Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una juez feminista y experta en violencia contra las mujeres

La próxima presidenta del Senado, Pilar Llop, llegó a la política desde la judicatura. Trabajadora tenaz y políglota, es muy apreciada por sus equipos

Pilar Llop, durante una entrevista con EL PAÍS, el pasado diciembre.

Pilar Llop (Madrid, 1973) lleva un par de años de vértigo. Saltó de la judicatura a la política y empezó como diputada en la Asamblea de Madrid por el PSOE dentro del equipo de Ángel Gabilondo. En julio de 2018, fue elegida delegada del Gobierno para la Violencia de Género, un puesto desde el que ha buscado impulsar el cumplimiento de acuerdos internacionales como el Convenio de Estambul, que establece que la violencia contra las mujeres va más allá de las relaciones de pareja o expareja. Después, entró en el Senado. Y previsiblemente se convertirá en la próxima presidenta del Senado, a propuesta del PSOE. En medio, ha sido madre de una niña.

Esta madrileña, hija de un taxista y una peluquera, se ha desenvuelto en los distintos puestos que ha desempeñado como una trabajadora tenaz, experta y estudiosa, y muy apreciada por sus equipos. Una de sus antiguas colaboradoras la defiende como una mujer "sensata y a la vez valiente, firme en sus convicciones". Entre sus virtudes, esta excompañera de trabajo destaca que no elude ningún debate, que es leal y sabe escuchar, "una virtud que no abunda en política". En el PSOE madrileño goza de la confianza de Gabilondo y también de José Manuel Franco, secretario general del partido en la Comunidad. No está afiliada al partido.

Llop posee una amplia formación jurídica. Como juez experta en violencia machista y también desde sus distintos puestos de responsabilidad, ha defendido la necesidad de una mejor formación para los jueces que atienden estos casos. Su último destino judicial fue el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 5 de Madrid.

De marzo de 2011 a abril de 2015 fue letrada del Gabinete Técnico del Consejo General del Poder Judicial, con responsabilidades como la jefatura de la Sección del citado observatorio o secretaria de la Comisión de Igualdad. Trabajó con la magistrada Inmaculada Montalbán, expresidenta del organismo, a la que considera mentora y amiga. "Desde el momento en que entró como letrada del Observatorio demostró una gran capacidad de trabajo", explica Montalbán en un mensaje. La expresidenta del Observatorio destaca "su gran profesionalidad y especial sensibilidad en todas las cuestiones relacionadas con la violencia de género". Y añade: "Trabajamos juntas cuatro años muy interesantes e intensos. Se lo merece y realizará una gran labor en la Presidencia del Senado".

La propia Llop explicaba en una entrevista con EL PAÍS el pasado diciembre el gran desafío de la violencia machista entendida en todas sus vertientes: "Erradicar la violencia contra las mujeres es el compromiso de todas las Administraciones, no solo la violencia en el ámbito de la pareja o expareja sino en su totalidad". Y reclamaba: "Hay que mejorar la lucha contra aspectos que provocan esa violencia: la educación, la respuesta institucional, las ayudas. Una democracia en la que la mitad de la población vierte violencia sobre la otra mitad no es democracia".

La futura presidenta del Senado es feminista. "Las mujeres tenemos que ser libres en todos los espacios públicos", explicaba a este diario en el encuentro de diciembre. Desde el PSOE conciben su nuevo puesto como un gesto hacia el movimiento feminista. Es también un intento de acallar algunas de las voces críticas que han surgido dentro del propio partido después de que trascendiera que el equipo de Pedro Sánchez está a punto de dejar el Ministerio de Igualdad en manos de sus potenciales socios de Gobierno, Unidas Podemos. Se trata de una cartera de gran simbolismo en el Gobierno con más ministras de la historia de España y de la actual Europa y hasta ahora ha estado ocupada, sin rango de ministerio exclusivo, por la número dos del Ejecutivo, la vicepresidenta Carmen Calvo.

Llop es licenciada en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y especialista en traducción jurídica de inglés y español por la Universidad de Alicante. En su currículo consta que domina tres idiomas además del castellano (inglés, francés y alemán) y se defiende en italiano y búlgaro. Trabajó un año en Bulgaria como asesora de un proyecto para reforzar el sistema judicial de ese país.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información