Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rey firma la disolución de las Cortes y la convocatoria de elecciones el 10-N

Batet valora que ante el bloqueo político los españoles se vuelvan a expresar en las urnas y pide una negociación rápida para formar un Gobierno estable y con plenas competencias

El rey Felipe VI y la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, el pasado jueves 12 de septiembre.

El Rey ha firmado este martes el decreto de disolución de las Cortes y la convocatoria de unas nuevas elecciones para el 10 de noviembre con el refrendo de la presidenta del Congreso, Meritxell Batet. El Real Decreto se ha publicado este mismo martes en el Boletín Oficial del Estado. La campaña electoral durará en esta ocasión solo ocho días, empezando el 1 de noviembre. La sesión constitutiva del nuevo Parlamento ha quedado fijada para el 3 de diciembre a las 10.00, según este decreto. La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ha reconocido tras regresar de su audiencia con el monarca que la legislatura, que calificó de "no improductiva", ha producido "cierto desengaño y frustración en los ciudadanos". Batet ha valorado, eso sí, que ante la situación de bloqueo político ahora podría ser bueno que los españoles vuelvan a expresarse en las urnas y que luego se efectúe una negociación más rápida que la última para conformar un Gobierno "con plenas funciones y competencias".

La medianoche de este lunes ha finalizado el plazo de dos meses marcado por el artículo 99 de la Constitución desde la primera votación de la investidura fallida de Pedro Sánchez para que el jefe del Estado pusiera el punto final a la XIII Legislatura al no cuajar un acuerdo entre los partidos. Esta es la segunda vez que Felipe VI cumple el encargo constitucional de poner fin a un periodo parlamentario por la imposibilidad de investir a un presidente.

Batet ha acudido a primera hora al palacio de La Zarzuela, donde ha mantenido una audiencia con el jefe del Estado antes de proceder a la firma de la disolución de las Cámaras y la convocatoria de unos nuevos comicios, que serán los cuartos en el breve período de cuatro años.

Tras la audiencia, Batet ha precisado que para las elecciones del 10-N no habrá cambios en las circunscripciones. La presidenta de las Cortes, tercera autoridad del Estado, ha subrayado que la XIII legislatura —la segunda más corta de esta etapa democrática con apenas 126 días de mandato— "no ha sido improductiva en otros aspectos". Y ha detallado que pese a coexistir durante estos cuatro meses de duración con un Gobierno en funciones sí se han podido producir hasta nueve sesiones plenarias, tres Diputaciones Permanentes (que son el órgano de dirección de las Cámaras en los períodos vacacionales en este caso de julio y agosto), dos sesiones de control al Ejecutivo por primera vez en funciones, 32 preguntas orales a los miembros del Gabinete, seis interpelaciones a los ministros y hasta la contestación por parte del Ejecutivo de 1.000 preguntas escritas sobre las 4.740 presentadas.

El problema, como ha reconocido claramente Batet, ha sido que el Parlamento no ha sido capaz de alumbrar un Gobierno. La presidenta de las Cortes ha insistido en el mismo mensaje que efectuó en el último pleno de control de despedida de la legislatura: "Confío en que la próxima seamos capaces de formar un gobierno estable, con un programa coherente para afrontar los desafíos que tiene el país". Y ha reseñado que ahora le toca el turno a los aspirantes a parlamentarios de todos los partidos de "rendir cuentas ante los españoles". Batet ha recalcado varias veces que la primera y máxima prioridad y obligación de las Cortes debería ser conformar un Gobierno. Y en ese sentido acepta que es lógica la sensación de hartazgo de los electores ante esta breve legislatura: "Hay cierto desengaño y frustración de los ciudadanos, que hubieran preferido que empezara a caminar y se hubiera elegido un presidente. No ha sido posible y esa realidad existe y está presente".

"No es deseable el bloqueo institucional pero si para evitarlo hay que ir a las urnas nunca será una solución indeseable", ha remarcado la presidenta Batet. La política socialista no ha cuestionado la iniciativa promovida en las redes sociales y que ha recabado ya más de 600.000 firmas en favor de que los diputados salientes no reciban la indemnización a la que tienen derecho a cobrar a partir de ahora y hasta la constitución de las nuevas Cortes. Batet ha defendido que esa medida se aprobó en 2006 y que ahora se ha vuelto a ratificar por unanimidad para facilitar el trabajo en este tiempo de los parlamentarios, incluso para que puedan hacer campaña.

Lo que sí ha apuntado Batet es que sería bueno que tras las elecciones del 10-N y la constitución de las Cortes el 3 de diciembre el nuevo Gobierno se cierre con urgencia: "Sería bueno que todas las fuerzas políticas se pongan a trabajar lo más rápidamente posible para dotar al país de un Gobierno con plenas facultades y funciones".

Hace justo una semana, el pasado martes, Batet visitó La Zarzuela después de que el Rey cerrara la ronda de consultas con los partidos y constatara que ningún candidato contaba con el aval necesario para ser investido presidente del Gobierno. Tras aquel encuentro, La Zarzuela emitió un comunicado en el que el Rey no formulaba ninguna propuesta “a los efectos de lo previsto en el artículo 99 de la Constitución”. En ese momento, los partidos todavía tenían un pequeño margen para hacer un último intento y, si resultaba fructífero, convocar un pleno de investidura dentro de los plazos marcados. Sin embargo, ni entre el PSOE y Unidas Podemos ni en el PP ni Ciudadanos ya no se movió nada y el plazo se ha cumplido. Ahora se pone en marcha el engranaje de la campaña electoral, que se celebrará entre el 1 el 8 de noviembre, para que dos días después los españoles acudan de nuevo a las urnas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información