Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos reflota el poder del PP y solo liderará siete ciudades medianas

Con los socialistas obtiene la presidencia de Melilla y Ciudad Real, Albacete y Alcobendas. Con el PP, Palencia, Granada y Badajoz. De las seis alcaldías, cuatro son en alternancia

Luis Salvador, de Ciudadanos, nuevo alcalde de Granada. En vídeo, se constituyen los Ayuntamientos andaluces.

Ciudadanos (Cs) decidió convertir al PP en su socio preferente tras las elecciones del 26 de mayo, pero, de forma paradójica, las negociaciones con el PSOE le han salido más a cuenta. Después de la apuesta de Albert Rivera por buscar la hegemonía de la derecha, los números no cuadran. Fruto de sus pactos con los socialistas, obtendrá cuatro alcaldías de grandes ciudades —entre las que se encuentra Melilla—, mientras que con los conservadores solo logrará tres. Los resultados son contradictorios: Cs da oxígeno al PP, apuntalando su poder territorial con la conquista de Madrid, una decena de ciudades y la presidencia de tres comunidades, y asumiendo la factura de Vox.

El partido de Rivera no gobernaba hasta hoy en ninguna capital ni gran ciudad española. A partir de este sábado tendrá el bastón de mando de al menos siete grandes alcaldías —en seis casos de forma rotatoria la mitad del mandato— y cogobernará con el PP en torno a otra decena de capitales. En términos absolutos, ha ganado poder institucional e influencia respecto a 2015. Pero al mismo tiempo, dados los resultados del 26 de mayo y su capacidad de tejer alianzas tanto con el PP como con el PSOE, el avance tiene sabor agridulce.

“Hemos conseguido entrar a gobernar en la mayoría de capitales importantes de este país. Ese era el cambio que se buscaba en estas elecciones”, argumentan en la cúpula de Ciudadanos. Se trata de adquirir experiencia de gobierno y no tanto de hacerse con plazas propias, explican en la dirección. En cualquier caso, la decisión política de abandonar la vocación centrista y priorizar al PP ha tenido resultados discretos. Con el PP y Vox, Ciudadanos consigue Palencia, Granada y Badajoz (en alternancia). Pero a cambio los populares tendrán gracias a Cs la joya de la corona, la capital —en coalición con Cs—, y el alcalde de otras 11 capitales, entre ellas Zaragoza, Alicante, Murcia, Málaga, Almería, Córdoba y Teruel.

Un PP que había salido muy tocado de las elecciones generales ahora recupera una plaza tan importante como Madrid y avanza en su poder territorial con la presidencia también de al menos tres comunidades autónomas gracias a Ciudadanos. Y todo el rédito de Cs se reduce a compartir esos gobiernos con el PP y lograr las alcaldías de tres ciudades. Si el pacto de la derecha no se hubiera frustrado en Burgos y Huesca, los números habrían sido mejores.

Ciudadanos ha buscado también mantener la coherencia con sus votantes, ahora mayoritariamente de centroderecha, pero está por ver los efectos que tendrá en su electorado otro efecto colateral: Vox. Para pactar con el PP, Cs ha tenido que asumir acuerdos indirectos con la extrema derecha, que ha pactado documentos de Gobierno en paralelo con el PP y que entrará en los consistorios. No ocuparán concejalías de Gobierno, pero sí responsabilidades en otros niveles de la administración municipal.

Por el contrario, con el apoyo del PSOE, Albert Rivera se hará con las alcaldías de Ciudad Real y Albacete, así como de Alcobendas. Además, una carambola de última hora le ha dado la presidencia de la ciudad autónoma de Melilla, a pesar de que tenía un único diputado. Los naranjas han dado a cambio al PSOE la alcaldía de Guadalajara; menos por más. La compleja realidad municipal no encaja del todo en los marcos nacionales.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >