Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rufián: “España nos roba es el peor eslogan de la historia, es mentira. A mí me roban Bárcenas, Rato, Pujol”

ERC advierte a Sánchez: “Sin mesa de diálogo, no hay legislatura”

Gabriel Rufián, durante su intervención en el Congreso. En vídeo, resumen de la intervención de Rufián.

Al igual que el PP, el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, ha recordado durante su intervención en el debate de investidura antiguas declaraciones de Pedro Sánchez contra los independentistas, pero ha atribuido esos "bandazos" a la presión de la derecha y al "consejo de algún gurú electoral". "Le dijeron que mejor mano dura en Cataluña. No pasa nada. Les ha pasado a todos. La campaña que hizo insultando a la escuela pública catalana, a los medios públicos catalanes y las personas que votaron el 1 de octubre fue de una enorme miopía e irresponsabilidad. Pero bienvenidos al diálogo", ha señalado. Rufián ha lanzado, no obstante, una advertencia: "¿Cómo hacemos para que el PSOE cumpla? Lo voy a decir muy claro: si no hay mesa [bilateral de diálogo con la Generalitat], no hay legislatura. Y ERC ya lo ha hecho antes". Su voto en contra al proyecto de los Presupuestos provocó el adelanto electoral en abril de 2019. El partido independentista había celebrado unas horas antes una reunión extraordinaria de su ejecutiva. Tras tres horas de debate, decidió mantener la abstención de sus 13 diputados, clave para la investidura de Sánchez.

"Despreocúpese. La mesa va a existir", le ha replicado Sánchez. "Yo siempre he hablado de conflicto político en Cataluña. También de crisis de convivencia. Y no creo que sean incompatibles", ha añadido. El presidente en funciones ha aclarado, a continuación, que "la autodeterminación no es constitucional" y apuntó a "otras cuestiones que tienen que ver más con la política y lo social". "La música que llega del PSOE suena bien, es diferente. También conviene recordar que forma parte de un contexto de cierta debilidad", apuntó después el portavoz de ERC en su turno de réplica.

El portavoz de ERC atribuyó la crisis de convivencia en Cataluña a factores económicos más que al procés: "Son los desahucios, no las urnas", ha dicho. "El peor eslogan de la historia es 'España nos roba'. Es mentira. A mí no me roba una señora de Malasaña que cobra la misma pensión que mi abuela. A mí me roban Rato, Bárcenas, Pujol y Millet. Y me da igual la bandera que tengan".

El líder del PSOE se ha referido a la situación del líder de ERC, Oriol Junqueras, en prisión. "La derecha me critica; dice: 'el señor Sánchez está negociando su investidura con un preso'. Y, probablemente sin quererlo, lo que están diciendo es algo muy evidente, una obviedad. Esta es la consecuencia de todo, esta es la situación que vivimos. La situación de ver cómo la deriva judicial al final ha hecho imposible poder hacer política, o que la política, al final, vaya por detrás de los acontecimientos judiciales. Y en ese sentido, creo que es importante devolver el conflicto político a la política".

Rufián ha iniciado su intervención dirigiéndose al PP, y no al candidato, Pedro Sánchez, para burlarse de las denuncias de opacidad en el pacto con el PSOE: "Señorías, si tienen wifi, está en la web". Durante su discurso, ha llamado "asilvestrada" a la derecha y la ha presentado como "un monstruo" que los socialistas habían "alimentado en algún momento".

El portavoz de ERC ha calificado de "salvajada" y "golpe de Estado en toda regla" la decisión de la Junta Electoral de cesar a Quim Torra como presidente de la Generalitat. "Ha sido su última bala. De hecho, lo anunciaron antes por Twitter, de primero de golpismo", ha declarado, en alusión a los tuits del PP, que presentó sendos recursos para apartar a Torra e impedir que Junqueras sea eurodiputado. También el PSOE se ha mostrado contrariado por la decisión de la Junta Electoral, motivo por el que el presidente popular, Pablo Casado, aseguró esta mañana que si Sánchez no actúa para que se ejecute esa resolución, lo llevarán a los tribunales por "prevaricar".

Rufián ha dirigido su mensaje dentro y fuera del hemiciclo, justificando en Madrid y en Cataluña la decisión de su partido de permitir la investidura de Sánchez. "Dijimos que sentaríamos al Gobierno de España en una mesa de diálogo y es lo que hemos hecho", reivindicó. "No es un acuerdo que nace de la candidez, sino de la necesidad". "Lo que no unió el afecto, lo unió el espanto", añadió, señalando a la bancada de la derecha.

Junts per Catalunya tilda de "golpe de Estado" la inhabilitación de Torra

JOSÉ MARCOS / ELSA GARCÍA DE BLAS

La competencia entre Junts per Catalunya y ERC por la hegemonía en el independentismo, que se antoja decisiva en el probable adelanto electoral en Cataluña, quedó patente en los argumentos de los neoconvergentes para permanecer en el voto en contra de la investidura. Su portavoz, Laura Borràs, a la que el Tribunal Supremo investigará por adjudicar contratos a dedo por un importe de 260.000 euros, justificó el voto negativo de los ocho diputados de su formación frente a la abstención de los 13 republicanos por el escepticismo que les genera el candidato del PSOE.

Borràs puso en duda la “credibilidad” de Pedro Sánchez, el de “los mil rostros” al que acusó de permitir “abusos democráticos”. La dirigente de Junts per Catalunya equiparó la resolución de la Junta Electoral Central (JEC) que inhabilitó el viernes a Quim Torra como president de la Generalitat como un “golpe de Estado” similar al de Antonio Tejero, ex teniente coronel de la Guardia Civil, el 23-F de 1981. “Con la resolución de la JEC, se puso en marcha un nuevo golpe de Estado contra la máxima institución de Cataluña”, insistió Borràs. La diputada del partido de Carles Puigdemont también afirmó que el Gobierno central estaba aplicando una “represión feroz que no cesa” y consideró insuficiente el acuerdo con ERC para resolver el “conflicto político” catalán. “No espere que con un planteamiento tan de mínimos los catalanes le concibamos como un estadista, sino como un mal menor, pero malo al fin y al cabo”, zanjó. El presidente en funciones animó a su interlocutora a hacer autocrítica y reconocer que fue un error la declaración unilateral de independencia en 2017. No tuvo éxito. La propuesta de Sánchez para resolver la crisis territorial fue la mejora del autogobierno.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información