Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos redefine su estrategia para combatir su imagen de derechización

El partido se diferenciará más de Vox, priorizará iniciativas parlamentarias de corte liberal en derechos civiles y utilizará un lenguaje más moderado

El presidente de la comisión gestora de Ciudadanos, Manuel García Bofill preside la reunión de la dirección provisional celebrada el martes en su sede.
El presidente de la comisión gestora de Ciudadanos, Manuel García Bofill preside la reunión de la dirección provisional celebrada el martes en su sede. EFE

El nuevo Ciudadanos posterior a la salida de Albert Rivera se ha propuesto tratar de revertir la imagen de derechización que desplazó al partido del centro a ojos del electorado. La gestora pretende recuperar la percepción del partido como una formación centrista: para ello, Cs buscará más la diferenciación con Vox, priorizará iniciativas parlamentarias de corte liberal en derechos civiles y utilizará un lenguaje más moderado. El plan tiene como límite los pactos territoriales con el PP apoyados en Vox, que no se prevén romper.

Una de las reflexiones que más consenso genera en Ciudadanos es que uno de los principales errores de la última etapa que terminó con el desplome electoral fue la estrategia de comunicación. En el partido se ha extendido la percepción de que no se explicaron bien los cambios de estrategia. Ni tampoco se supo convencer a los votantes de que el PSOE hizo tan poco ademán de intentar un acuerdo con Ciudadanos como Cs con los socialistas: la factura del bloqueo político la pagó sobre todo Cs, con su hundimiento de 57 a solo 10 escaños. La gestora que ha tomado las riendas del partido hasta el congreso de la próxima primavera, aunque no puede decidir cambios estratégicos profundos, sí va a intentar revertir la imagen derechizada del partido.

El punto de partida de la reflexión en la dirección provisional es que la imagen de derechización del partido ha calado a pesar de que Cs no se ha movido de sus posiciones. Ni en las políticas que defiende ni siquiera en su programa electoral. “Perder aparentemente el centro nos penaliza más que a la izquierda pactar con los nacionalistas”, se lamentan fuentes de la gestora. Ahora bien, esas mismas fuentes reconocen que los acuerdos territoriales con el PP apoyados en Vox “pudieron penalizar”, aunque no creen que ese fuera el único motivo del desplome electoral. Sea o no desmesurada, la gestora pretende combatir la imagen derechizada del partido: en el CIS, los electores lo sitúan por encima del 7 en la escala ideológica, siendo el cero la extrema izquierda y el diez la extrema derecha.

“Tenemos la obligación y la necesidad de crear la demanda de un espacio liberal en España en el sentido europeo”, señalan fuentes de la gestora. Fue precisamente el presidente francés, Emmanuel Macron —cabeza visible de los liberales en la Unión Europea— quien criticó con dureza los pactos con Vox. Más que recuperar la imagen de partido de centro, la dirección provisional de Cs quiere recobrar el pedigrí liberal. “Vamos a insistir mucho en lo que somos, un partido liberal”, inciden las mismas fuentes. Para ello, en el Congreso, el partido intentará representar “un nuevo eje” más allá del de la izquierda y la derecha priorizando iniciativas de corte liberal como la eutanasia, la gestación subrogada y la legalización del cannabis.

Además, fuentes de la gestora anticipan que van a diferenciarse de Vox. Ya se han visto algunos ejemplos. La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, se enfrentó con el líder de Vox en el Ayuntamiento, Javier Ortega Smith, en un vehemente discurso en el pleno del consistorio, en el que le reprochó que no hubiera sido capaz de mirar a la cara a una víctima de la violencia de género. El 6 de diciembre, Cs abandonó una manifestación convocada en Barcelona por el aniversario de la Constitución al exhibirse una pancarta en la que se pedía la derogación de la ley de violencia machista. En el nuevo Cs creen que un partido liberal “es el espejo que saca sus vergüenzas a la extrema derecha”. “Porque demuestra que se puede defender la unidad de España y al mismo tiempo no criminalizar la inmigración o la violencia de género”.

El límite de la estrategia que marca más distancias con Vox son los acuerdos de Cs en Gobiernos con el PP apoyados en la extrema derecha, que no se van a romper. Pero en la gestora avisan de que “las medidas ideológicas de Vox no van a tener cabida” en sus Gobiernos. Cs pondrá “pie en pared” para impedir que la extrema derecha las incluya para aprobar presupuestos. La política de pactos con el PP como socio preferente y el veto al PSOE se revisarán en la ponencia estratégica de la asamblea de marzo.

Moderación para alejarse de “la banda”

Ciudadanos tiene dos nuevos responsables de comunicación en la gestora que sustituyen a Fernando de Páramo, quien facilitó la renovación al dimitir tras los malos resultados electorales. El diputado malagueño Guillermo Díaz y la periodista gallega Beatriz Pino están a cargo de la nueva estrategia comunicativa.

Los dos nuevos responsables de comunicación pretenden que el partido desarrolle un discurso más profundo y probablemente más moderado en el lenguaje, evitando expresiones como “la banda”, utilizada por Albert Rivera para describir a los socios de Pedro Sánchez en el debate de investidura y que tanto revuelo causó.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >