Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cs avisa a Igea de que el PP es el socio preferente en Castilla y León

El partido de Albert Rivera niega haber negociado con Vox pese a la reunión en Madrid

El candidato de Ciudadanos a la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado (i), junto al secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas (d),el pasado viernes. En vídeo, Ciudadanos sostiene que la reunión con Monasterio no implica que se levante el veto a Vox.

Ciudadanos sigue empeñado en no aparecer de la mano de Vox, incluso a pesar de reunirse con la formación de extrema derecha. El partido niega cualquier negociación con Vox en la reunión secreta —no anunciada, aunque luego se confirmó tras filtrarse a un medio— que mantuvieron este domingo en un hotel de la capital su líder en la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, y la dirigente de Vox en Madrid, Rocío Monasterio. El secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, sostiene que los dos políticos no hablaron ni siquiera de la composición de la Mesa de la Asamblea de Madrid, que se constituye mañana y que el partido liberal quiere presidir. La ejecutiva, reunida este lunes, ha ratificado que el socio preferente para los acuerdos en todas las comunidades sigue siendo el PP.

No se ha levantado el veto a Vox y el criterio sigue siendo el mismo: no negociar ningún acuerdo de gobierno ni de investidura con el partido de Santiago Abascal. Es la tesis de la dirección de Ciudadanos, que no cree incompatible esta posición política con sentarse a la mesa con Vox. El número dos de Albert Rivera, a la cabeza de las negociaciones, ha enmarcado el encuentro entre Aguado y Monasterio en la mera "cortesía institucional". Villegas ha negado cualquier negociación entre ambos, hasta el punto de que afirma que desconoce qué hará Vox en la votación de mañana sobre la composición de la Mesa de la Asamblea madrileña. "No se habló ni se negoció nada, fue una primera toma de contacto".

El secretario general de Ciudadanos conocía el encuentro entre Aguado y Monasterio y considera que "entra dentro de los criterios marcados por la ejecutiva". La cúpula aprobó no negociar con el partido de Abascal acuerdos de gobierno: esa es la línea roja, pero eso no significa un cordón sanitario, porque no molesta la foto ni tampoco aceptar sus votos. "Lo que aprobó la ejecutiva sigue vigente", ha remarcado Villegas. Tanto es así que no se descartan nuevas reuniones con el partido, bajo las mismas premisas.

El candidato de Cs a la alcaldía de Barcelona, Manuel Valls, ha reconocido sin embargo su preocupación por esa cita. Villegas ha evitado la confrontación directa con el alcaldable, con el que habló la semana pasada, pero insiste en la asepsia de la cita. "[Valls] puede estar tranquilo de que en Cs cumplimos con lo que aprueba su ejecutiva", ha subrayado.

A pesar de que los movimientos de los últimos días parecían indicar una aproximación al PSOE, la dirección de Ciudadanos se ha reafirmado en mantener el rumbo fijado en la ejecutiva del pasado 3 de junio. El acuerdo de la dirección ese día definió al PP como socio preferente en todos los territorios, y solo admitió abrirse a pactos de forma excepcional con el PSOE allí donde no fueran posibles los acuerdos con los populares. Después de que este fin de semana el líder de Ciudadanos en Castilla y León, Francisco Igea, se acercara al PSOE por las dudas que le ofrecía la capacidad del PP para asumir sus exigencias de regeneración, la cúpula ha recordado a su barón regional que la preferencia es el PP.

El secretario general de Ciudadanos ha remarcado que ese es el criterio vigente, enfriando las posibilidades de acuerdo con los socialistas que se habían abierto tanto en Castilla y León como en Murcia. En Castilla y León, la oportunidad se presentó por la investigación judicial que ha abierto un juzgado de Salamanca por presunta financiación ilegal del PP en esa comunidad, además de porque Igea ha exigido al PP una dura limitación de mandatos de ocho años en todos los cargos, lo que podría afectar a varios de sus alcaldes.

En Murcia, una oferta del PSOE para ceder a Cs la alcaldía de la ciudad parecía también favorecer un acercamiento con los socialistas. “Tanto en Murcia como en Castilla y León el socio preferente sigue siendo el PP”, ha zanjado sin embargo el hombre fuerte de Rivera.

Casi al mismo tiempo, el presidente del PP castellanoleonés, Alfonso Fernández Mañueco, anunciaba que aceptaba la limitación de mandatos exigida por Igea, un barón del sector socioliberal de Ciudadanos que es más proclive a pactar con el PSOE y no piensa ponérselo fácil a Mañueco. Aunque el líder popular sostuvo que aceptaba, en Cs Castilla y León recelan de su voluntad de cumplir y esperarán a que el PP firme por escrito su compromiso.

Ciudadanos se pertrecha ante las presiones e insiste también en negarse a facilitar la investidura de Pedro Sánchez. Rivera trasladará mañana al presidente en funciones, según ha anticipado su número dos, que no cuente con él para revalidar su estancia en La Moncloa. "Vamos a trasladarle a Pedro Sánchez lo mismo que dijimos que íbamos a hacer. Que ningún voto de Cs va a servir ni por activa ni por pasiva para hacer presidente a Pedro Sánchez. No va a contar ni con nuestro voto ni con nuestra abstención". El debate abierto en el PP, con la candidata a la presidencia de la comunidad, Isabel Díaz Ayuso, promoviendo la abstención de Pablo Casado, no influye de momento en los liberales.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información