Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las lluvias torrenciales remiten en Alicante y Valencia pero arrecian en Murcia y Almería

Aviso rojo en Almería, Alicante y Murcia por lluvias torrenciales, acompañadas de granizo, vientos de hasta 100 km/h y de olas de 4 metros

Muro de arena levantado en la playa del Arenal de Jávea para contener los daños del temporal marítimo. En vídeo, las imágenes de las lluvias torrenciales en Valencia y Albacete.

La gota fría, que azota desde el lunes al área mediterránea, entró el miércoles por la noche en su fase más adversa, que durará hasta que acabe el viernes. Tras un rápido descenso de norte a sur por el este, la depresión aislada en niveles altos (dana), es decir, un embolsamiento de aire en capas altas conocido popularmente como gota fría se encuentra este jueves en el mar, entre el norte de Argelia y el sureste de la Península, desde donde recibe "combustible" para generar más tormentas y hacer que sean torrenciales y duraderas, explica la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Almería, Alicante y Murcia continúan esta tarde bajo aviso rojo, el máximo de los tres existentes, por lluvias muy intensas —de 60 litros por metro cuadrado o más en una hora en Almería, 70 en Murcia y 90 en Alicante y con acumulaciones de 120 litros en 12 horas en Almería, 180 en Alicante y 200 en Murcia. En Almería y Alicante, el aviso estará en vigor hasta las doce de la noche del viernes, mientras que en Murcia se espera poder levantarlo a las seis de la mañana.

Durante la pasada madrugada, las zonas más afectadas por las lluvias han sido Baleares y Valencia, mientras que por la mañana han arreciado en una amplia zona entre Alicante y Valencia y por la tarde bajan por el sur de Alicante y se centran en Murcia y Almería, explica Jaime Rey, jefe de Predicción Operativa de la Aemet, que añade que la mejoría de la situación en Valencia ha permitido rebajar el aviso de rojo a naranja al mediodía. Sin embargo, las tormentas se reactivarán en la zona, por lo que volverá a rojo entre las seis de la mañana del viernes y la medianoche del sábado.

Hasta las tres de la tarde de este jueves, según datos de la Aemet, se habían recogido ya 283 litros en Ontinyent que lidera la tabla, 199 en Molina de Segura (Murcia), 143,2 en Almansa (Albacete) y 136,6 en Fontanars dels Alforins (Valencia). La red de observatorios de la Asociación Valenciana de Meteorología (Avamet) habla de acumulados de 431,6 litros en Beniarrés, 390,3 en Benissili y 343,8 en Ontinyent.

El incidente más grave hasta el momento es la muerte de dos personas en Caudete (Alicante) y el desbordamiento del río Clariano a su paso por Ontinyent, localidad del sur de Valencia de 35.000 habitantes, que ha dejado 40 rescatados y 150 evacuados. Según Aemet, nunca había llovido tanto en este municipio desde que hay registros (y datan de 1917): 297 litros por metro cuadrado en 24 horas. El Ayuntamiento de Molina de Segura (Murcia) ha recomendado el desalojo a los vecinos de zonas inundables de huerta y el de Cieza ha hecho lo propio con los de barriadas del extrarradio. Se han registrado además tornados en las localidades alicantinas de Dènia y Guardamar del Segura, que no han dejado heridos, pero sí daños materiales. 

Un dato revelador de la virulencia de esta dana es que los avisos rojos son dobles, por lluvias pero también por tormentas, lo que supone “un hito” en el sistema de Meteoalerta.

“Esta tormentas estarán entre las peores de los últimos 13 años por su intensidad torrencial, por su persistencia, por la presencia de vientos muy fuertes de 80, 90 e incluso 100 kilómetros por hora, porque puede aparecer pedrisco de más de dos centímetros y porque existe probabilidad de trombas marinas y de tornados en el Levante, con temporal marítimo de olas de hasta cuatro metros”, describe Rubén del Campo, uno de los portavoces de la Aemet. 

Pero también se esperan chubascos importantes de aquí al viernes en otras zonas de la Comunidad Valenciana, Baleares, el sureste de Castilla-La Mancha y la parte más oriental de Andalucía, que mantienen el aviso naranja, el segundo de los tres niveles existentes, también a Granada; y en amarillo, el primer nivel, a Jaén, Ciudad Real e Ibiza y Formentera. Además, persisten los avisos amarillos por mala mar.

Las danas, recuerda Del Campo, “son unas de las estructuras más complicadas de predecir en cuanto a movimiento y su ubicación determina qué cantidad de agua va a caer y dónde”. El portavoz avisa de que pequeñas variaciones en la humedad o en el viento pueden llevar las tormentas a puntos no previstos.

¿Qué pasará en las próximas horas? A última hora y durante toda la mañana del viernes la Dana se desplazará lentamente hacia el noroeste en "un movimiento en sentido contrario al habitual en la circulación general de la atmósfera, que manda las borrascas de oeste a este". En su camino, seguirá inyectando aire húmedo a tierra, lo que seguirá favoreciendo la formación de tormentas. "La zona de máximas precipitaciones será de nuevo Valencia y Alicante", destaca Rey.

El viernes siguen en rojo por lluvias y tormentas Almería, Alicante, Valencia y Murcia, en naranja Granada, Albacete, Castellón, Valencia e Ibiza y Formentera y en amarillo, Jaén, Teruel, Ciudad Real, Cuenca y Mallorca. Continúa también el riesgo por mala mar en toda la Comunidad Valenciana, A Coruña, Baleares y Murcia y por viento se reduce a Albacete, Alicante, Valencia y Baleares.

A partir del sábado, avanza Rey, el núcleo frío de la dana "se irá calentando, por lo que perderá intensidad", se debilitará y se desestructurará. Su trayectoria la llevará al mediodía del sábado a situarse en el centro de Portugal, pero su parte delantera seguirá causando precipitaciones intensas y tormentas, que afectarán al sistema central, Castilla-La Mancha y Madrid—hay avisos amarillos en Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara, Toledo, Ávila, Madrid, Alicante, Valencia y Cáceres por lluvias de entre 40 y 60 litros, pero no a la hora, sino en total—.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información