Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Imputados cinco cargos de Loterías por el falso extravío de un boleto premiado con 4,7 millones

Entre los investigados están el lotero de A Coruña acusado de quedarse con la papeleta y su hermano

loteria
Miguel Reija, delegado de Loterías en A Coruña y hermano del lotero, este viernes a su llegada a los juzgados de la ciudad. EFE

El caso del afortunado sin suerte que extravió en A Coruña hace siete años un boleto de la Primitiva premiado con 4,7 millones ha dejado de ser un asunto de azar. Manuel Reija, el lotero del centro de la ciudad que estaba a punto de cobrar el dinero después de haber dicho que lo había hallado casualmente en el mostrador de su administración, está siendo investigado por un presunto delito de estafa cualificada. Y con él están bajo sospecha su hermano, Miguel Reija, delegado entonces de Loterías y Apuestas del Estado en la provincia de A Coruña, y otros cuatro cargos de este ente público dependiente del Ministerio de Hacienda. Las pesquisas apuntan ahora a que lo que en principio se consideró un premio perdido fue en realidad sustraído.

El lotero y su hermano directivo de Loterías han declarado este viernes como investigados ante la titular del juzgado de instrucción número 7 de A Coruña y el resto de imputados lo harán en enero. Los investigadores sospechan que Reija ocultó el premio al acertante, ya fallecido, cuando el 2 de julio de 2012 acudió a su administración, la número 22, a comprobar si había resultado agraciado. Una prueba policial practicada recientemente desveló que el lotero metió el boleto ganador en la terminal donde se comprueban las combinaciones ganadoras a la misma hora a la que uno de los reclamantes del dinero declaró haber estado en su oficina. El supuesto acertante abandonó, sin embargo, el establecimiento con solo tres euros y gracias a otras apuestas.

La abogada del reclamante del premio ya fallecido, Belén Canosa, ha explicado que aún no se ha practicado "prácticamente ninguna" de las numerosas diligencias solicitadas para aclarar lo que ocurrió en 2012. "Tenemos la esperanza de que con este procedimiento aflore la verdad", ha afirmado la letrada a su llegada a los juzgados de A Coruña. La Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado (Selae) se ha negado a valorar las imputaciones que pesan sobre sus directivos por estar el caso abierto y se ha negado a aclarar incluso si aún siguen en sus puestos.

Son varias las incógnitas que extienden sospechas sobre la actuación de Loterías del Estado, cuyo delegado en la ciudad es precisamente el hermano del lotero. Desde que el boleto fue premiado hasta que se inició la búsqueda del ganador con la publicación de un anuncio sobre el extravío en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) pasaron un total 14 meses, una demora inexplicable. La policía ha apreciado además irregularidades en la copia del original que el organismo envió al juzgado coruñés que investiga los hechos y asegura que ha pedido información a la Selae que no le ha sido facilitada.

El hombre fallecido al que la policía considera el verdadero dueño del boleto millonario fue el primero en reclamarlo. El jugoso premio fue reivindicado después por más de 200 personas cuando el Ayuntamiento de A Coruña abrió un procedimiento para buscar al agraciado antes de que el lotero se quedase con el dinero. Uno de los demandantes presentó una denuncia en los juzgados y esas pesquisas son las que han acabado desmontando la inocente versión de los hechos que había dado el dueño de la administración de loterías ubicada en la céntrica plaza de San Agustín.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >