Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía insta a la policía a grabar a los conductores drogados para probar su estado ante el juez

El ministerio público da nuevas instrucciones a los agentes para tratar de incrementar las condenas

Un control de alcoholemia y drogas en la carretera M-100, junto a Algete (Madrid).

Los agentes de Tráfico del país ya tienen nuevas instrucciones para combatir el consumo de drogas entre los conductores: entre ellas, que graben a quienes presenten síntomas para que esas imágenes puedan utilizarse como prueba en un juicio. Así consta en un oficio enviado el jueves por el ministerio público a los diferentes Cuerpos de policía del Estado, según ha explicado este viernes el propio fiscal jefe de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas. Esta medida se toma después de saberse que se ha duplicado el porcentaje de conductores fallecidos tras tomar estupefacientes y que menos de 200 personas fueron condenadas en 2018 por ello.

"Estamos tratando de diseñar elementos de prueba que sirvan después en los juicios", ha precisado Vargas, que ha detallado que uno de los problemas a los que se enfrentan los fiscales es que el test salivar solo desvela si se ha consumido drogas "recientemente", pero no si ha influido en su conducción —que es el factor que puede castigarse penalmente—. En ese contexto, por tanto, se enmarca el esfuerzo del ministerio público por contar con más elementos que puedan servir en un juicio como instrumento para lograr una condena.

De hecho, como ha anunciado Vargas, esta es solo una de las iniciativas incluidas en la instrucción. También se ha enviado un documento, bautizado como "acta de signos externos para la determinación de la influencia de drogas en la conducción", que los agentes deberán rellenar con multitud de información estandarizada sobre el sospechoso: por ejemplo, sobre su actitud y comportamiento. "También sobre su forma de ambular, hablar, expresarse. E incluye pruebas de concentración y atención, medición del perímetro pupilar, sensibilidad a la luz...", ha especificado el fiscal jefe, que ha recalcado que todos estos datos los recabarán agentes especialmente formados.

El acta de signos, junto al positivo en la analítica y las maniobras del conductor, se usará después para estudiar si se inician procedimientos penales contra los automovilistas. Porque, aunque el pasado año se condenó a 56.173 personas por ponerse al volante bajo los efectos de alcohol o drogas, apenas 200 de ellas fueron por el consumo de estupefacientes.

El ministerio público ha dado esta instrucción a las policías locales apenas unos días después de conocerse que el porcentaje de conductores fallecidos tras tomar drogas se ha duplicado en una década. Según se desprende de la Memoria del Instituto Nacional de Toxicología, mientras la intoxicación por alcohol en las víctimas mortales —tanto conductores como peatones— ha descendido casi un 5% en la última década, en drogas ha aumentado en nueve puntos en el mismo periodo (del 10,7% en 2008 al 19,1% de 2018), sobre todo los positivos por cannabis y cocaína.

"Hay una sensación de impunidad. Tenemos que hacer aún más controles de alcoholemia y drogas", denunciaba el martes Pere Navarro, director de la DGT. Bartolomé Vargas también añadía entonces que las cifras exigían "una respuesta rigurosa" por parte del Estado. Y ya está en marcha.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información