Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere Juan Trías Vejarano, catedrático de Historia del Pensamiento y dirigente del PCE

Participó en la lucha clandestina por las libertades democráticas desde el profesorado universitario madrileño

Trías Vejarano, durante un Congreso.
Trías Vejarano, durante un Congreso.

Juan Trías Vejarano, catedrático emérito de Historia del Pensamiento en la Facultad de Ciencias Políticas y ex vicerrector de la Universidad Complutense, falleció este viernes en Madrid a la edad de 85 años, tras una larga enfermedad. Era viudo de Mercedes Pintó, cofundadora del antifranquista Movimiento Democrático de Mujeres, y padre de dos hijos, Sonia y Carlos. Había nacido en Barcelona, en el seno de una familia de la alta burguesía catalana con vínculos familiares también en el País Vasco. Estudió Bachillerato con los jesuitas. Sobrino de un destacado arquitecto próximo al franquismo, en su juventud se trasladó a Madrid donde se establecería de manera permanente.

De temperamento sereno y reflexivo, plurilingüe y erudito, Juan Trías participó en las luchas antifranquistas desde la clandestinidad como estudiante de la Facultad de Ciencias Políticas, ubicada entonces en la calle de San Bernardo. Al culminar su licenciatura, se doctoró en Ciencias Políticas con una tesis sobre Valentí Almirall y el origen del catalanismo, intelectual precursor del nacionalismo catalán. Asimismo, trató sobre el federalismo de Francesc Pi i Margall en un trabajo pionero, junto con Antonio Elorza, publicado en 1975. Luis Díez del Corral, catedrático de Historia de las Ideas y de las Formas Políticas, se rodeó de adjuntos de diferentes extracciones ideológicas, desde el anarquismo hasta el marxismo, en el que, precisamente, Juan Trías militaría hasta su muerte, desde el Partido Comunista de España, a cuya dirección pertenecía. Entre sus profesores adjuntos figuraron, además de Trías, José Álvarez Junco, futuro historiador de las Ideas y director del Centro de Estudios Constitucionales; el precitado catedrático e historiador, Antonio Elorza; Carmen Iglesias, futura académica de la Española y de la Historia; Dalmacio Negro, académico de la de Ciencias Morales y Políticas; y el dramaturgo Ángel Facio, entre otros.

A juicio de sus allegados, el Profesor Trías compatibilizó con naturalidad actividad docente y vocación política, al tiempo que desplegaba profundas incursiones intelectuales en estudios histórico-ideológicos, señaladamente alrededor de personalidades vinculadas a movimientos como el federalismo, el nacionalismo catalán, el liberalismo o el leninismo; fue éste ámbito de estudio en el cual adquiriría evidente nombradía gracias al prólogo con el que preludió las Obras Completas de Vladimir Illich (1871-1924) editadas en España por primera vez en 1974. Este prólogo constituye, según los expertos, uno de los estudios más enjundiosos en español sobre la Revolución soviética, que Juan Trías abordó desde un marxismo alejado de toda lectura dogmática, provisto de un refinado aparato analítico-crítico. Mostró también atracción docente y literaria hacia personajes como el líder comunista italiano, combatiente y dirigente brigadista internacional en la Guerra Civil española, Palmiro Togliatti, de cuyo pensamiento político dio cuenta en un profundo estudio al respecto; de igual modo, estudió y publicó ensayos sobre la Primera Guerra Mundial. Con Manuel Monereo coeditó una conocida biografía sobre Rosa Luxemburgo.

Centenares de estudiantes asistieron durante casi cuatro décadas a las clases de Juan Trías en la Facultad de Ciencias Políticas -hasta los años 80 el único centro docente universitario sobre esta disciplina existente en España-; en sus aulas afloraba una atmósfera propicia a la reflexión serena –pero siempre crítica-, sobre la Historia del Pensamiento político y de algunos de sus más relevantes exponentes; con su erudición, brindaba una permanente invitación a la lectura y una respetuosa insinuación hacia el compromiso político, avalada por su ejemplo. Bajo el franquismo y simultáneamente, participó en la lucha clandestina por las libertades democráticas desde el profesorado universitario madrileño, luchas que le acarrearon alguna detención por su solidaridad con el movimiento estudiantil antifranquista; ya en democracia, proseguiría su militancia a través de su ininterrumpido compromiso comunista y el de su esposa Mercedes, desde el Comité Central del PCE. Como tal dirigente y como presidente de la Fundación de Investigaciones Marxistas (FIM), asistió a varios congresos internacionales de partidos comunistas en la RDA, la URSS y Vietnam. Asimismo, desplegaba actividades vinculadas a la defesa de la memoria histórica. Del antiguo régimen a la sociedad burguesa ha sido el último libro del profesor Trías, recientemente publicado.

Como ha subrayado Eddy Sánchez, actual director de la Fundación de Investigaciones Marxistas, “gracias al trabajo de Juan Trías, la FIM y la Universidad Complutense son en la actualidad, las únicas instituciones en España que cuentan con la colección completa de la MEGA, la mayor colección de escritos de Marx y Engels en cualquier idioma”.

En el ámbito personal, cultivó numerosas amistades entre colegas docentes y discípulos suyos, como Carlos Berzosa, ex rector de la Universidad Complutense; Jaime Ruiz Reig, presidente de la asociación memorialista AMESDE; la arquitecta Teresa Arenillas y su hermano Eduardo, artista plástico; el escritor Juan García Hortelano o el pintor Luis Fernando Aguirre, veterano confeccionador de EL PAÍS, así como en el entorno vecinal de su casa en Camorritos, en plena sierra madrileña; allí compartió con el matrimonio Larroque y con el doctor Pedro Caba una amistad que califican de entrañable.

Pese a su avanzada edad, era frecuente verle presente en las grandes manifestaciones feministas, contra la precariedad laboral, frente a los recortes y contra la guerra. Al enclave serrano madrileño le gustaba desplazarse con asiduidad, hasta que los efectos de un cáncer, que le laceraba desde hace tiempo, se lo impidieron. Fue incinerado este sábado en el crematorio del cementerio del Este.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >