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información