Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Errejón apela al voto progresista: “Más País o terceras elecciones”

El candidato confía en tener grupo propio y en ser clave para formar Gobierno en el cierre de campaña de su formación en Madrid

Íñigo Errejón, en el acto de cierre de campaña en Madrid.

Rodeado de un millar de personas, Íñigo Errejón ha apelado la noche del viernes hasta el último minuto al electorado progresista indeciso y abstencionista para tratar de contradecir a las encuestas, que auguran que no conseguirá grupo propio en el Congreso. “Terceras elecciones o Más País”, ha advertido en el acto de cierre electoral en Madrid. Y ha ido un paso más allá para tratar de afianzar su objetivo en esta campaña: ser la llave para la formación de un Gobierno progresista, aunque sea a costa de sus posibles socios: “El único proyecto para las derechas es que tengamos miedo”, ha dicho. “A Sánchez y a Iglesias no se les puede dejar solos”, ha añadido.

La irrupción de Más País hace solo ocho semanas cosechó tal optimismo que las encuestas le otorgaron hasta un 7% de intención de voto. Pero con el tiempo los números empezaron a deshinchar los ánimos: ese 7% se ha convertido en un 2% de intención de voto; un 3% en los sondeos más optimistas para la formación. El último promedio publicado por EL PAÍS le otorga cinco escaños.

Errejón trata de hacer caso omiso a esas predicciones. “Hay algunos que dicen que la política va a seguir en bucle, que no lo vamos a lograr. Que se esperen a contar los votos”, ha confiado sobre el 10-N. Su baza, cree Errejón, es su foto en la papeleta, consciente de que la marca Más País es poco conocida. De esta manera, espera que el reconocimiento de su cara (ligada a su buena imagen entre el electorado, según las encuestas), compensará las carencias de un partido sin estructura y una campaña “levantada a pulso”.

“Lo vamos a conseguir sin estar en los debates, con menos espacio en los medios, con los aparatos políticos en contra y con una campaña de fake news”, ha subrayado Errejón. A mitad de campaña, en vista de la caída en las encuestas, y la pérdida de foco que supuso no haber podido participar en el único debate electoral entre los cinco candidatos a la presidencia, Errejón recurrió al fenómeno Manuela Carmena en busca del último empujón. La exalcaldesa de Madrid rechazó liderar la candidatura, pero ha cedido a participar en dos actos de campaña, uno en Bilbao, otro el cierre de en la capital. El exregidora ha salido al rescate de su delfín político para arañar los últimos votos y contradecir a las encuestas. "Tomé la decisión de retirarme de la política institucional, pero no quiere decir que no esté dispuesta a participar en política. Cómo no iba a venir a apoyar a estos amigos", ha comenzado diciendo con todo el público en pie.

La juez ha advertido del "mal momento" por el que, en su opinión, pasa la democracia. Carmena ha hecho una enmienda a la totalidad de lo que ha sucedido en la política española en los últimos meses para, así, identificar a Más País como la única plataforma de "progreso" que "busca lo mejor para todos". Al tiempo que ha calificado estas elecciones de "fracaso" y ha acusado a los partidos de la izquierda de "falta de autocrítica" por no haber logrado un acuerdo de Gobierno.

Con estas palabras le ha dado por segunda vez la palabra a Errejón que ha aprovechado el guante para erigirse en el único garante "para reconstruir España". "A nuestra generación no nos vais a arrebatar España", le ha dicho a la extrema derecha. "Nuestra España es la de la justicia social, la de la transición ecológica, la de cuidar de nuestra gente, la de la igualdad de oportunidades, la libertad y la fraternidad. Esta es nuestra idea de España: mayor, más poderosa, más digna", ha terminado con una papeleta de Más País en la mano. "A cuidar de los votos, a cuidar de nuestro país. A partir del día 11 seguimos trabajando. Estamos hartos del bloqueo, el pueblo español lo tiene que deshacer".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información