Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rosa Lluch entra en la quiniela de los ministrables

La negociación del PSOE y Unidas Podemos está casi lista a la espera de ERC

La historiadora Rosa Lluch, junto a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en un mitin en Barcelona.
La historiadora Rosa Lluch, junto a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en un mitin en Barcelona.

Unidas Podemos ya tiene prácticamente perfilados todos sus ministerios. Nadie quiere confirmar nada de manera oficial y los negociadores se han comprometido a mantener un hermetismo total que están respetando. Pero, por las conversaciones de distintos dirigentes con acceso a las cúpulas de los dos partidos, todo indica que finalmente serán una vicepresidencia y cuatro ministerios.

Al grupo clave de Pablo Iglesias (vicepresidente a cargo de una gran cartera social), Irene Montero (ministra de Igualdad), Yolanda Díaz (Trabajo sin Seguridad Social) y una persona del mundo universitario catalán, que podría ser la historiadora Rosa Lluch —hija de Ernest Lluch, el exministro socialista asesinado en noviembre de 2000 por ETA— para llevar Universidades (sin Ciencia), se añadiría Alberto Garzón, el coordinador de Izquierda Unida, el otro gran grupo, con el que dirige Ada Colau, con peso en Unidas Podemos. Garzón es economista y podría ocupar un ministerio de nueva creación que tenga relación con su especialidad.

Iglesias lograría así un equilibrio interno clave para iniciar su primera experiencia de Gobierno. En julio, durante las negociaciones fallidas de la investidura, el líder de Podemos recibió críticas internas muy fuertes porque nadie de IU ni de los comunes estuvo en el equipo negociador, que solo tenía dos personas cercanas a Iglesias, Pablo Echenique e Ione Belarra. IU y los comunes mostraron su malestar por el rechazo de Podemos a la última propuesta del PSOE.

Iglesias rectificó después e incorporó a Jaume Asens, cercano a Colau, y Enrique Santiago, secretario general del PCE y dirigente de IU, al equipo negociador. Aunque fue inútil porque no hubo posibilidad de nuevas ofertas. Ahora Iglesias busca el equilibrio interno para iniciar con las aguas calmadas su primera experiencia de Gobierno, pero sobre todo está concentrado en hacer fichajes en los segundos niveles para no fallar en la gestión, el gran desafío de Podemos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >