Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unidas Podemos confía en arañar votos al PSOE

La formación liderada por Iglesias aspira a lograr unos buenos resultados en las urnas que le permitan negociar un Gobierno de coalición con Sanchez

Acto de cierre de campaña de Unidas Podemos en Madrid. En vídeo, los últimos mítines de los cinco grandes partidos.

Pablo Iglesias fía su suerte a las segundas oportunidades. “Las cosas no siempre salen a la primera”, ha dicho en varias ocasiones en esta campaña. El líder de Unidas Podemos aún cree que después del domingo puede hacer borrón y cuenta nueva con el PSOE y sentarse a negociar un Gobierno de coalición, como si los últimos siete meses hubieran sido un mal sueño. Para ello, confía en obtener unos buenos resultados en las urnas que obliguen a Pedro Sánchez, partidario de un Gobierno en solitario, a abrirles la puerta de una coalición.

“Nosotros vamos a ser responsables y el lunes vamos a dejar todos los reproches atrás y vamos a tender la mano a Pedro Sánchez para formar un Gobierno de coalición”, dijo el líder de Unidas Podemos este viernes en el acto de cierre de campaña en Madrid. Pero entre Iglesias y sus deseos se levantan varios muros. Primero, las encuestas, que según el promedio elaborado por EL PAÍS le dan una media de 35 escaños (frente a los 42 que sacó en abril). Segundo, la negativa de Sánchez a un Gobierno conjunto desde la investidura fallida de julio. Y tercero, él mismo, que, frente a lo que hizo tras el 28-A, se niega ahora a dar un paso atrás si el líder socialista lo pone como condición para iniciar una negociación. “No me presentaría a las elecciones si fuera a aceptar un veto”, dijo en entrevista con este diario.

Unidas Podemos aspira a convertir en buenos resultados la movilización que ha percibido durante la campaña, con llenos en la mayoría de ciudades que han visitado. Para la traca final, este viernes la formación organizó un concierto con Kiko Veneno y O’Funk’illo en uno de los pabellones de Ifema ante más de 4.000 personas. Pero no es suficiente. Iglesias es consciente de que necesita ensanchar su base para vencer el hastío que provocan las cuartas elecciones en cuatro años entre el electorado y, al menos, igualar los 42 escaños que logró en abril. Para ello, y más desde el debate de candidatos del pasado lunes, el líder de UP apela a los votantes “socialistas de corazón” que, dice, se sienten huérfanos por lo que considera “un giro a la derecha” de Sánchez. “Sus votantes son de izquierdas, y muchos de ellos nos van a prestar el voto el próximo domingo”, aseguró el viernes. Iglesias quiere recuperar a aquellos votantes que en las elecciones de 2015 y 2016 lo auparon a tercera fuerza con 69 y 71 escaños respectivamente y que en abril volvieron al PSOE.

El acto de cierre de campaña, que arrancó con la intervención de Irene Montero, contó además con la presencia de Ada Colau, alcaldesa de Barcelona y Alberto Garzón, líder de IU, entre otros. “Cómo no va a estar la ultraderecha en su salsa si hasta el PSOE ha renunciado a plantear un proyecto político en el que los recortes se hagan por arriba”, comenzó Montero, quien aseguró que, desde el pasado lunes, fecha en la que se celebró el debate de candidatos, “Unidas Podemos está muy fuerte”.

El debate es el eje sobre el que ha girado esta campaña. En el bloque de la izquierda sirvió para constatar la herida abierta entre Sánchez e Iglesias tras el 28-A. El líder de Unidas Podemos trató en varias ocasiones de llamar a la puerta de la coalición con el PSOE, pero el candidato socialista aprovechó esos gestos para agrandar aún más la distancia. Desde ese día, Iglesias redobló los ataques contra el presidente en funciones en los mítines, con críticas directas a las propuestas lanzadas por Sánchez la noche del debate, en especial al futuro nombramiento de Nadia Calviño como vicepresidenta económica si consigue formar Gobierno.

El mensaje más repetido durante la campaña de Unidas Podemos ha estado dirigido contra el PSOE, al que acusan de buscar un pacto de investidura con los partidos de la derecha (PP y Cs). En una semana marcada además por la crisis catalana, el líder del partido ha tratado de desviar el foco de Cataluña y, cuando no lo ha conseguido, ha puesto el acento en su apuesta por el federalismo y la plurinacionalidad para marcar distancias con Sánchez, que en los últimos días ha dado muestras de un endurecimiento en su posición hacia Cataluña. “Somos la única fuerza política patriota, orgullosa de que se hable catalán, gallego, euskera. El voto de la patria, el de la gente que quiere democracia, es el voto de Unidas Podemos", proclamó este viernes Iglesias. La sensación en el partido es que las bases están más movilizadas ahora que en las elecciones de abril. “Estamos mucho más cerca de ese Gobierno de coalición histórico”, fue una de las últimas frases del líder de Unidas Podemos en esta campaña electoral.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >