Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puig consolida su peso como barón del PSOE al ser reelegido presidente

El socialista repite en el cargo con 52 votos a favor de PSPV-PSOE, Compromís y Unides Podem y 46 en contra del PP, Ciudadanos y Vox

Ximo Puig ha sido reelegido esta tarde presidente de la Generalitat valenciana por las Cortes con 52 votos a favor y 46 en contra. El líder de los socialistas valencianos repite en el cargo con el apoyo de su partido, de Compromís y de Unides de Podem, tras el acuerdo alcanzado ayer en el último minuto. La sesión de investidura ha estado marcada por la complicidad entre los aliados no exenta de mensajes de alerta y discrepancia y por los duros ataques del PP y de Ciudadanos y por el estreno en el Parlamento de Vox, que elevó la voz para advertir de que "se ha acabado la paz del corral".

Ximo Puig saluda a la vicepresidenta en funciones, Mónica Oltra, a su llegada al pleno de investidura.

Tras la carrera contra reloj del miércoles para llegar a un pacto, Ximo Puig, de 60 años, tenía asegurada la mayoría en el Parlamento valenciano. La votación ha reflejado ese acuerdo y ha consolidado al lider de los socialistas valencianos como el barón del PSOE con mayor poder territorial, tras la pérdida de Andalucía y la dificultad de gobernar en Madrid. El bloque de la derecha se ha mostrado muy duro con la reedición del Gobierno progresista, el llamado Botánic II, compuesto por "nacional-socialistas valencianistas", en palabras de la portavoz de Vox, Ana Vega, alusivas a Compromís. Puig tomará posesión del cargo el próximo domingo.

El presidente de la Generalitat ya pronunció su discurso de investidura el miércoles, por lo que hoy se ha dedicado a contestar a las críticas y a mostrar su confianza en sus socios de Gobierno, si bien también ha respondido a la petición de lealtad de Mònica Oltra. La vicepresidenta de la Generalitat en funciones, de Compromís, aludía tanto a los pactos municipales en varias poblaciones, todavía pendientes y en las que el PSPV negocia con otras fuerzas, como al episodio que más les distanció: la decisión de anticipar las elecciones autonómicas.  

Isabel Bonig, portavoz del PP, ha cargado las tintas contra el Botánic, la anterior legislatura en la que no solo "no se ha hecho nada", sino que la situación ha empeorado, como demuestran, ha dicho, la lista de espera de la sanidad, los barracones que no se han eliminado o el crecimiento de la pobreza infantil hasta el 33%. También le ha reprochado haber pactado con los "comunistas", en alusión a Unides Podemos. En su réplica, Puig ha recordado que nunca ha sido comunista pero que los comunistas fueron "una fuerza fundamental para la llegada de la democracia en este país". "¿Sabe que el PCE votó a favor de la Constitución, cosa que su partido, no?", ha dicho, antes de rebatir las cifras de Bonig.

Toni Cantó se ha estrenado como portavoz de Ciudadanos en el Parlamento valenciano con una dura intervención abundando en sus críticas al nacionalismo y contra “la imposición del valenciano” y ha definido a Compromís como la “Esquerra Republicana valenciana”. Señalando al consejero de Educación y Cultura, Vicent Marzà, de la coalición valencianista, y su política lingüística, ha aventurado que "Miguel Hernández no habría podido publicar en la Comunidad Valenciana", por escribir en castellano, y no "habría recibido ninguna ayuda para publicar". Un rumor, que se debatía entre la chanza y el aplauso, ha recorrido los escaños.

Puig ha espetado a Cantó: “A Miguel Hernández, quienes no le dejaron publicar son algunos de sus socios”, en referencia al partido de la extrema derecha Vox. Puig ha mencionado la reciente aparición de una antología en castellano del gran poeta Francisco Brines, que vive en Oliva, y de otros escritores que escriben en castellano y ganan premios valencianos.

Previamente, Cantó ha provocado otro momento bronco cuando se ha referido a Ernest Lluch y ETA. El portavoz de Ciudadanos ha reprendido a Vicente Soler, consejero de Hacienda, por un discurso hace unos días: "Tardó"muy poco en citar a Franco y Ernest Lluch, que era también amigo de mi familia, por eso eché de menos que nombrara al dirigente de ETA Josu Ternera que ese mismo día fue detenido. No acabamos de entenderlo, tienen un desorden neurológico", ha afirmado. Cantó ha abierto la puerta a Puig para mostrar su lado más emotivo, mencionando a su también amigo Lluch [fundador de la Facultad de Económicas de Valencia y antiguo profesor en esta ciudad]: "Lamentamos la utilización del terrorismo; es infame desde la perspectiva personal y no tiene ningún sentido desde la perspectiva política. Venir aquí a decir quién está a favor y contra el terrorismo.... En 30 años en política he ido a muchos entierros de compañeros míos en Euskadi. Un poco de vergüenza, un poco de sentido de la democracia. Hemos padecido más que ninguno [ha dicho incluyendo también a los diputados del PP] por aquellos que murieron defendiendo la libertad" 

La portavoz de Vox, Ana Vega, ha debutado con un discurso ajustado al argumentario de la formación nacional, contraria a las autonomías y a las leyes contra la violencia machista. La diputada ultranacionalista ha elevado especialmente la voz para afirmar de manera rotunda: "Se acabó la paz del corral", en referencia al "genocidio cultural español" y a la imposición del valenciano. Ha definido a los aliados de Puig como "los comunistas amigos de los genocidas bolivarianos y los nacional-socialistas valencianistas y amigos de los golpistas catalanes". También ha cargado contra el "adoctrinamiento ideológico": "Ustedes, con sus ideas marxistas, han metido al gran hermano en la vida familiar de los españoles". 

"Este Gobierno combatirá todo lo que ustedes representan, de odio y de rencor", ha replicado Puig. "No queremos que ustedes nos dicten qué modelo de familia [debemos proteger]". "Las familias son diversas: usted tenga el modelo de familia que quiera, pero no intente imponérnoslo a los demás", ha añadido Puig, entre aplausos de parte de la Cámara.

La vicepresidenta de la Generalitat en funciones y coportavoz de Compromís, Mónica Oltra, ha trazado un discurso ideológico y programático, además de prometer al líder del PSPV "recorrer juntos" el camino del Botànic II. Eso sí, ha pedido rigor, responsabilidad y, sobre todo, lealtad "en mayúsculas". Oltra ha sostenido que el segundo acuerdo "señala el futuro que las democracias avanzadas van a recorrer en las próximas décadas, porque la gente tiene muy claro que no quiere mayorías absolutas ni poderes despóticos". Puig le ha agradecido su trabajo y ha ponderado la relación entre ambos. Para finalizar, le ha dedicado un proverbio: "Si quieres llegar rápido, camina solo; si quieres llegar lejos, camina acompañado".

El portavoz de Unides Podem en Les Corts, Rubén Martínez Dalmau, ha asegurado que asume la nueva etapa en el Gobierno de la Generalitat con lealtad hacia un programa común y el reto de crear un proyecto real de país. Dalmau ha manifestado que es el momento de iniciar una nueva historia y Unides Podem lo hace "con lealtad, con sentido crítico y con una única deuda: la gente".

El portavoz de Unides Podem ha dicho esperar que la emergencia climática esté en el marco de preferencias del nuevo Consell, que debe profundizar en enfrentarse a los retos y pensar en un proyecto verde para el futuro. Dalmau ocupará una vicepresidencia segunda que coordinará la política medioambiental. Puig le ha agradecido su colaboración.

Ha finalizado la sesión el portavoz socialista, Manuel Mata.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >