Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas acoge con alivio el desbloqueo político en España

La continuidad de Calviño se ve como pieza clave para la credibilidad del posible Gobierno

gobierno de coalicion PSOE Podemos
La ministra de Economía y Empresa en funciones, Nadia Calviño. Europa Press

Los extremos ya no asustan en Bruselas. El anuncio de un acuerdo para formar un Gobierno de coalición entre PSOE y Podemos en España, anunciado este martes por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, ha sido acogido en la capital comunitaria con mucho más alivio que inquietud. La Comisión Europea, como suele ser habitual, no comenta públicamente las negociaciones para formar Gobierno en las diferentes capitales. Pero fuentes del organismo subrayan que, más allá del giro hacia la izquierda del futuro Ejecutivo, "lo importante es que España tenga un Gobierno con plenos poderes cuanto antes".

La Comisión temía que, tras el resultado de las elecciones del pasado domingo, la inestabilidad política se prolongase en España y que uno de los pocos socios de marcado carácter europeísta continuase al ralentí en la escena comunitaria. "Pero la sensación de urgencia que han querido dar Sánchez e Iglesias apunta en la buena dirección", señala una fuente comunitaria.

La presencia en el Gobierno de un partido como Podemos, situado a la izquierda de los partidos socialdemócratas europeos, hubiera provocado un seísmo en las capitales comunitarias hace cuatro años. En el caso de Portugal, el mero apoyo parlamentario de la extrema izquierda a un Gobierno socialista provocó serias turbulencias políticas en la zona euro en 2016, hasta el punto de que Berlín y otras capitales intentaron azuzar a los mercados contra Lisboa.

Pero en la Europa de 2019, la Comisión Europea y otros entes europeos, como el Eurogrupo, se han curtido ya en la relación con Gobiernos inicialmente hostiles o reacios a las directrices comunitarias. Y la experiencia de haber lidiado con la extrema izquierda en Grecia o la extrema derecha en Italia lleva al organismo comunitario a observar con bastante calma la posible llegada de Podemos al poder.

El frente económico tampoco parece inquietar demasiado en Bruselas, tras un principio de acuerdo de Gobierno de coalición que, de manera expresa, supedita las futuras medidas sociales "a los acuerdos de responsabilidad fiscal de España con Europa". Fuentes comunitarias apuntan que, en ese terreno, la continuidad de Nadia Calviño como ministra de Economía "sería la mayor garantía de que España seguirá en la misma senda presupuestaria que hasta ahora".

Calviño se ha convertido en una de las personas más respetadas dentro del Eurogrupo (consejo de ministros de la zona euro), tanto por sus posibles aliados, como el presidente de ese foro, el portugués Mario Centeno, como por sus rivales en múltiples debates, como es el caso de la delegación de Holanda. "España tiene que mantener la seña de identidad de Calviño, porque es un gran activo para Sánchez", recomienda una fuente diplomática del Consejo.

En la Comisión, algunas fuentes dan por descontado la continuidad de Calviño después de que Sánchez anunciase en campaña que la nombraría vicepresidenta económica en el futuro Gobierno si el PSOE ganaba las elecciones. Y más allá de la alineación definitiva, confían en que España entre en un período de estabilidad que permita, entre otras cosas, remitir a la Comisión unos nuevos Presupuestos Generales cuanto antes.

El principal riesgo del futuro Gobierno a ojos de Bruselas es "la cacofonía entre dos socios que han mantenido diferencias importantes hasta ahora", avisa una fuente comunitaria. "Va a depender de la lealtad que se muestren unos a otros, sobre todo, por parte de Podemos", apunta un diplomático. Pero en los organismos comunitarios se prevé que ese peligro de voces dispares, si llega a materializarse, afectará más a la agenda nacional que a la comunitaria.

"En todo caso, será un Gobierno presidido por Sánchez y de marcado carácter europeísta", anticipa un alto cargo de la Comisión. La misma fuente añade que "la prioridad es que España tenga Gobierno para que pueda ejercer todo su peso e influencia en un momento en que la Unión Europea va a afrontar una etapa clave en su trayectoria".

El club se prepara para la renovación de la Comisión Europea (con Ursula von der Leyen como presidenta a partir del 1 de diciembre, si se cumple el calendario previsto); para pactar el nuevo marco presupuestario (2021-2027) y para asimilar la primera escisión de su historia (con la salida del Reino Unido de la UE el 31 de enero de 2020).

En ese escenario, Bruselas celebra que España atisbe ya una salida al bloqueo político que mantiene con un perfil bajo desde 2015 a la cuarta economía de la zona euro y posible puntal de las iniciativas que surjan de un eje franco-alemán muy debilitado que necesita apoyos estables.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >