_
_
_
_

Un incendio arrasa 1.600 hectáreas de la sierra almeriense de Gádor

El cambio del viento se ha convertido en el principal obstáculo para atajar las llamas.

Incendio declarado en el Paraje Loma de los Pollicos.
Incendio declarado en el Paraje Loma de los Pollicos.INFOCA/TWITTER

Un rayo como causa y, hasta ahora, más de 1.600 hectáreas arrasadas, doce personas desalojadas de tres cortijos ubicados en la sierra de Gádor y cortes en la carretera A-391 como consecuencias es el balance provisional del incendio declarado en la madrugada del sábado en el Paraje Lomo de los Pollicos de la localidad almeriense de Terque. La voracidad del fuego ha exigido la intervención de la Unidad Militar de Emergencias (UME), una medida que se pone en marcha cuando, como fue el caso a primera hora de la mañana, se decreta la situación 2 en función de la intensidad y propagación del fuego.

Es a partir de ese momento cuando, a petición de la dirección del Plan Infoca, instrumento de la Junta de Andalucía en la lucha contra los incendios forestales, se activa la presencia del ejército en el lugar del siniestro. En concreto, se asignó un pelotón de 21 militares. Además de Terque, según la consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, que se ha personado en el Puesto de Mando Avanzado, ubicado en Centro de Defensa Forestal de Alhama, afecta a los municipios de Huécija, Bentarique, Illar, Instinción y, en menor medida, a Enix aunque, en todo caso, ha descartado riesgos para la población del entorno.

Más información
Controlado un incendio forestal en Ceuta que ha obligado a desalojar un centro de menores y 20 chalés
El fiasco de las políticas rurales convierte Cataluña en un polvorín
Barcelona prohíbe hacer barbacoas a 500 metros de las áreas forestales

El operativo, según datos del Infoca, que ha movilizado efectivos de Granada y Jaén par hacer relevos, está compuesto por el despliegue de 15 medios aéreos (cinco helicópteros pesados, cuatro ligeros y semipesados, dos aviones anfibio y cuatro de carga de tierra), seis autobombas de la UME desplazadas desde la base sevillana de Morón de la Frontera, y 124 bomberos forestales. También se ha personado el Grupo de Emergencias de Andalucía (GREA) con tres técnicos y cinco agentes en labores de soporte técnico, cartográfico y de comunicaciones.

El cambio del viento se ha convertido en el principal obstáculo para atajar las llamas. La prioridad en las labores de extinción ha sido evitar que el fuego saltase a un barranco por ser una zona más seca y escarpada. Sobre las dos de la tarde, el nivel pasó de 2 a 1. En este último caso, se prevé “la puesta en marcha de medidas especiales para la protección de las personas y los bienes no forestales que pueden verse amenazados por el fuego, siendo necesario el despliegue de un dispositivo de Protección Civil”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_