Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urdangarin pide al juez ampliar sus salidas para hacer voluntariado y el fiscal se opone

El marido de la infanta Cristina, que también ha pedido un permiso navideño, quiere salir tres días a la semana

iñaki urdangarin
Iñaki Urdangarin abandona el centro de voluntariado al que asiste desde septiembre. GTRES

Iñaki Urdangarin, esposo de la infanta Cristina y cuñado del Rey, ha solicitado al juez de Vigilancia Penitenciaria 1 de Castilla y León, Florencio de Marcos, que le amplíe de dos a tres el número de salidas semanales de prisión para colaborar como voluntario en una ONG. Urdangarin, que desde septiembre sale todos los martes y jueves durante ocho horas de la cárcel de Brieva (Ávila), donde cumple condena, formuló esta petición el 21 de noviembre. La Fiscalía, que ya recurrió la salida de Urdangarin para ejercer el voluntariado, se opone ahora a que se amplíe este beneficio penitenciario, según ha adelantado El Mundo y ha confirmado este periódico.

El marido de la infanta –condenado por delitos de corrupción a cinco años y diez meses de prisión– sale todos los martes y jueves durante ocho horas para desplazarse a Pozuelo de Alarcón (Madrid) a trabajar con discapacitados en el Hogar Don Orione, dependiente de una congregación religiosa. Las salidas fueron autorizadas por el juez De Marcos al amparo del artículo 117 del Reglamento Penitenciario, que permite a los reclusos clasificados en segundo grado –el régimen penitenciario ordinario– “acudir regularmente a una institución exterior para la realización de un programa concreto de atención especializada, siempre que este sea necesario para su tratamiento y reinserción social”. Esta medida se reserva a reclusos con “baja peligrosidad social” y en los que no se adviertan riesgos de quebrantamiento de condena. Este artículo se ha aplicado en los seis primeros meses de 2019 a 263 reclusos, según fuentes penitenciarias.

Aquella decisión fue tomada en contra del criterio tanto de la junta de tratamiento –órgano técnico de la cárcel encargado de proponer sobre permisos y la situación penitenciaria de los reclusos- como de la Fiscalía, que consideraban que el riesgo de reincidencia de Urdangarin era entonces “medio-alto” dado lo elevado de la pena y el tipo de delito. La Fiscalía presentó un recurso, que no prosperó, para que se revocase la autorización al considerar que el programa de voluntariado no cumplía los requisitos que fija el artículo 117 del Régimen Penitenciario esgrimido por el juez para permitir las salidas. Según el recurso, las labores que desempeña el marido de la infanta en el Hogar Don Orione se asemejan más a los llamados trabajos en beneficio de la comunidad, que se utilizan como penas sustitutivas en delitos menores, pero en ningún caso con presos en segundo grado penitenciario.

En el escrito para oponerse a que se le amplíen a tres las salidas semanales, la Fiscalía reitera su negativa a considerar que el régimen de aislamiento en el que el exduque de Palma cumple su condena –es el único recluso en el módulo de hombres de la cárcel de Brieva- le haya sido impuesto por Instituciones Penitenciarias, como destacó el juez para autorizar las salidas. “El señor Urdangarin ingresó voluntariamente y lo hizo escogiendo el Centro Penitenciario de Ávila con conciencia plena de las condiciones en las que se va a desarrollar el cumplimiento de la condena. No consta al ministerio fiscal que haya solicitado en ningún momento traslado de centro”, recogió textualmente en el fiscal en el recurso que presentó entonces.

Aquel recurso fue finalmente rechazado en octubre por la Audiencia Provincial de Ávila, que en el auto en el que confirmó las dos salidas semanales de Urdangarin hizo suyos los razonamientos “brillantes, acertados y profusos” que había utilizado el juez de vigilancia penitenciaria para adoptar la medida.

La petición de Urdangarin de pedir ampliar a tres días su labor de voluntariado se conoce una semana después de que solicitara, tras cumplir un cuarto de su condena, un permiso para pasar la Navidad con su familia. El cuñado del Rey pidió siete días –el máximo que admite el reglamento penitenciario-, pero la junta de tratamiento de la prisión solo avaló cuatro. La propuesta de la cárcel, a la que la Fiscalía no se va a oponer, está también en manos del magistrado De Marcos, que aún no se ha pronunciado.

El magistrado, además de autorizar en septiembre las dos salidas semanales, ya ha atendido anteriormente otras peticiones de Urdangarin. En diciembre de 2018, le autorizó a tener una bicicleta estática en la cárcel para “ocupar las largas horas de soledad”. Entonces, el magistrado justificó su decisión en el peligro para “la salud física y mental” que el cumplimiento de la pena en total aislamiento puede tener para un recluso.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información