Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez critica a la oposición por su falta de apoyo en Cataluña

El presidente en funciones defiende,en su primer mitin tras la sentencia del 'procés', que se “está restableciendo el orden público y poniendo en cintura a los violentos”

El candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, en un acto en Alcorcón. En vídeo, declaraciones de Sánchez.

El Gobierno de España está “restableciendo el orden público y poniendo en cintura a los violentos” en Cataluña. Así de tajante ha sido Pedro Sánchez frente a las críticas de la oposición, a la izquierda y derecha del PSOE, en su primer mitin justo cuando se cumple una semana de la sentencia del procés. “El Gobierno está haciendo lo que tiene que hacer. Y lo está haciendo solo porque el presidente de la Generalitat no ha condenado la violencia y no reconoce a la mayoría de catalanes que se quiere quedar en España”, ha afirmado en alusión a Quim Torra. El presidente en funciones y secretario general del PSOE no hablará con Torra hasta que el principal representante del Estado en Cataluña “hable primero” con los catalanes que no son independentistas, como ha solicitado el PSC. “España es una democracia desde hace cuatro décadas y el 24 de octubre acabará con el mausoleo dedicado al dictador”, ha replicado, entre una salva de aplausos, a los independentistas que afirman que el país no es una democracia. “Es una gran victoria de la democracia española”, ha sentenciado sobre la exhumación de Francisco Franco.

El reproche de Sánchez –que por la mañana ha estado en Barcelona visitando a los agentes heridos en los disturbios de la última semana a la falta de apoyo del resto de fuerzas a lo que considera una “respuesta proporcional que garantice la democracia” en Cataluña también se ha centrado en la derecha. “No somos como otras izquierdas que se avergüenzan de la palabra España. La llevamos en nuestras siglas (…) Estamos haciendo lo que tenemos que hacer desgraciadamente solos, con cero lealtad y cero soluciones de las tres derechas”, se ha referido a PP, Ciudadanos y Vox. Sánchez ha advertido que “tanto monta, monta tanto”, en referencia a los pactos autonómicos de los tres partidos tras el 26-M. Y ha alertado que Puigdemont y Torra “se estarían frotando las manos” en el caso de que Pablo Casado, Albert Rivera y Santiago Abascal sumasen el 10 de noviembre.

“Lo único que pedimos es un poco de corresponsabilidad. Lealtad. Lo mismo que hizo el PSOE en la oposición. Una oposición de Estado en un momento crítico”, ha reiterado con especial atención al PP y Ciudadanos. “¿Os imagináis a una parte del Gobierno diciendo que hay presos políticos en Cataluña?”, ha justificado Sánchez su rechazo a una coalición con Unidas Podemos. En Comú Podem y los anticapitalistas han condenado con especial crudeza la sentencia del Supremo. “Lo que ha ocurrido hace una semana es que ha habido una sentencia que acatamos y se va a cumplir sobre unos hechos acaecidos cuando gobernaba el PP en España. Y lo que ha habido [en Cataluña] es un ataque de los violentos a la sociedad catalana”, ha observado el presidente antes de pedir un “cálido aplauso” a la Policía Nacional, la Guardia Civil y los Mossos.

El presidente en funciones y secretario general del PSOE ha escogido Castilla-La Mancha, un bastión del socialismo, para su primer mitin desde la sentencia del Supremo. Lo ha hecho acompañado de Emiliano García-Page, uno de los barones socialistas más críticos con el independentismo. “Para mucha gente yo igual represento a un fachita dentro del PSOE”, ha bromeado el presidente autonómico. García-Page ha reivindicado a su partido como el único que “se mimetiza con España”. “Estoy harto de que la derecha más que apoyar a España y los españoles se apoye en España. Quien ha modernizado el país, quien ha universalizado la sanidad y la educación ha sido el PSOE”, ha aseverado García-Page, que fue de los líderes territoriales socialistas que más beligerantes se mostró contra el acercamiento con el secesionismo catalán.

“Necesitamos cunetas, pero se circula por la calzada”, ha apelado el barón del PSOE a la centralidad de los socialistas. García-Page ha remarcado que Sánchez “podría haber cerrado un Gobierno de mala manera”. “Pero has antepuesto los intereses de España a los del partido”, ha alabado al presidente en funciones, al que ha recomendado “prudencia, justicia, fortaleza y templanza” en la resolución del conflicto de Cataluña. “Tenemos clara la pluralidad de España. Mucha gente está con el corazón encogido. Cuando a España le va bien el PSOE está a gusto. Y cuando España duele, el PSOE se duele. Por estamos en condiciones de representar a una inmensa mayoría. Está en juego el modelo de país”, ha concluido en el mitin de Alcázar de San Juan (Ciudad Real), considerado el corazón geográfico de La Mancha.

Sánchez ha mantenido un perfil discreto la semana pasada. La crisis territorial cortó en seco el ritmo de dos o más actos diarios de partido que venía protagonizando durante la precampaña. El líder del PSOE delegó en Adriana Lastra y José Luis Ábalos el foco en los mítines ante la gravedad de los disturbios en Cataluña -sobre todo en Barcelona- a la que se sumó la tensión con la Generalitat por la resistencia del president Quim Torra a condenar explícitamente la violencia que siguió a las condenas del Supremo de hasta 13 años a los impulsores del procés

El pleno de las Cortes de Castilla-La Mancha aprobó el pasado 10 de octubre, cuatro días antes de la sentencia del procés, una declaración conjunta de todos los grupos políticos (PSOE, PP y Ciudadanos) de apoyo y reconocimiento a la labor de los Cuerpos y Fuerzas del Estado en Cataluña. “Libertad y seguridad son dos caras de la misma moneda. Para que todos podamos tener los mismos derechos en todos los rincones de España sin excepción, en Cataluña, como en Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara o Toledo, sin ningún tipo de restricción, en igualdad de condiciones, es necesario contar con quien defiende nuestra seguridad y protege nuestra libertad”, fue el mensaje de García-Page con motivo del Doce de Octubre.

El aparato de la federación de Castilla-La Mancha ha movilizado a más de 1.500 militantes y simpatizantes en 48 horas. Ese ha sido el margen con el que han contado desde que les trasladaron la intención de Sánchez de retomar la actividad en la precampaña. Un millar de personas han llenado el teatro auditorio de la localidad de Ciudad Real. Aunque estaba previsto que empezara a las 19.00, al final lo ha hecho con 45 minutos de retraso. Aun así ninguno de los presentes se ha movido. Varios operarios han sacado televisores a la calle para las personas movilizadas que se han quedado fuera. Unas 300 han seguido el mitin en el hall, entre ellos personas mayores que habían recorrido 200 kilómetros. “Estamos a las puertas de una campaña electoral rara, difícil, mezclada con Cataluña. Pero tranquilos. No nos van a confundir. Voy a ir a votar por mis padres y mis abuelos”, ha afirmado Rosa Melchor, la alcaldesa Alcázar de San Juan, que ha provocado la primera salva de aplausos cuando ha resaltado que la exhumación de Franco “es hacer justicia con nuestro pasado”.

El comité de campaña del PSOE confía que la decisión de sacar los restos del dictador movilice a su electorado más ideologizado y decepcionado con la repetición electoral del 10 de noviembre. “La movilización solo depende de nosotros. Sabemos hacerlo, ya lo hemos demostrado. Es verdad que mucha gente está enfadada por tener que volver a votar. Todo ese caudal de enfado hay que canalizarlo en el voto. ¡La derecha no se va a quedar en casa!”, ha sido transparente el secretario general provincial, José Manuel Caballero. “No nos vale con ganar. Hay que ganar bien”, ha enfatizado Sánchez.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información