Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez belga acepta dar más tiempo a los ‘exconsellers’ Puig y Comín para preparar su defensa

La justicia belga unifica la causa con la de Carles Puigdemont y aplaza la vista al 16 de diciembre

Lluis Puig y Toni Comin
Los exconsejeros Lluís Puig y Toni Comín, junto a sus abogados, Simon Bekaert y Christophe Marchand, a la salida del Palacio de Justicia de Bruselas, este viernes. REUTERS

La justicia belga ha aceptado este viernes posponer al 16 de diciembre la primera vista sobre la euroorden de los exconsejeros independentistas Toni Comín, acusado de sedición y malversación,y Lluís Puig, reclamado solo por malversación. La decisión del magistrado era esperada, dado que ya le fue concedido un aplazamiento similar a Carles Puigdemont hace poco más de dos semanas. El argumento esgrimido por ambos fue el mismo que el del expresidente: necesitan más tiempo para preparar el caso. Además, el juez ha aprobado también unificar su causa con la de Puigdemont, por lo que los tres comparecerán juntos dentro de un mes.

El hecho de que el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena emitiera primero la euroorden contra Puigdemont y unos 20 días después hiciera lo propio con las de Comín y Puig provocó que hasta ahora hubiera dos procesos paralelos en marcha. La defensa de los acusados ha logrado finalmente enmendar esta situación para sincronizar los tiempos y evitar que Puig y Comín recibieran en diferido las mismas decisiones que se tomaban con Puigdemont, lo que consideraban una anomalía.

Como se ha encargado de recordar Toni Comín a la salida del Palacio de Justicia de Bruselas, la futura sentencia sobre la inmunidad del líder de ERC Oriol Junqueras, pendiente de que se pronuncie el Tribunal de Justicia de la UE, marcará también el proceso sobre la euroorden. "Si la decisión [de concederle la inmunidad] llegara antes de la sentencia de la euroorden, evidentemente, este proceso quedaría suspendido. No podría seguirse y tendría que ser el juez instructor en España el que tendría que pedir un suplicatorio al Parlamento Europeo que permitiese retomar la tramitación de la euroorden", ha explicado el exconsejero.

En cambio, si el fallo sobre Junqueras se retrasara, Puigdemont y Comín, eurodiputados electos pero excluidos de la Eurocámara por no aparecer en la lista oficial remitida por la Junta Electoral Central, planean pedir al juez belga que eleve al TJUE una cuestión prejudicial sobre su propia inmunidad. "Los dos casos van a cruzarse", ha dicho Comín convencido.

El exconsejero se ha mostrado prudente sobre el resultado final de la sentencia sobre Junqueras, que paradójicamente puede ser de más utilidad para Puigdemont y Comín que para el propio Junqueras, condenado en sentencia firme. Las perspectivas son favorables a sus intereses: este martes el abogado general concluyó, contra la opinión del Supremo español, que no es necesario realizar ningún trámite ante la Junta Electoral Central para convertirse en eurodiputado, y basta con ser elegido por el voto de los electores. Sin embargo, aunque la mayoría de veces el TJUE sigue el criterio del abogado de la UE, la posibilidad de que decida lo contrario no es imposible.

En el juicio sobre su euroorden, los políticos establecidos en Bélgica desde hace dos años utilizarán declaraciones de miembros del Gobierno de Pedro Sánchez para tratar de demostrar la tesis de que no hay garantías de que reciban un juicio justo. "Vamos a aportar como hechos útiles para la defensa todas aquellas ocasiones en que miembros del Gobierno han faltado a un principio fundamental del Estado de derecho como la separación de poderes", ha advertido Comín. El exconsejero se refirió al controvertido compromiso de Pedro Sánchez sobre que traería de vuelta a Puigdemont, posteriormente rectificado, y a las palabras de la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, de que "no entendería" una negativa de la justicia belga a entregar a Puigdemont.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información