Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una marcha contra la investidura reúne a miles de personas en Madrid

El alcalde Martínez-Almeida carga contra Pedro Sánchez por su pacto con ERC

madrid manifestacion
El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, durante la manifestación de esta mañana.

Una manifestación convocada por un grupo de ciudadanos contra la investidura de Pedro Sánchez congregó ayer a 15.000 personas en la plaza de Colón de Madrid, según cálculos de la Delegación de Gobierno. A la marcha, bajo el lema “Por el futuro de España unida”, acudieron el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, del PP, y la vicealcaldesa, Begoña Villacís, de Ciudadanos. El regidor de la capital censuró líder socialista: “No merece ser presidente”.

Colón vuelve a ser el escenario para que la oposición a Sánchez muestre su músculo, tras la manifestación de febrero de 2019 contra la negociación con los independentistas y a la que acudieron los entonces líderes de PP, Ciudadanos y Vox. A la misma hora que en el Congreso se celebraba la primera jornada del debate de investidura, miles de personas se congregaban en esa plaza emblemática para la derecha contra el acuerdo alcanzado entre PSOE y ERC.

El mensaje era claro, y así lo supo el alcalde de la capital, quien compareció ante los medios una vez acabada la concentración. El alcalde madrileño cargó contra Pedro Sánchez y lo reciminó por “pactar con delincuentes”, en alusión al líder de ERC, Oriol Junqueras, condenado a 13 años de prisión por sedición y malversación: “¿De verdad el Gobierno se puede decidir en una cárcel?”, se preguntó.El alcalde estuvo acompañado por la vicealcaldesa, Begoña Villacís, de Ciudadanos, Ana Comíns, secretaria general del PP en la Comunidad y el portavoz popular en la Asamblea regional, Alfonso Serrano.

Vista general de la plaza de Colón al final de la manifestación.
Vista general de la plaza de Colón al final de la manifestación.

Poco se sabe de los organizadores de la concentración, cuya convocatoria se extendió por redes sociales desde hace semanas, pero que cobró fuerza a partir del acuerdo entre los socialistas y ERC. Y se multiplicó tras la confirmación de que el debate de investidura se realizaría el sábado. El primero en organizarla fue Íñigo Fernández de Araoz, un ingeniero de 27 años. “No quiero dar declaraciones”, señaló. Paloma Aguilera, una de las organizadores, aclaró que la convocatoria coincidió con la investidura por casualidad: “No teníamos ni idea de que iba a ser el mismo día”.

A título personal

Los convocantes aseguraron que la presencia de algunos políticos fue “a título personal” y que en ningún momento “significa un vínculo con algún partido”. Aunque un día antes, la convocatoria fue difundida por integrantes de la formación conservadora, e incluso fue compartida por la portavoz en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo. “Esto no va ni de derechas ni de izquierdas”, sostuvieron los ciudadanos en la cabecera de la marcha. Lo cierto es que ese no fue el ánimo de la protesta.

Después de una hora de movilización, los organizadores leyeron un manifiesto desde la plaza. La lectura estuvo llena de elementos del discurso político de la derecha: “El diálogo, solo con quienes respetan a nuestras instituciones”. Fue allí cuando el alcalde madrileño aprovechó los ánimos. El edil popular rechazó la coalición entre PSOE y Unidas Podemos, a la que calificó de “social-comunistas”. Y fue más allá. Recriminó que el presidente en funciones no tiene interés “ni por España ni por los españoles ni por el futuro de la nación, solo exclusivamente por él”. Los asistentes aplaudieron. Alguno incluso lo invitó al Congreso: “Vamos al Parlamento, José Luis”, los manifestantes que lo rodeaban rieron . El edil sonrió. Cuando se le preguntó por su presencia, se limitó a decir que la concentración solo era una expresión de los ciudadanos y no de su partido. Él solo era uno más. El alcalde Almeida consiguió su foto.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información