Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irene Montero: “Si solo quisiéramos sillones yo sería vicepresidenta”

La 'número dos' de Podemos acusa al PSOE de haber realizado una oferta con “fecha de caducidad” y asegura no temer que surjan nuevas opciones en la izquierda en referencia al partido de Íñigo Errejón

Irene Montero y Pablo Iglesias, en el Congreso el pasado 5 de julio.
Irene Montero y Pablo Iglesias, en el Congreso el pasado 5 de julio.

"Rechazamos la propuesta del PSOE porque era mentira. Caducó como si fuera un yogur. Nos acusaron de querer sillones, pero si los hubiéramos querido yo sería vicepresidenta. Nosotros queremos cambiar la vida de la gente. Queremos regular los precios de los alquileres o subir el salario mínimo". La número dos de Unidas Podemos, Irene Montero, ha justificado así este jueves por la mañana en una entrevista en Los desayunos de TVE la negativa de su partido en julio a la propuesta de coalición con el PSOE. "Durante estos meses no hemos parado de trabajar y de hacer propuestas diferentes. Aceptamos el veto a los ministerios de Estado, aceptamos que nuestra participación en el Gobierno no fuera proporcional a los votos, y aceptamos un veto a nuestro líder (Pablo Iglesias), un acto inédito en democracia. Aceptamos una a una todas sus excusas, pero nosotros dijimos que había que respetar lo que se prometía en la campaña, y si se decía que había que derogar la reforma laboral se tenía que hacer, y no escuchar a la ministra Nadia Calviño que decía que solo se eliminasen los aspectos más lesivos", ha relatado Montero. 

Preguntada sobre la noche del 24 de julio, justo un día antes de la segunda y definitiva votación en el debate de investidura del candidato y presidente en funciones, Pedro Sánchez, Montero ha negado que fuera ella quien tomara la decisión de no aceptar la coalición que ofertaba el PSOE. "Las decisiones en Unidas Podemos las hemos tomado siempre de manera colegiada. Pensamos que era una propuesta de mentira y la prueba es que 48 horas después ya no valía porque había pasado el tiempo". Sobre las negociaciones previas a la primera votación, Montero ha asegurado que "quien se levantó de la mesa fue el PSOE, diciendo que o lo tomas o lo dejas". La número dos de Unidas Podemos ha recordado las horas posteriores en las que mientras ella, que votaba telemáticamente, lo hizo negativamente, el partido (y el resto de diputados de Unidas Podemos) se abstuvieron en el último instante. "Pensamos que había que hacer todos los gestos posibles para llegar a un acuerdo. Votamos abstención y no fuimos en contra, e Iglesias hizo una nueva propuesta en el Congreso a sugerencia de alguien del PSOE, pero tampoco funcionó", ha explicado Montero en referencia a las políticas activas de empleo reclamadas por el líder de Podemos.

"El PSOE debe hacer una reflexión democrática. El Gobierno no es de los socialistas. Si la gente quisiera que gobernaran [en solitario] les hubieran dado una mayoría absoluta", ha justificado la diputada de Unidas Podemos, que ha dicho no temer la posibilidad de que Íñigo Errejón se presente con su partido en las elecciones del 10 de noviembre. "A mí lo que me dan miedo son las cloacas del Estado. Pero no que haya otras opciones políticas. Nosotros respetamos la democracia", ha asegurado. “Tras la crisis, los ciudadanos dijeron claramente que se acababa el bipartidismo, que había que ir a un Gobierno con más variedad. El PSOE ha puesto barreras y obstáculos para que esto no se asiente”, ha expresado Montero. “Son los propios partidos del viejo bipartidismo los que se resisten a aceptar la nueva situación”, ha zanjado. "En las comunidades autónomas se han pactado coaliciones con hasta tres partidos. Pero a nivel estatal hay una intención de revertir los avances contra el bipartidismo".

"No somos tan diferentes a los ciudadanos, somos ciudadanos haciendo política. ¿Cómo puede ser que haya 11 millones de electores progresistas y que el PSOE haya decidido que solo siete tienen derecho a verse representados y no los otros cuatro?", ha preguntado. "Hay que hacer valer la democracia. El bipartidismo se ha terminado porque en el Parlamento hay una fuerza que hace lo que dice, hay un candidato (Iglesias) que cumple lo que dice. Es un líder que no se permite el lujo de hacer una campaña electoral diciendo que hará un Gobierno progresista y que luego se pasa cinco meses mirando a la derecha", ha añadido Montero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información