Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PP y Ciudadanos alcanzan un acuerdo para repartirse el poder en Castilla y León

Los populares seguirán presidiendo la Junta y el partido de Rivera logra las alcaldías de Burgos y Palencia y diputaciones como la de Burgos

Reunión entre el PP y Ciudadanos en Valladolid el pasado cinco de junio.
Reunión entre el PP y Ciudadanos en Valladolid el pasado cinco de junio. EFE

Castilla y León continuará en manos de la derecha. Ciudadanos anunció este miércoles un principio de acuerdo con el PP para gobernar en esta comunidad autónoma en la que el PP lleva 32 años en el poder. El pacto que dará la presidencia regional al PP implica también que Cs logre obtenga las alcaldías de Burgos y Palencia, la Diputación de Burgos y posiblemente la de Segovia, según ha detallado José María Espejo-Saavedra, secretario de acción institucional de Ciudadanos este jueves en una entrevista en TVE.  En Murcia el pacto entre PP y Ciudadanos que apoyará Vox también está al caer. Las negociaciones están “muy adelantadas”.

Tanto en Castilla y León como en Murcia el PSOE ganó las últimas elecciones autonómicas, pero Ciudadanos, que tenía la llave, ha decidido sumar sus votos a los del PP para cogobernar con los populares. En Castilla y León el pacto no dependerá de Vox, porque PP y Ciudadanos suman por sí solos, pero en Murcia sí se repetirá el acuerdo a la andaluza: Gobierno de coalición con dos socios pero apoyado externamente por la extrema derecha.

Ciudadanos ha elegido y su elección es el PP. A pesar de que los movimientos el pasado fin de semana parecían indicar una aproximación al PSOE en Castilla y León, la dirección de Ciudadanos se ha reafirmado en mantener el rumbo fijado en la ejecutiva del pasado 3 de junio. El acuerdo de la dirección ese día definió al PP como socio preferente en todos los territorios, y solo admitió abrirse a pactos de forma excepcional con el PSOE allí donde no fueran posibles los acuerdos con los populares.

La dirección nacional ha apostado por la vía PP a pesar de que su líder en Castilla y León, Francisco Igea, era muy reacio al pacto con los populares, a los que no creía en su voluntad real de regeneración democrática. Las negociaciones han coincidido con la investigación judicial que ha abierto un juzgado de Salamanca por presunta financiación ilegal del PP en esa comunidad. Igea, que abanderó el "cambio" en la campaña electoral, ha avisado de que si Alfonso Fernández Mañueco, el proximo presidente de Castilla y León gracias a su pacto, es imputado, deberá dimitir. El candidato de Cs exigió también al PP una dura limitación de mandatos de ocho años para alcaldes, presidentes de diputaciones y miembros del Gobierno regional, que los populares han aceptado.

El pacto de la derecha avanza por el país. En Madrid también está próximo, después de que el martes Ciudadanos lograra la presidencia de la Asamblea con los votos de PP y Vox, lo que supone el preludio del pacto para gobernar la comunidad. Aunque ese acuerdo todavía tardará porque ha encontrado el escollo importante de que la extrema derecha reclama entrar en el Gobierno, lo que según Ignacio Aguado, líder de Ciudadanos en Madrid, es una línea roja para su partido. “En estructura de Gobierno Vox no estará”, dijo Aguado este miércoles en La Sexta, aunque aún queda por aclarar si el partido podría aceptar la presencia de la extrema derecha en otros entes públicos.

En las tres comunidades autónomas —Castilla y León, Murcia y Madrid— Ciudadanos logra la presidencia de los parlamentos regionales a cambio de darle la batuta del Gobierno al PP. También consigue poder local, con varias alcaldías, y diputaciones, con la circunstancia de que Ciudadanos llevó en su programa electoral la supresión de las diputaciones. El partido ha apostado por el continuismo porque las tres regiones eran bastiones de la derecha: Castilla y León, con 32 años de gobiernos consecutivos del PP, tiene el récord, pero tanto en Murcia como en Madrid los populares llevan 24 años seguidos en el poder. Ciudadanos defiende que ha propiciado el “cambio” en esas comunidades porque ahora va a cogobernar con el PP.

PP y Ciudadanos encarrilan también un acuerdo para gobernar el Ayuntamiento de Madrid con el apoyo de Vox. Este jueves se reúnen sus equipos negociadores. Aragón es ya el único territorio donde el pacto a la derecha está encallado: Ciudadanos también prefiere pactar con el PP y desalojar de la presidencia al socialista Javier Lambán, pero necesita el concurso del PAR, que ha pactado con el PSOE.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >