Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juramentos y promesas por España, por Cataluña, por el planeta y las Trece Rosas

El PP y Vox anuncian acciones legales contra la forma de acatar la Constitución de algunos diputados

La diputada Laura Borrás (JxCat), este martes en el Congreso. En vídeo, así ha sido la constitución de las Cortes.

Los juramentos de acatamiento de la Constitución de los diputados electos han vuelto a convertir en bronco el arranque de la XIV Legislatura. El Congreso más heterogéneo de la historia de la democracia —16 partidos— dejó un sinfín de variantes sobre el “sí, juro” o “sí, prometo” convencional. De lo local a lo global: se juró por la república catalana, por España (así a secas y por la vaciada) y por el Planeta. De lo tangible a lo intangible: por los servicios sociales, por las mujeres asesinadas, por la democracia y por el amor frente al odio. Se prometió la Constitución hasta por las Trece Rosas.

Jurar con alguna ocurrencia se ha convertido en algo habitual —tanto como inaugurar legislaturas— pero eso no ha impedido las quejas de los partidos de la derecha, que acusaron a la recién reelegida presidenta del Congreso, Meritxell Batet, de ser cómplice de lo que consideran un insulto.

Esta vez no hubo pataleo ni golpes en las mesas. Con el espectáculo de la anterior constitución de las Cortes aún en la memoria, a finales de mayo, los partidos de la derecha apostaron esta vez por anunciar medidas legales en lugar de llenar de ruido el hemiciclo para ahogar las fórmulas de acatamiento de sus compañeros de Cámara. El líder del PP, Pablo Casado, se dirigió a Batet: “Usted no debería haber dicho que todos han adquirido la condición de parlamentarios”. Según Casado, la fórmula utilizada en “medio centenar de ocasiones” no había sido válida. El PP anunció que interpondrá un recurso ante la Mesa y ante el Tribunal Constitucional.

Ya lo había avisado antes de arrancar la ronda de acatamientos la portavoz del partido, Cayetana Álvarez de Toledo, al decir que “no caben juramentos con reservas mentales ni verbales”. La popular lanzó una advertencia a la presidenta y a los diputados: “Que se atengan a las consecuencias los diputados y la presidencia si no garantiza que eso sea así”.

En el centro de las críticas están las fórmulas de los partidos independentistas. Los catalanes de Junts y ERC juraron por los “presos políticos” o “el mandato del 1-O”; los de Bildu lo hicieron “por imperativo legal hasta la creación de la república vasca” y “por imperativo legal, hasta lograr una Navarra soberana y una Euskal Herria libre”. Pero hubo más proclamas territoriales. “Prometo defender los intereses legítimos del pueblo valenciano”, dijo Joan Baldoví, de Compromís. O el para “defender Galiza”, del diputado del BNG, Néstor Rego. Al portavoz de Teruel Existe no se le escuchó bien, pero sus dos compañeros en el Senado optaron por una de las fórmulas más largas que se recuerdan: "Para exigir el equilibrio territorial recogido en los artículos 138 y 139 y evitar que tengamos una España vaciada y una desarrollada, sí prometo".

El líder de Vox, Santiago Abascal, aseguró que “no solo no han jurado la Constitución, sino que han hecho un acto de conjura contra la Constitución”. Denuncia a la que sumó la portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas, que calificó las fórmulas de “insultos a la democracia”.

Por alusiones, Batet recordó dos sentencias del Tribunal Constitucional y una interpretación reciente de la Junta Electoral Central que avalan la “flexibilidad” de los requisitos formales y reiteró su consideración de que todas las fórmulas escuchadas habían sido válidas. Así, avisó a los líderes de los partidos de la derecha de que la decisión última es suya y que su deber es acatarla.

Más allá de territorialismo, hubo fórmulas de lo más variadas. Ni siquiera Vox se ajustó al guion. En un proceso en el que los cargos electos hablan a viva voz, sin micrófono, algunas frases resultan casi inaudibles, pero la voz de los 52 de la ultraderecha sobresalió por encima de todas: “Por España, yo juro”. Una variante que hasta Casado consideró un juramento imaginativo.

Las fórmulas usadas

- "Por España, yo juro", los 52 diputados de Vox.

- "Por la libertad de los/las presos/as políticos y hasta la constitución de la república catalana, por imperativo legal, sí, prometo", ha sido la fórmula elegida, en catalán, por ERC.

- Por "lealtad al mandato democrático del 1 de octubre, por fidelidad al pueblo catalán, por la libertad de los presos y por imperativo legal", también en catalán, de los diputados de Junts.

- "Por imperativo legal prometo, en lealtad primera y última a nuestro pueblo", han dicho por su parte los diputados de la CUP.

- Bildu: "Por imperativo legal hasta la creación de la República Vasca" y "por imperativo legal, hasta lograr una Navarra soberana y una Euskal Herria libre".

- Unidas Podemos: Algunos diputados han prometido "por la democracia y los derechos sociales" mientras que Juantxo López de Uralde lo ha hecho por el planeta y Rafael Mayoral "por las clases trabajadoras". El líder de la formación, Pablo Iglesias, se ha limitado en esta ocasión a prometer. El secretario primero de la Mesa, Gerardo Pisarello, ha aludido en su juramento a "las trece rosas". Su compañera de los comunes Aina Vidal ha recordado a "la clase trabajadora", Joan Mena a "un país en el que el amor gane al odio" y Laura López "por un país verde donde todos tengan derecho a la vivienda".

- "Prometo defender los intereses legítimos del pueblo valenciano", ha dicho por su parte el diputado de Compromís Joan Baldoví mientras que también Tomás Guitarte, de Teruel Existe, y el cántabro José María Mazón han aludido a sus respectivas regiones.

- Néstor Rego, del Bloque Nacionalista Galego, ha prometido también por imperativo legal y con el compromiso de "defender Galiza".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información